El jurado del «Bailando 2018»: por qué sí

De Brito, Laurita Fernández, Florencia Peña y Marcelo Polino, la formación original del jurado del “Bailando 2018”
De Brito, Laurita Fernández, Florencia Peña y Marcelo Polino, la formación original del jurado del “Bailando 2018”

Aunque extrañamos a las divas, el Bailando necesitaba una renovación y -hay que decirlo- un jurado más económico. No queremos que Marce se quede corto de plata y si haber puesto a Laurita Fernández, Florencia Peña, Marcelo Polino y Ángel De Brito lo ayudó a ahorrar unos mangos, estamos de su lado.

Porque Laurita es fresca, joven, linda, talentosa, y tiene una hermosa particularidad: todas las participantes, las coachs, las amigas de participantes, los familiares de participantes, las amigas de los iluminadores, la maestranza femenina, las maquilladoras y las peinadoras, la odian. No se consiguió un caso similar de una persona que genere unánimemente ese sentimiento tan propicio para el certamen.

Porque Florencia, versátil como pocas en este país, sumó al jurado su experiencia y también polémicas. El caso del poliamor fue una de las revelaciones del año y la actriz sabe capear como pocas las tormentas mediáticas, sin mancharse siquiera. Y además, para Flor fue un remanso estar ahí: por primera vez no tuvo que aprenderse la letra de un personaje para estar en televisión; con solo copiarse de todo lo que dijo Laurita y repetirlo, zafó perfecto.

Florencia Peña (Foto: LaFlia / Negro Luengo)
Florencia Peña (Foto: LaFlia / Negro Luengo)

Porque Polino sabe ser el malvado ideal y, a la vez, querible. Pone el dedo en la llaga justa, revuelve la herida, hace que la sangre chorree con despliegue de show y luego se limpia las manos con un papel tissue que huele a perfume francés. Su colección de sacos y de moñitos son un espectáculo en sí mismo, y darán buenos dividendos a La Casa del Teatro cuando se rematen en el futuro.

Porque De Brito sabe ser el malvado ideal. Y punto. Cumple el rol que mejor ejerce: sacar a relucir las polémicas de cada personaje e introducirlas en la pista para que allí exploten. De baile no sabe, pero Ricardo Fort tampoco entendía, y encima traía sus novias. Las devoluciones arrancan con Ángel como pasaba con Graciela Alfano tiempo atrás, pero lo bueno es que él no se desmaya.

Porque ellos, como siempre se dice y se disfruta en el programa, son funcionales al show. Virtud fundamental y necesaria para que se expongan sin mosquearse a bancarse la que venga, incluso acusarse entre ellos con que no sirven para estar ahí, que ojalá vuelvan las que se fueron, hacerlas volver, que lo hagan mejor, y después sentarse nuevamente ahí, humillados, y agradecer por la oportunidad. Hermoso.

Porque cumplen su rol, generan rebote, hacen devoluciones que mezclan las críticas al baile y el barro, mix ideal de un reality. Y lo mejor de todo, se las ingenian cada noche con singular fruición para sacar lo peor de los participantes hasta hacerlos desangrar con estilo. No cualquiera, señores, tiene semejante talento. ¡Bravo!

SEGUÍ LEYENDO

Las mejores fotos de la semana: el polémico look de Sol Perez, el desnudo de Nico Riera, la sensualidad de Florencia Peña

Conocé a Paulina, la hermana artista de Candela Vetrano: "Yo era fan de Casi Ángeles"

Publicite con nosotros!

Chequea también

Acciones de televisoras mexicanas se disparan tras acuerdo para transmitir clases escolares

Imagen de archivo del logotipo de la emisora Televisa en un camión en Ciudad Juárez, México, 16 de noviembre de 2017. REUTERS / José Luis González (JOSE LUIS GONZALEZ/)CIUDAD DE MÉXICO, 4 ago (Reuters) - Las acciones de las principales firmas de medios mexicanas subían con fuerza el martes luego del anuncio de un acuerdo en la víspera con el Gobierno para transmitir las clases del próximo ciclo escolar debido a la pandemia del coronavirus.En su segunda jornada de ganancias, los títulos de Grupo Televisa, el mayor productor mundial de contenidos audiovisuales en español, trepaban un 11.42% a 28.5 pesos mexicanos, mientras que los de su rival TV Azteca saltaban un 10.59% a 0.376 pesos.Autoridades mexicanas anunciaron el lunes que el nuevo ciclo escolar, que comenzará a fines de agosto, será a través de la televisión, debido a que la propagación del virus no cede en el país latinoamericano.Los papeles de Televisa acumulan un avance de casi un 15% en las últimas dos sesiones, en tanto que los de TV Azteca suman más de un 18%.(Reporte de Noé Torres; Editado por Diego Oré)

