EEUU expresó su apoyo a Colombia ante las tensiones con el régimen de Nicolás Maduro

Iván Duque y Nicolás Maduro.
Iván Duque y Nicolás Maduro.

Estados Unidos expresó el martes su apoyo irrestricto a Colombia mientras atraviesa un momento álgido en su relación con el régimen de Nicolás Maduro, a la que acusa de proteger a grupos armados irregulares.

El embajador estadounidense ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, calificó de "totalmente inaceptable" que un "gobierno ilegítimo usurpando el poder, está amenazando la seguridad y tranquilidad de la región".

"Los aliados de Colombia vamos a hacer todo lo posible para ayudar a uno de los mejores aliados que hemos tenido no sólo en América sino en el mundo", agregó Trujillo durante una conferencia telefónica con reporteros.

Estados Unidos y otros 50 países consideran que la reelección de Maduro en 2018 fue fraudulenta y reconocen al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Soldados del Ejército venezolano. (AFP)
Soldados del Ejército venezolano. (AFP)

Maduro ordenó desplegar misiles antiaéreos y realizar ejercicios militares a lo largo de la frontera con Colombia a partir del martes. También activó el llamado Consejo de Defensa de la Nación, que agrupa a todos los poderes del país sudamericano y los jefes militares.

El enviado especial de Estados Unidos a Venezuela, Elliott Abrams, fue aún más categórico al afirmar el martes que "si hay ataques transfronterizos desde Venezuela hacia Colombia, podemos esperar que los colombianos reaccionen. Y obviamente, apoyaríamos completamente a Colombia en esa situación".

Trujillo señaló que el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, acudirá personalmente al Consejo Permanente que la OEA celebrará el miércoles para convocar a los cancilleres de los 19 países signatarios del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

El ministro colombiano también expondrá un resumen de las agresiones que alega haber recibido de Maduro y de grupos armados como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y una facción disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Miles de venezolanos cruzan a diario la frontera a Colombia huyendo del hambre a los que lo tiene sometido el régimen de Nicolás Maduro.
Miles de venezolanos cruzan a diario la frontera a Colombia huyendo del hambre a los que lo tiene sometido el régimen de Nicolás Maduro.

Las autoridades colombianas calculan que hasta 1.000 rebeldes del ELN -un 40% de la fuerza combatiente del grupo- operan desde Venezuela, donde planean ataques como el estallido en enero de un coche bomba en la academia policial de Bogotá que dejó más de 20 muertos, en su mayoría jóvenes cadetes.

Por su parte, el régimen de Nicolás Maduro acusa al presidente colombiano Iván Duque de establecer campamentos de entrenamiento para que paramilitares lancen ataques violentos contra Maduro.

Trujillo señaló que la activación del TIAR no busca una intervención militar en Venezuela sino establecer un marco jurídico dentro del cual los países miembros puedan ejercer aún más presión para generar un cambio democrático en Venezuela.

El diplomático norteamericano rehusó precisar qué mecanismo prefiere Estados Unidos y expresó su disposición a escuchar propuestas de los principales países receptores del flujo migratorio venezolano que supera ya los cuatro millones de personas.

Con información de AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Tensión entre Venezuela y Colombia: el régimen de Nicolás Maduro desplegará 150.000 militares en la frontera

Colombia se declaró en "alerta máxima" por los ejercicios militares del régimen de Nicolás Maduro en la frontera

Publicite con nosotros!

