El drama de los indígenas venezolanos: vivir en resistencia ante el desastre y la indiferencia

Viaje a Perijá, la montaña que alberga a los pueblos indígenas Yukpa y Barí  (Héctor Escandell)
Viaje a Perijá, la montaña que alberga a los pueblos indígenas Yukpa y Barí (Héctor Escandell)

El rumor del río augura peligro. La lluvia cae sin parar sobre la sierra. Sus demonios se revuelven en las entrañas de este territorio sagrado. Es Perijá, la montaña que alberga a los pueblos indígenas Yukpa y Barí, es Machiques, tierra de producción ganadera por excelencia. Escribo sobre este rincón del estado Zulia que hoy llora la muerte de un niño y sobrevive a la angustia de encontrar con vida a cinco personas que fueron arrastradas por el río Kunana la madrugada del jueves tres de octubre. La furia del agua se desató en un suspiro, arrastró árboles, hizo rodar rocas -tan grandes como una casa- y arrastró barro como para frisar un continente entero. El río buscó su cauce y lo encontró, aunque en medio estuvieran familias esperando la hora de dormir, niños desprevenidos, vacas en reposo y caballos que no tuvieron tiempo ni de relinchar. “Lo perdimos todo”, jadea una mujer Yukpa que revive la escena ante una cámara y un micrófono. Son más de 200 las comunidades que sufrieron pérdidas incalculables, son más de 1.800 indígenas afectados. Cuando el río suena, la tragedia es inevitable.

Al llegar a Machiques de Perijá, todo el mundo habla de los indígenas de La sierra, los vecinos de este pueblo zuliano no paran en su afán por socorrer a las víctimas de este desastre natural. Son las diez de la mañana y junto a un equipo de periodistas nos enrumbamos a la montaña, con la alerta del peligro inminente y la advertencia de encontrar imágenes dramáticas. Hoy es jueves 10 de octubre y se cumple una semana de la desaparición de 6 personas en medio de la penumbra. “El río bajó y arrasó todo a su paso”, dice un hombre bajito y visiblemente cansado. Está a la orilla de la carretera que conduce a la cuenca de Toromo. Junto a él está su familia y otros miembros de la comunidad que han decidido tomarse un espacio para construir una choza y esperar allí la asistencia de las autoridades.

El pasado 7 de octubre, a cuatro días del suceso, un grupo de vecinos encontró el cuerpo sin vida de Ever Jesús Ballena Panapera, tenía 3 años. Sus tres hermanos aun no aparecen. La madre de este pequeñín contó que ese día tuvo que salir de casa a comprar comida. No tenían nada para alimentarse y aprovechando que le cayó un dinerito en la cuenta bancaria salió y dejó a sus cuatro hijos al cuido de una vecina. Nunca pensó que sería la última vez que los vería con vida. No pudo imaginarse que su casa sería arrastrada por la furia de un caudal tan poderoso que no encontraría resistencia alguna. Desesperada, hoy intenta encontrar a sus otros hijos que desaparecieron en medio del barro y los escombros.

Somos la resistencia dentro de la resistencia

Impresionados con las imágenes, iniciamos el camino a La sierra, a los lados van quedando las fincas y en el horizonte se divisa la montaña que da cobijo a los pueblos originarios de esta zona fronteriza con Colombia. Unos pocos kilómetros de recorrido bastan para reconocer que algo cambió recientemente en la vegetación y en la carretera. Los árboles muestran manchas de agua y barro, el asfalto se ve removido y las casas están solas. La gente acampa en la orilla del camino y se pone alerta ante el sonido de algún motor.

Ana Karina García es una indígena que tomó el liderazgo de su comunidad ante la llegada de los medios de comunicación. Su talante de mujer aguerrida es evidente, su actitud es arrolladora. “Por ahí vimos el carro de ACNUR, pero no dejó nada de ayuda”, reclama. También enfila contra las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro. Su verbo sigue reclamando la presencia de las autoridades. “¿Dónde está la ministra de los pueblos indígenas?, nos dijeron que van a venir, pero no ha llegado.”