Los bonos suben hasta 7% y las acciones argentinas que cotizan en Wall Street se disparan hasta 8% luego del acuerdo

Los activos argentinos consolidan la recuperación tras el canje. (EFE) (JUSTIN LANE/)A pesar de que el sentimiento de mercado se inclinaba a la apuesta por un acuerdo, la confirmación de que los tres principales grupos de acreedores y el Gobierno argentino terminó por impulsar aún más a los activos argentinos.Los bonos soberanos regidos por tribunales extranjeros, los que forman parte de la operación acordada oficializada esta madrugada, saltan hasta 7%, como en el caso del Bono Global 2027 en dólares, con ley de Nueva York (A2E7D).Mientras tanto, las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street también sienten el impulso con subas de hasta 8% en Wall Street, con YPF, Telecom y Edenor a la cabeza. Los títulos de los bancos ganan cerca de 6% en dólares. “Es probable que el mercado continúe con la misma tónica de la tarde de ayer, tanto con acciones como bonos subiendo fuertemente, en el pre market ya hay acciones operando más de 10% arriba”, dijo Martin Przybylski, de Consultatio Assett Management.Después de una noticia positiva para el mercado como la existencia de un acuerdo, los títulos de deuda no necesariamente tenían por qué mostrar escaladas, dado que muchos de ellos están inmovilizados en el proceso de canje -no se compran ni se venden- y que puede haber tomas de ganancias (inversores que apostaron por el acuerdo venden para transformar en dinero sus resultados). Pero todavía había incertidumbre respecto a la llegada a buen puerto de las charlas por la deuda y el mercado arranca con avances sólidos.Luego del acuerdo los bonos argentinos operan con subas de hasta un 7% en el exterior. Sin dudas es una gran noticia no solo para la Nación sino también para las finanzas de provincias y empresas que estaba teniendo problemas para cumplir sus obligaciones“Sin dudas es una gran noticia no solo para la nación sino también para las finanzas de provincias y empresas que estaba teniendo problemas para cumplir sus obligaciones”, dijo Mariano Marcó del Pont, de Silvercloud Advisors.Pero más allá del movimiento de los bonos directamente involucrados en el canje, la mirada de los inversores estaba puesta en las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street y la expectativa estaba puesta en los movimientos de los bonos locales, que están en su propio proceso de reestructuración.“Obviamente que nosotros lo vemos muy positivo para los activos argentinos, entendemos que los más beneficiados son los bancos porque tienen una estructura de negocios que se apalanca muy bien a las bajas de riesgo país, porque vuelve a fluir el crédito, porque se recupera parte de la confianza y porque son los negocios más resilientes y han incorporado un aprendizaje muy importante en la crisis de 2001 que han surfeado muy bien todo esto”, comentó Diego Falcone, de Cohen.El riesgo país argentino, en tanto, se mantiene próximo a los 2.100 puntos, la cifra más baja desde el pasado 4 de marzo.“Conforme al acuerdo, Argentina ajustará algunas de las fechas de pago contempladas para los nuevos bonos establecidas en su Invitación del 6 de julio, sin aumentar el monto total de los pagos de capital o los pagos de interés que el país se compromete a realizar y mejorando al mismo tiempo el valor de la propuesta para la comunidad acreedora”, señalaron los analistas de Research for Traders. Seguí leyendo:¿Ni vencedores ni vencidos?: lecciones de un acuerdo que traerá alivio, aunque solo sea el primer paso para volver a crecerQué impacto tendrá el acuerdo en las cotizaciones del dólar y en la inflaciónCronología de una dura negociación entre el Gobierno y los acreedores para resolver una deuda de USD 64.800 millones