Chequea también

Antonio Di Benedetto, el gran autor argentino que el cine rescató del olvido

Antonio Di BenedettoCasi de memoria recuerdo el final del cuento, leído en 1975 y en una edición barata de Orión. Un caballo ciego queda atrapado en un salitral, y allí muere. La sal come hasta el último gramo de carne: el caballo queda en huesos, como una pieza de museo pulida y catalogada. La visión de muerte dicta reflexiones amargas. Pero llega el toque maestro: "No importa, porque la madre ha encontrado nido hecho donde alumbrar sus huevos. Como una mano combada, para recibir el agua o la semilla, la cabeza invertida del caballito ciego acoge en el fondo a la dulcísima ave. Después, cuando se abran los huevos, será una caja de trinos". (De Caballo en el Salitral, Antonio Di Benedetto.) Una perfecta metáfora de muerte y transfiguración. De eternidad ante la corrupción de los cuerpos…Y de él, de ese hombre de luz y sombras, de esa pluma tan brillante como –por desdicha– demasiado olvidada, de ese escritor y periodista y profesor de tal oficio "que corregía línea por línea, con tinta roja, y agregaba consejos al margen sobre cómo mejorar", recuerdan todavía sus alumnos con la gratitud del mármol hacia el escultor, se hablará en esta evocación.Se ha dicho de él, en las muchas redacciones que rigió –entre ellas, los diarios Los Andes y El Andino–, que "era altanero". Pero más justo sería recurrir a su antónimo: "humilde".“Zama”, primera edición, un libro emblemático que llegó al cine de la mano de Lucrecia MartelPorque según colegas capaces de hilar más fino, "esa actitud arrogante era su modo de defenderse. Le tenía horror a la gente, y por eso la miraba desde arriba, desde sus gruesos lentes, su bigote, su barba, con algo de tótem".En 1956, a sus 34 años, publica su indiscutida obra maestra: Zama. La historia de Diego de Zama, un funcionario español enviado a colonias en los últimos años del siglo XVIII. Espera un mejor destino en Lima, Santiago de Chile, o la capital del Virreinato del Río de la Plata…, pero queda varado en Asunción del Paraguay a la espera –en vano– del nombramiento definitivo. Pasan así diez años. Zama, derrotado, comprende lo ilusorio de toda esperanza…Entre ese año y 1957 –simetría de puntualidad solar–, Gabriel García Márquez termina su segunda novela: El coronel no tiene quien le escriba. La historia de un militar que, como Diego de Zama, también espera. En este caso, y durante quince demoledores años, la carta en la que el gobierno le reconoce sus servicios a la patria…Es imposible no hallar similitud, en clave latinoamericana y selvática, en la obra del gran maestro de las postergaciones y las muertes arbitrarias y absurdas: Franz Kafka, el genio de El Castillo, El Proceso, La Metamorfosis. Porque, ¿qué escritor de talla puede escapar de ese influjo, aunque intente eludirlo?Junto a Borges (Gentileza ciudaddemendoza.gob.ar)Datos mínimos para una ficha biográfica: Antonio Di Benedetto nació en Mendoza el 2 de noviembre de 1922. Murió el 10 de octubre de 1986, a sus 63 años, en Buenos Aires (muerte que merecerá ser explicada en un cruel, sombrío contexto). Cuentos: Mundo animal, El pentágono, Declinación y ángel, El juicio de Dios (antología), Absurdos, Caballo en el salitral, Cuentos del exilio. Novelas: Zama, Los suicidas, Sombras nada más.Intelectual que tocó las 88 teclas del piano literario, no llegó a ser abogado. Solitario, un anacoreta a veces, no fue menos mundano que un actor o una estrella de rock. Su pasión por el cine –casi vicio irrenunciable–, lo llevó como crítico a cuanto festival fue inventado: Berlín, Cannes, Hollywood y sus Oscars. Y cuando fue necesario, de smoking…, "en los mercados anuales de vanidad" (textual.)Di Benedetto con Günter Lorenz (Gentileza ciudaddemendoza.gob.ar)¿Hay un Di Benedetto por Di Benedetto? Lo hay. Respira en el libro Diálogos con América Latina, del crítico alemán Günter Lorenz. Confiesa: "He leído y he escrito. Más leo que escribo, leo mejor que escribo. He viajado. He trabajado y trabajo. Carezco de bienes materiales, excepto la vivienda que tendré. Una vez, por algo que escribí, gané un concurso, y después otro, hasta diez de literatura, uno de periodismo, y uno de argumentos de cine que escribí. Quise ser periodista. Conseguí ser periodista. Persevero. Fui a muchos países. Soy argentino, pero no he nacido en Buenos Aires. Dios me guarde de tener que vivir algún día en esa ciudad. Nací el Día