¿Por qué hay gente que engorda aunque coma poco?

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Ganar o perder peso es, simplificando algo las cosas, el resultado de un balance entre adquisición y gasto de energía. El organismo adquiere la que asimila a partir del alimento ingerido. Y debido a las actividades que desarrolla también gasta energía, la pierde en forma de calor disipado.

[Obesidad y hambre, los dos grandes males de América Latina]

Las actividades son muy variadas: unas son las necesarias para el normal funcionamiento de los sistemas orgánicos (actividades cardiacas, renales, nerviosas), entre las que se incluye el mantenimiento de la temperatura corporal. Otras están ligadas a la renovación y reparación de células y tejidos. Están, por otro lado, las responsables de la síntesis de nuevas estructuras. Por último, también las musculares implicadas en el ejercicio físico. Cuando la adquisición de energía supera al gasto, el organismo gana masa. Si el gasto es mayor que la asimilación de energía ocurre lo contrario.

Dicho de esa forma las cosas parecen muy sencillas. Aunque en estos asuntos nada es tan sencillo como pueda parecer, la adquisición de energía es un término relativamente simple. Hay dos factores principales a considerar: la cantidad de comida y su composición, que afecta a su contenido energético y a la facilidad o dificultad para digerirla y asimilarla. El gasto de energía tiene más complicaciones porque influyen diversos factores.

Si tenemos en cuenta cuáles son los determinantes de los elementos de adquisición y gasto energético, a nadie sorprende que el sobrepeso y la obesidad hayan alcanzado una gran prevalencia en las sociedades actuales. Hay mucha comida y, además, en general tenemos predilección por alimentos suculentos, de alto contenido energético y fácil absorción. En lo relativo al gasto tenemos una notable tendencia al sedentarismo y la inactividad física. Vivimos además en entornos de gran confort térmico: difícilmente nos encontramos en condiciones que obliguen al organismo a gastar mucha energía para mantener estable la temperatura corporal.

Las cosas parecen muy sencillas. Y sin embargo, no lo son tanto.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Todos conocemos personas que, aunque sean delgadas, no se privan a la hora de comer. Quienes engordamos con facilidad los contemplamos con envidia, conscientes de lo duro que resulta limitarse ante una buena mesa, no picar entre horas o sufrir corriendo por las calles, o pedaleando de manera desaforada encima de una bicicleta estática. Lo contrario también nos resulta conocido, personas que parecen no comer gran cosa y que, sin embargo, tienen excesivo peso.

¿Por qué ingiriendo similares cantidades de alimento y manteniendo parecidos niveles de actividad física unos estamos más gordos y otros más flacos? ¿A qué obedecen esas aparentes incongruencias metabólicas? Algunas pueden ser debidas a factores no tomados en consideración. Pero otro elemento importante a tener en cuenta es el factor genético, en especial por su incidencia sobre el metabolismo y, por ende, sobre el gasto energético.

La obesidad se hereda

Un estudio publicado este año comparó el genoma de 1600 personas muy delgadas, 2000 muy obesas y 10 400 de peso normal. Los resultados confirmaron que la obesidad es una condición heredable en un grado no muy alto pero importante. Para ser precisos, estimaron su heredabilidad en un 32 %.

La delgadez también es heredable, aunque en una medida ligeramente inferior, un 28 %. Esos porcentajes indican la proporción de la variabilidad del rasgo estudiado –obesidad o delgadez– en la población que es debida a factores hereditarios.

Han identificado, además, un conjunto de variantes genéticas ligadas a una condición, algunas de las cuales ya se conocían, y otras vinculadas con la opuesta. Por lo tanto, obesidad y delgadez, en parte al menos, también se heredan. Aunque esto, a algunos, no nos sirva de mucho consuelo.

