Mauricio Macri cree que puede derrotar a Alberto Fernández en un balotaje, pero si eso no ocurriera se imagina como líder de la oposición

Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Chile, Sebastián Piñera.
Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Chile, Sebastián Piñera.

Mauricio Macri asegura que derrotará Alberto Fernández en el balotaje del 24 de noviembre. Está conjurado detrás de su sueño y se fastidia cuando escucha en la Casa Rosada un disimulado tono derrotista ante la apabullante caída de Juntos por el Cambio en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Sin embargo, Macri no descarta su derrota en primera vuelta y ya cavila acerca de su carrera política. El Presidente se refleja en su amigo Sebastián Piñera, que dejó machucado el gobierno de Chile y cuatro años más tarde regresó al Palacio de Moneda.

Balotaje

Macri hace cuentas sobre los votos que puede "pescar" en primera vuelta y considera que tiene chances de acortar distancias sobre Fernández. Pero ese cálculo se basa en la posibilidad de hacer una campaña electoral "activa" en los principales distritos del país (Buenos Aires, Capital Federal, Mendoza, Santa Fe y Entre Ríos), una instancia que es resistida con diplomacia por algunos referentes locales.

El Presidente tiene muy buena relación con María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, y está frío polar con Alfredo Cornejo. Vidal y Rodríguez Larreta limitarán la exposición de Macri en sus distritos -comparando las PASO- y Cornejo por ahora no lo tiene en cuenta en su estrategia proselitista.

Macri conoce las intenciones de sus amigos personales y aliados coyunturales, y le duele. El Presidente entiende las necesidades de Vidal, Rodríguez Larreta y Cornejo, pero no soporta que exhiban su cojera cuando pretende la reelección con 33 puntos del electorado.

El jefe de gobierno porteño se moverá por los barrios proponiendo obras puntuales -casi un discurso proselitista micro quirúrgico- y casi descartó los actos 360 con Macri cerrando la ceremonia electoral. Rodríguez Larreta teme que una ola del Frente de Todos ahogue su reelección y juega sus cartas con cautela y frialdad.

Mauricio Macri y María Eugenia Vida: amigos personales con diferencias profundas en la estrategia electoral. (Nicolas Stulberg)
Mauricio Macri y María Eugenia Vida: amigos personales con diferencias profundas en la estrategia electoral. (Nicolas Stulberg)

En su momento, la gobernadora bonaerense fatigó los despachos de Macri y de Marcos Peña planteando, rogando y exigiendo una estrategia electoral que permitiera alcanzar su reelección. Vidal primero propuso desdoblar y después la boleta corta: el Presidente y el jefe de gabinete dijeron que no se desdoblaba, y que era boleta completa. Punto.

Axel Kicillof enterró los sueños de Vidal, y la gobernadora no perdona a Peña y está resentida con Macri. El Presidente asume ese sentimiento y también está molesto. Aún no le avisaron cuando se suma a la campaña en la provincia de Buenos Aires, y ya sabe que no tendrá la misma secuencia que protagonizó en las PASO.

Rodríguez Larreta quiere suceder a Macri en la conducción de la coalición Cambiemos, Vidal pretende contener la mayor cantidad de votos posibles ante unos comicios que piensa en términos de quimera, y el Presidente jura que logrará la reelección pese a la estrategia que pretenden desplegar sus amigos políticos en Capital Federal y la provincia de Buenos Aires.

En esta coyuntura, a Macri ya no le cuesta explicar qué es la soledad del poder. A veces siente que lo están velando, y que le sonríen sin alma cuando asegura en la intimidad de Balcarce 50 y Olivos que "derrotará a Alberto en el balotaje".

El Presidente entiende que los índices de inflación de agosto y septiembre lo van a castigar -de nuevo- entre los votantes de la clase media, no guarda rencor a Donald Trump porque dejó de tuitear su nombre y ya no espera con vehemencia el desembolso del FMI. Tres hechos coyunturales que desgastan su imagen proselitista.

No obstante, Macri insiste con sus posibilidades electorales y explica a sus ministros que la clave está en el propio discurso de Fernández y sus consecuencias en la estabilidad de los mercados. "Soy optimista, cada vez que habla, nos beneficia", repite como una letanía electoral.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, la fórmula presidencial del Frente de Todos
Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, la fórmula presidencial del Frente de Todos

En este sentido, el Presidente argumenta que la clase media regresará cuando entienda que Fernández no garantiza su recuperación económica y que la pelea interna con Cristina Fernández de Kirchner será una profecía autocumplida con enorme capacidad de daño institucional.