de los Muertos del año 22. Me gusta la música, especialmente la de Bach y la de Beethoven. Y el cante jondo andaluz. Bailar no sé, nadar no sé, beber sí sé. Auto no tengo. Prefiero la noche. Preciso el silencio. No hay más que decir sobre mí."Perdió a su padre a los once años: "Quedamos solos, había mucha tristeza en casa. Me empezó a comer por dentro y me fui apagando. Un tío me llevó a Buenos Aires. Me hizo un bien pero me regó para el mal."Pero no para tanto mal. Cerca de su hotel, en la Avenida de Mayo, oía las rotativas del diario Crítica. Tal vez esa danza de máquinas en ebullición y bobinas de papel que se convertían en diarios fue su inconsciente llegada al periodismo, a los quince años. Diario La Semana, tabloid, páginas verdes, "que se vendía en las canchas de fútbol para que algunas personas lo compraran y pudieran sentarse encima y no directamente sobre el cemento. Pero el editor, un hombre pobre, me asignó la página de cine".Con Leonardo Favio, Graciela Borges y Beatriz Guido (Gentileza ciudaddemendoza.gob.ar)En periodismo, pocas veces se leyó un estilo tan pulido, prístino, perfecto, sin que siquiera lo alterara la presión del cierre: una coma o un punto, en colisión, eran para él una cuestión de Estado…En sus diarios innovó hasta el asombro de una sociedad de lectores encorsetados por los lugares comunes y lo previsible. Se le deben secciones insospechadas: desde Ciencia y Técnica hasta ¡el horóscopo!, y La Página de los Niños, según este credo: "Los diarios no están allí por haberse ganado un clemente destino de quietud, no están allí para convertirse en polvo. Han quedado a la espera de los investigadores, de los estudiosos, de la gente que quiere saber, de los que saben escuchar el susurro de las voces que contienen: las del estadista y el poeta, del guerrero y el labrador, del débil y el poderoso, y de los más poderosos: el pensamiento y el pueblo."Acaso el ejercicio del periodismo, su velocidad, su síncope, le permitió una hazaña poco usual en la literatura: "Escribí Zama en dieciocho días, encerrado en una casa, durante mis vacaciones". En dieciocho días, y Juan José Saer la comparó con El extranjero y con La náusea.Pero llegaría su martirio. Después del Mendozazo, abril de 1972, huelga de docentes y protesta contra el aumento de las tarifas eléctricas, y con sangrientos antecedentes como el Cordobazo y el Rosariazo, sentencia de muerte para la dictadura de Juan Carlos Onganía y su delirio, la Revolución Argentina que debía perdurar un siglo, Los Andes y El Andino fueron invadidos por tropas policiales y militares. Di Benedetto enfrenta al coronel a cargo del operativo. Respuesta cerril e imaginable: "El diario no sale a la calle y no se imprimirá más".Antonio Di BenedettoEl primer acto de la caída. No mucho después, en los convulsos días previos al golpe contra Isabel Perón, el comandante de la Octava Brigada de Infantería invita a una comida a los más importantes periodistas locales y les pregunta su opinión acerca de qué hacer en tales circunstancias. Todos insisten en respetar al gobierno y permitir que Isabel terminara su mandato. Pero Di Benedetto va más allá: "Pero los militares son tan brutos que difícilmente comprendan esta situación".Lo detienen a media mañana del otro día y lo encierran en el Liceo Militar y más tarde en la Penitenciaría. Sufre torturas y simulacros de fusilamiento. Lo liberan un año después, en 1977, pero está quebrado. El exilio en Europa, las clases que dicta en Francia y en España, los seis meses viviendo en Madrid hasta que, recuperada la democracia, retorna al país y a Buenos Aires, pero vive tres años más con las heridas abiertas.Se muere el 10 de octubre del 86. Apenas a sus 63 años. Durante décadas, su obra cayó en el olvido hasta que la película de Lucrecia Martel, elegida entre las 10 mejores de este siglo, volvió a colocarlo en un lugar de privilegio.Ese largo silencio, entre otras cosas, determina la mayor de las injusticias. Que uno de los grandes escritores argentinos y sus lecciones de alta literatura no pueden reparar la peor de las condenas: ser un gran olvidadoSería presuntuoso imaginar que esta nota puede cambiar el giro de las cosas. Pero tal vez, como una botella al mar, alguien la abra y lea su mensaje.SEGUÍ LEYENDOCrónicas de espíritu silvestre: cuando Arlt quiso imitar a ThoreauRodolfo Walsh, crónica de una metamorfosis: cómo se convirtió en el prototipo del intelectual comprometido