Por Juan Ignacio Pérez Iglesias: Catedrático de Fisiología, Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Una versión de este artículo fue publicada originalmente en el Cuaderno de Cultura Científica, una publicación de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Publicado en The Conversation.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Hallazgo: el cuadro más caro de la historia podría no haber sido pintado por Da Vinci

La obra "Salvator Mundi" expuesta en la casa de subastas Christie's en Londres. EFE/ Andy Rain/ Archivo (ANDY RAIN/)Un dibujo de Leonardo da Vinci descubierto recientemente en una colección privada en Italia sería el verdadero rostro de Cristo, y por tanto el discutido cuadro del Salvator Mundi, la obra atribuida al genio del Renacimiento y más costosa de la historia, sería un falso.A esta conclusión ha llegado la estudiosa Annalisa Di Maria, miembro del comité de expertos en Arte y Literatura del centro Unesco de Florencia, quien descubrió en una colección privada en Lecco, en Génova, un dibujo realizado con llamada técnica “sanguina”, utilizada mucho por Leonardo, y que representa el rostro de Cristo y que es, sin duda, del maestro de Vinci. El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, fue el verdadero comprador del "Salvator Mundi"“Este es el verdadero Salvator Mundi. El rostro representado está colocado en tres cuartas partes como la mayoría de los sujetos pintados por el maestro de Vinci, es decir, en movimiento y con un dinamismo impresionante”, explicó Di Maria a los medios italianos. El dibujo representa a Cristo en medio busto y con la mano levantada, en el mismo gesto que el cuadro Salvator Mundi vendido en la subasta en Abu Dhabi. Con este estudio de cerca 60 páginas, la experta de la obra de Leonardo concluye que el Salvator Mundi atribuido al genio toscano y vendido en noviembre de 2017 por la suma récord de 450 millones de dólares (379,5 millones de euros) no habría sido realizado por él. Jamás Leonardo lo habría pintado así, de frente, asegura. Los coleccionistas privados pusieron la obra a disposición para estudios de laboratorio, análisis de la vieja hoja de papel y exámenes fotográficos y resultó que “la hoja utilizada para este sanguíneo se puede fechar alrededor del siglo XVI”, agregó.El verdadero rostro de Cristo, según LeonardoEn una entrevista al diario La Stampa, la estudiosa explicó que al ver el dibujo se quedó “sin aliento”. “Es una obra de increíble refinamiento y de inmediato me pareció una revelación. Me emocioné mucho porque comprendí enseguida que estaba hecha por un artista superior y contenía la verdadera expresión del puro dinamismo propio de la mano del genio toscano. Una obra probablemente perdida, como la mayoría de sus códigos dispersos quién sabe dónde”. Además, este descubrimiento aumentó su convicción de que Salvator Mundi vendido al ministerio de cultura de Dubai por 450 millones era un falso. “De la obra, antes de la restauración, se desprende claramente la gran distancia del trazo, los detalles y la técnica empleada en esta pintura, que en absoluto son imputables a la mano de Leonardo y observando la obra posterior a la restauración, notamos un huella muy diferente a la original, un rasgo demasiado leonardiano que no tenía antes”, aclaró. El estudio de investigación será presentado en una conferencia en Florencia en breve, tan pronto como termine la emergencia y será posible realizar nuevamente actos, explican desde el centro Unesco de Florencia.Con información de EfeSIGA LEYENDOEl misterio del “Salvator Mundi” de Leonardo Da Vinci y una muestra en el Louvre: ¿dónde está oculto el cuadro de los 450 millones de dólares?Salen a la luz nuevos secretos de cómo Da Vinci realizó la Mona Lisa

Mapa del coronavirus en México 25 de noviembre: cifra récord de contagios con casi 11,000 en 24 horas