Pero en el Gobierno sólo un puñado de fieles comparte este optimismo presidencial. La mayoría de los cuadros medios ya está buscando trabajo o enviando aplicaciones a universidades de elite y organismos multilaterales. El Presidente ya sabe de la eventual estampida -una versión millenial de la Puerta 12- y reacciona encogiendo los hombros.

Espejo chileno

El sistema presidencial chileno establece un mandato de cuatro años sin reelección. Piñera dejó su cargo en 2014, y se fue de La Moneda con números bajos y cuestionado por la opinión pública. El amigo personal de Macri se juró regresar al poder y en 2018 sucedió -de nuevo- a Michelle Bachelet.

El Presidente sueña con evitar que Fernández (Alberto) ocupe la Casa Rosada. Sin embargo, y al margen de su optimismo a la enésima potencia, Macri entiende que sus posibilidades son limitadas y piensa todos los días en su futuro político.

Y en esa descripción de su propio futuro político, Macri no se descarta como líder de la oposición frente a Fernández como jefe de Estado. Reconoce que si pierde estará triste, dolorido y de mal humor. Refugiado en Los Abrojos, en su piso de Avenida Libertador o viajando por Italia. Podría ser un duelo de meses, a la espera de volver "a la cancha" cuando olfatee que es el momento indicado.

Macri calcula que Rodríguez Larreta, y hasta Martín Lousteau, se presentarán como sus sucesores en la conducción de la coalición Cambiemos. No se olvida de Vidal, pero aunque no se habla en publico y sólo se susurra en privado, no hay un sólo funcionario en Balcarce 50 que apueste a favor de la gobernadora bonaerense. Y si no reelige, no hay liderazgo nacional. Por lo menos, durante el 2020.

Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta, ya piensan en Cambiemos versión 2020
Martín Lousteau y Horacio Rodríguez Larreta, ya piensan en Cambiemos versión 2020

A Macri le entristece esta situación política, y su argumentación es que se diseñó una estrategia electoral que supuestamente sería beneficiosa para los principales jugadores de Juntos por el Cambio. Vidal pagó ese error, Macri aún da pelea y Rodríguez Larreta se ha blindado para derrotar a Matías Lammens, el candidato del Frente de Todos.

Al margen de su eventual estado de ánimo, o adónde iría las primeras semanas de Alberto en Balcarce 50, Macri no se ve jubilado y ratifica su voluntad de volver a la arena política cada vez que habla con Piñera.

Ese cálculo personal tiene un obstáculo recurrente que puede incinerar su deseo personal. Cada vez que el peronismo regresa al gobierno, se queda con el poder al menos 10 años: sucedió con Carlos Menem; ocurrió con la familia Kirchner.

"Voy a ganar en el balotaje", contesta Macri cuando le recuerdan la secuencia histórica de la democracia argentina.

Seguí leyendo:

Emergencia alimentaria: ante la presión opositora, Mauricio Macri habilitó a sus legisladores a debatir en el Congreso

Publicite con nosotros!

Chequea también

Tras confirmarse el primer caso de coronavirus en Brasil, los especialistas advirtieron que “falta consenso internacional” para manejar la epidemia