Los fenómenos Maluma y J. Balvin: qué hay detrás del éxito de la música colombiana en el mundo

Maluma y J. Balvin son los embajadores plenipotenciarios del gran momento musical colombianoDesde Bogotá – La música es una marca distintiva de Colombia, casi tanto como el café, las esmeraldas y García Márquez. El punto es que ahora -25 años después de la irrupción de Carlos Vives, Juanes y Shakira– dos jóvenes artistas colombianos son súper estrellas pop globales, suenan a todo volumen y al mismo tiempo en Buenos Aires, Seúl y Berlín, cuentan por millones sus seguidores en redes sociales y aumentan a cada momento (en este mismo momento, por ejemplo) las vistas de sus videos en YouTube. J. Balvin y Maluma representan aquí y ahora el pulso de un país en plena ebullición económica-cultural, deseoso en dejar atrás el estigma de narcotráfico + terrorismo que los persiguió durante décadas. Ellos dos son la música de Colombia para el mundo.Todo esto se siente en Bogotá, la ciudad que late a 2.600 metros sobre el nivel del mar y a la vera de los cerros de la Cordillera Oriental de los Andes. Una capital latinoamericana donde las nubes y el sol se alternan en el dominio del cielo, donde llueve y deja de llover en un lapso de minutos. Bogotá es una intensa metrópolis de más de 8 millones de habitantes que, durante durante cuatro días, fue sede del BOMM (Bogotá Music Market), el espacio indicado para conocer y entender de qué va la música de Colombia del siglo XXI. En el imponente edificio de la Cámara de Comercio de Bogotá se sucedieron pequeños shows de bandas de rock, pop, cumbia, electrónica y música folclórica, paneles para discutir algunos de los tópicos centrales del negocio de la música en el presente, rondas de negocios y muchas conversaciones de pasillo entre destacados protagonistas de este juego.Tonada (BOMM)Pero el tema central, aquí y ahora, es el estado de gracia cultural que vive Colombia. "Hay una serie de factores concurrentes para esto que sucede no solo en la ciudad, sino en todo el país. La producción cultural siempre tuvo un nivel muy alto pero durante muchos años, por una serie de circunstancias que bien conocemos, no tuvo posibilidades de circulación y visibilidad internacional", le dijo a Infobae Cultura María Paz Gaviria, artista plástica y relevante personaje de la vida cultural colombiana, hija del ex presidente y secretario general de la OEA César Gaviria, pero más que eso, la persona a cargo de los grandes eventos culturales de la ciudad, entre ellos la Feria Internacional de Arte de Bogotá (ARTBO), el Bogotá Fashion Week, este BOMM y una nueva plataforma de gastronomía que se concretará en noviembre, Bogotá Madrid Fusión. "Esta nueva visibilidad permite potenciar nuestra industria cultural. Por eso la inversión cultural extranjera creció de manera significativa y Colombia es el país líder de América latina en ese rubro", concluye.La muestra del Mercado Musical de Bogotá sirve para entender la rica variedad de ritmos y sonidos que ostenta la música colombiana desde sus entrañas, aquello de lo que hoy J. Balvin y Maluma son embajadores plenipotenciarios, pero que además alberga un larga lista de bandas y solistas que trascendieron (trascienden) sus fronteras.Una de las primeras charlas del encuentro, justamente, venía a cuento de cómo los músicos colombianos "la rompen" en el exterior. La conversación que se dio entre Andrea Etcheverry y Héctor Buitrago, de Aterciopelados -la primera banda colombiana de rock & pop que irrumpió en el universo MTV de los años 90-; Santiago Prieto, guitarrista de la banda Monsieur Periné (una banda de "suin colombiano" capaz de integrar bolero, son cubano, jazz gitano y mucho más); y los carismáticos cantantes Goyo, Slow Mike y Tostao Valencia de la multirrítmica banda urbana ChocQuibTown, resultó ilustradora y reveladora.En cada uno de los casos de estos exponentes, todos con sus obvias particularidades (esas justamente los hacen distintivos en cualquier festival del mundo), se sintió la "vibra" colombiana que los distingue. El carisma de los Aterciopelados para contar sus historias de los comienzos (cuando querían parecerse a los Sugarcubes de Bjork) y la gracia de los ChocQuibTown para ubicar con sus anécdotas el lugar de privilegio que hoy ocupan en cualquier festival de música del mundo, sirvieron para entender la matriz de una música nacional que parece en constante mutación aunque nunca deja atrás sus raíces. Variedad y modernidad, apoyados en una cultura ancestral que vino de Africa y se asentó en el norte de Sudamérica, entre el mar Caribe y el océano Pacífico, es el resumen.Frente Cumbiero (BOMM)Antes y después de ellos, emergentes de todos los estilos como la enérgica banda tropical pop Bazurto All Stars, el ingenioso rapero freestyler Elevn, el contagiante ritmo del Frente Cumbiero (resulta una obviedad detallar a qué género se dedican) y la seducción del pop electrónico de MNKYBSNSS entre otros, sirvieron para entender el amplio arco estilístico que involucró este encuentro de la industria musical.Por la noche, en el club 4.40 de la llamada Zona Rosa otras bandas de una activa escena rock & pop como Estados Alterados, Aguas Ardientes y The Criollos mostraron lo suyo con pasión y destreza. Cualidades que bien pueden servir para definir a los músicos colombianos que llegan desde todos los puntos de este inmenso país, para vivir su propia aventura. Una ciudad que García Márquez en los años 40 era "una ciudad remota y lúgubre donde estaba cayendo una llovizna insomne desde principios del siglo XVI". Salvo la llovizna, todo ha cambiado.El Bogotá Music Market es el gran evento de la industria musical colombianaLos fenómenos del momentoJ. Balvin y Maluma representan el orgullo "paisa" (de Medellín) pero son patrimonio colombiano. No estuvieron en el BOMM porque su territorio hoy es el mundo, pero claro que se habló de ellos en estos días de música en la capital. Fabio Acosta, manager de José Balvin (sus cercanos hablan de él como "Jose") le dijo a Infobae Cultura que este momento de gracia mundial que vive su artista -número principal del festival Lollapalooza Estados Unidos; invitado especial de Beyoncé en otro festival gringo, Coachella; entrevistado central en el show de Jimmy Fallon y un largo etcétera- es el resultado de "todo lo que soñó, de su perseverancia, de su talento y de un equipo de trabajo que trabaja para lograr lo que él se propone". El hombre detrás del fenómeno concluye, a la hora de encontrar razones para este suceso, que "su música hoy es global porque la canción Mi gente cantada en español llegó al mundo sin importar el idioma en que está cantada".Beyonce con J Balvin, y Madonna con MalumaJosé Balvin es originalmente un músico de hip hop que desde su Medellín natal, y en compañía de su padre como productor-manager todoterreno, construyó en pocos años una fulgurante carrera como estrella del reguetón que lo ubica, hoy a sus 33 años, como un artistas capaz de ostentar miles de millones de vistas para sus videos en YouTube, un número impactante en Instagram (más de 33 millones de seguidores) y opiniones laudatorias como las de un tal Barack Obama. "¿Quién no ama a J Balvin y al reguetón?", dijo el ex presidente de los Estados Unidos. Y agregó "por suerte no hay cámaras en el backstage, si no, todos me hubieran visto bailar".Mientras tanto en algún otro lugar del mundo, con México como futura etapa de una descomunal gira mundial, Juan Luis Londoño (Maluma) vive también un momento muy especial. Controvertido por las letras de algunas de sus canciones (Cuatro babys generó controversia por contenido misógino y el super hit Felices los 4, alto parecido por una supuesta celebración de la poligamia) Disparado a la fama mundial como musa y acompañante de Madonna en su nuevo disco Madame X -a través de una canción inequívocamente titulada Medellín como muestra-, Maluma es el otro ícono colombiano de la música y también de la moda. Un constante generador de noticias alrededor de su flamante avión privado, un beso con el cantante puertorriqueño Marc Anthony o algún rumor de nueva conquista femenina. Todo en Maluma, visto desde lejos, parece un exceso.La historia de este muchacho nacido en Medellín hace 25 años es también particular y como suele suceder en estos cuentos de hadas modernos, de alguna manera espontánea. O inesperada. Guillermo Mazorra, director A & R de Sony Music Colombia cuenta que lo descubrió en un viaje a Medellín, en 2011, cuando llegó en busca de nuevos talentos. Alguien le comentó de un joven cantante que provenía de una familia de clase media-alta de la ciudad, que tenía un especial talento para la música. "Me impresionó la visión que tenía sobre lo que quería para su carrera", comenta en su oficina de la compañía discográfica transnacional, ubicada dentro de un gigantesco centro comercial al norte de la ciudad. Como remate de la historia, detalla una explícita frase (a manera de exigencia) que el por entonces desconocido cantante dijo en referencia a quien veía como su principal competencia. Que era J. Balvin, claro.SIGA LEYENDOHistoria de la autobiografía de Prince, contada por el escritor que la terminó tras las muerte del artista"Los Testamentos", de Margaret Atwood: un extraordinario alegato sobre la libertad