(Gráfica: Jovani Pérez)La Secretaría de Salud reportó que los contagios acumulados de coronavirus en México ascendieron a 1,060,152, luego de notificarse 10,794 nuevos casos, la cifra más alta registrada en tan sólo 24 horas, desde el inicio de la pandemia en México.Además, el número de decesos provocados por esta enfermedad ascendió a 102,739, tras sumarse 813 nuevos fallecimientos, cifra también alta respecto a días previos.José Luis Alomía, director general de Epidemiología, dio a conocer que la curva de casos estimados (suma de contagios confirmados y sospechosos) registró un decremento de 8%: un incremento de seis puntos porcentuales en un día.Asimismo, el especialista señaló que la proporción de las personas que han dado positivo a la prueba de COVID-19 se ubicó en 46%: un punto porcentual mayor respecto al día anterior, lo que indica que de 10 personas, alrededor de cuatro o cinco personas dan positivo al virus.(Gráfica: Jovani Pérez)En tanto que, del total de casos estimados, sólo el 4% (49,613) son casos activos, es decir que han presentado signos y síntomas de la enfermedad en los últimos 14 días y que de no cumplir con el debido aislamiento y las medidas sanitarias, podrían contribuir potencialmente a la transmisión del virus.En ese sentido, la Ciudad de México es la entidad con mayor número de casos activos, seguida de Guanajuato, luego Nuevo León, Estado de México (que asciende cuatro posiciones el día de hoy), Querétaro y Coahuila (que ascienden dos posiciones), Durango, Jalisco y Zacatecas, como las entidades con más de 1,000 casos activos y que en conjunto concentran la mitad (66%) de los casos activos del país.Si quiere estar al tanto de lo más importante regístrese aquí y le enviaremos las noticias al instante.En contraste, Campeche y Chiapas concentran la menor cantidad de contagios: 41 y 40, respectivamente; por ello son las únicas entidades que permanecen en semáforo color verde, de riesgo epidemiológico mínimo.Sin embargo, la mañana de ayer el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, dio a conocer que Aguascalientes, Coahuila, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato y Zacatecas mantienen una trayectoria de ascenso en sus contagios, por lo que el especialista llamó a las autoridades estatales a implementar medidas de restricción y movilidad de los habitantes.(Gráfica: Jovani Pérez)En tanto que CDMX, Nuevo León y Jalisco permanecen como las “zonas más difíciles de control epidémico” por ser las metrópolis más grandes del país.En cuanto a los fallecimientos causados por el COVID-19, la dependencia sanitaria reportó que, de la semana 45 a la 46 se observó un decremento de 5%. “Después de un comportamiento de meseta de prácticamente tres semanas, nuevamente volvemos a ver esta disminución”; sin embargo, esto representa un punto porcentual más respecto al día anterior.No obstante, se registró un descenso en las defunciones de 46% desde la semana epidemiológica número 28, en la cual se confirmaron 5,345 muertes causadas por el virus SARS-CoV-2.Bajo este contexto, continúan ubicándose la Ciudad de México, el Estado de México, Veracruz, Puebla, Jalisco, Nuevo León, Baja California, Sinaloa, Guanajuato y Sonora como las 10 entidades que han registrado el mayor número de defunciones y que en conjunto representan más de la mitad (61.7%) de todas las del país.(Gráfica: Jovani Pérez)Sobre la ocupación hospitalaria, el especialista indicó que 37% de las camas generales para pacientes graves se encuentran ocupadas en todo el país, mientras que en el caso de las camas con ventilador mecánico para pacientes críticos la ocupación es del 31% a nivel nacional. El epidemiólogo admitió que hay una tendencia ascendente en la hospitalización.Cabe recordar que hasta el 23 de noviembre Durango, Coahuila, Zacatecas y Ciudad de México sobrepasaron el 60% de ocupación de camas generales. En tanto que Aguascalientes, Ciudad de México, Nuevo León, superaron el 50% de ocupación de espacios para los pacientes más críticos que requieren de un ventilador mecánico para respirar.(Gráfica: Jovani Pérez)MÁS SOBRE ESTE TEMAPrueba para detectar simultáneamente COVID-19 e influenza estará disponible en México: Secretaría de SaludMéxico, Argentina y Colombia, entre los peores países del ránking de respuesta al COVID-19México es el peor lugar para vivir en la era del coronavirus: Bloomberg