Ciudadanos brasileños de Wuhan, golpeado por el coronavirus de China, llegan a la base de la Fuerza Aérea de Anapolis, Estado de Goias, Brasil, el 9 de febrero de 2020. (REUTERS / Adriano Machado) (ADRIANO MACHADO/)¿Brasil está preparado para enfrentar el coronavirus? Es la pregunta que se formulan a estas horas los especialistas luego de confirmarse el primer caso en San Pablo. Un hombre de 61 años que aterrizó el 21 de febrero, procedente de Lombardía, en Italia, dio “positivo” en los test de la virosis. Es un momento difícil, sostuvo la infectóloga Nancy Bellei, de la Universidad Federal de San Pablo (Unifesp). Y agregó en una entrevista publicada por el diario Estado de Sao Paulo: “En la medida que la Organización Mundial de la Salud no declare la pandemia, se genera una inestabilidad”.¿Por qué? Porque cada país en forma individual toma medidas “para establecer barreras o definir cómo se debe proceder con los vuelos. Incluso, en aquellos lugares que ya están con el virus, en algunos casos los lugares públicos son cerrados y en otros no”. Bellei sintetizó la situación de esta manera: “Falta consenso internacional”.Para los especialistas, una epidemia de coronavirus “puede generar un caos”. Inclusive en ciudades pequeñas, donde las autoridades son obligadas a cerrar escuelas, fábricas y comercios. “Imaginen una ciudad de 3.000 habitantes que solo tienen tres camas en la unidad de terapia intensiva: ¿qué va a pasar con el resto de los enfermos?”.Lo cierto es que la transmisión del virus, que había comenzado en Italia, alcanzó ya dimensiones europeas. De Lombardía y del Véneto pasó a Suiza, al cantón de Ticino; y también se propagó por el Tirol: fueron confirmados casos en Innsbruck. Otro tanto ocurrió en Croacia, donde acaban de detectar el primer caso, de un joven procedente de Italia. También se registraron siente casos en España.Una mujer con una mascarilla camina frente a una clínica, donde un caso del nuevo coronavirus fue confirmado, en Barcelona, España. 25 de febrero de 2020. REUTERS/Nacho Doce (NACHO DOCE/)Los médicos indicaron que hay casos de transmisión del virus que, en principio, puede ser asintomática. Con 16 vuelos semanales procedentes de Italia, cómo saber si ya no aterrizaron en San Pablo o en Río de Janeiro personas infectadas cuyos casos no fueron detectados. Por otro lado, si bien es cierto que la mortalidad es menor en relación con otras dolencias, la diferencia en este caso es que no existe un tratamiento y la población no está inmunizada.Otro experto, el médico y profesor Mauricio Nogueira, indicó que llegó el momento de “prepararse para detectar rápidamente los casos, hacer el diagnóstico precoz y establecer las medidas de contención necesarias”. Con todo, no arriesgó pronósticos sobre cómo podría ser una epidemia en Brasil. Lo que se presume es que, si se produjera un caso grave o un fallecimiento por cuenta del virus, eso revelaría la presencia del virus al menos con tres semanas de antecedencia.El primer contagiado: un hombre de 61 añosEl paciente que contrajo coronavirus, según fuentes oficiales, es un brasileño de 61 años que estuvo entre los pasados 9 y 21 de febrero en Lombardía, en el norte de Italia, país en el que hasta hoy se han registrado once muertes y cerca de 320 infectados por el virus.Los primeros análisis a esa persona, de acuerdo a los cuales habría contraído el coronavirus, fueron realizados en el hospital Albert Einstein, situado en la zona sur de la ciudad de Sao Paulo, donde se encuentra ingresado.Esta persona está internada en el hospital Israelita Albert Einstein y los resultados de un segundo test en el Instituto Adolfo Lutz de la capital paulista, encargado de realizar el chequeo, también dieron positivo, según adelantaron medios brasileños. El Ministerio de Salud anunciará el resultado este miércoles.Según fuentes del hospital Albert Einstein, uno de los institutos médicos más prestigiosos del país, el paciente ha presentado algunos síntomas característicos del coronavirus, como fiebre, tos, dolores en la garganta y picazón en la piel, pero se encuentra bien y por el momento no corre riesgos.Hasta hoy, las autoridades sanitarias brasileñas han investigado 154 casos sospechosos, pero 51 fueron descartados y otros 102 fueron clasificados como “excluidos” por no encajar en la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el coronavirus.El caso bajo investigación es de una brasileña de 21 años, que reside en China y se encuentra actualmente en Río de Janeiro.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Detectaron en Brasil el primer caso de coronavirus de LatinoaméricaCoronavirus, la nueva enfermedad que atemoriza al mundoEEUU pide a su población que se prepare para una inevitable propagación del coronavirus en el país

Grant consigue 29 puntos; Nuggets derrotan a Pistons

DENVER (AP) — Jerami Grant consiguió 29 puntos y Nikola Jokic logró su mejor estadística de la campaña con cuatro robos, para que unos saludables Nuggets de Denver derrotaran el martes 115-98 a los Pistons de Detroit.Con una foja de 40-18, los Nuggets han igualado el mejor comienzo de campaña tas 58 partidos en la historia de la franquicia. Tuvieron la misma marca hace una temporada, cuando terminaron apoderándose del segundo puesto en la Conferencia del Oeste.Jokic añadió 16 puntos en un partido en que Denver llegó a tener una delantera de incluso 15 unidades en el tercer periodo. Ésta se redujo a un solo dígito, antes de que Denver se despegara en el cuarto periodo.Así, los Nuggets permanecieron en el segundo sitio del Oeste.Con un plantel completo al fin, el entrenador Michael Malone trata de encontrar minutos suficientes para todos.Jokic y Jamal Murray no tuvieron de qué preocuparse. Ambos aportaron minutos de calidad.De hecho, Grant seguramente recibirá más tiempo en la cancha, luego de atinar 12 de 16 disparos de campo. Rebasó la mejor marca de puntos en su carrera, que era de 28 unidades y llegó el 10 de abril de 2019, cuando jugaba con Oklahoma City.