Los pueblos indígenas en Venezuela son reconocidos por las leyes en toda su amplitud. La constitución de 1999 los registró como ciudadanos con derechos especiales: son oficiales sus idiomas, tienen la posibilidad de expresar libremente sus creencias y son dueños de sus territorios. Pero del dicho al hecho, el trecho ha sido otra tragedia. Veinte años después de haber conquistado el reconocimiento estatal, la ley es letra muerta. Nunca se desarrolló el proceso de demarcación de territorios indígenas, nunca se respetó la jurisdicción indígena y hoy son vistos como una amenaza. Son discriminados y vulgarmente utilizados para campañas políticas.

“Estas tierras no son de nosotros”, dice Ana Karina, refiriéndose a los bordes de la carretera, pero “¿qué vamos a hacer si lo perdimos todo?, aquí nos vamos a quedar hasta que las autoridades respondan”. Mientras ella habla, un grupo de hombres con machetes y palas limpian el terreno donde están improvisando unas chozas (casas de madera y palmas). “Esto es resistencia dentro de la resistencia”. Dice y suspira, recuerda que dentro de dos días será 12 de octubre -día de la resistencia indígena- y la voz se le quiebra. ¿Qué vamos a celebrar, que se nos murieron niños, que se murió un anciano, que todavía tenemos niños muriéndose?, llora. Recuerda y sigue llorando.

Ana Karina García comenta las dificultades que están atravesando

El testimonio de esta mujer Yukpa es desgarrador, pero denota la furia contenida por los pueblos originarios durante siglos de abusos y vejaciones. De mentiras y promesas incumplidas.

Reconstruir la esperanza

Unos pocos kilómetros más de Sierra adentro y ya no podemos subir con el carro, el camino se achica por los árboles caídos y las gigantescas rocas que aplastaron todo. Una caravana militar anuncia la llegada de las autoridades. Es la ministra y la alcaldesa de la localidad. Habrá una reunión con los caciques y los habitantes de los pueblos afectados. La gente corre y grita tratando de llamar la atención de los funcionarios, cierran la vía, dialogan y los dejan seguir avanzando. Nosotros estamos aquí, en medio de un desastre mayúsculo, con niños mirando curiosos hacia los micrófonos, con madres angustiadas y un pueblo entero buscando a sus familias desaparecidas.

Los cuerpos de rescate hacen lo que pueden, las autoridades nacionales aseguran que el riesgo de otra crecida del río es probable. “Hay alerta naranja”, dice un oficial de protección civil. Los sobrevuelos están restringidos y el paso de las horas reduce la posibilidad de encontrar sobrevivientes. La comunidad reclama a los funcionarios que vayan a la parte alta. Pero no pueden. Allá hay comunidades de las que no se sabe nada. Podría haber más fallecidos. Pero no está confirmado, porque nadie ha llegado al lugar. En la parte baja, la búsqueda se hace mirando hacia donde van los zamuros. Estas aves anuncian la presencia de carne. Así de simple, así de crudo. Con palos y palas los rescatistas escarban y tratan de mover los escombros en busca de los cinco desaparecidos. Faltan cinco, que no se les olvide.

Ya son las doce del día y nos toca regresar, pero antes volvemos a pasar por los campamentos improvisados y volvemos a ver las caras de quienes intentan ocupar las orillas del camino. Recuerdo las palabras de un hombre indignado que nos mostró un tanque azul con agua sucia que les llevó la alcaldía y el reclamo de un joven que denunció que solo les han llevado una caja de CLAP (caja de comida que reparte el gobierno) que no traía nada para alimentar a los niños, a los bebés y a los ancianos. “Están comiendo los mismos fideos”, hervidos en agua sucia.

Héctor Escandell
Héctor Escandell

Voy manejando y grabando con la cámara y la mente. Voy registrando las imágenes y el recuerdo imborrable de haber estado en la zona de un desastre natural que se agrava con la incompetencia institucional. Una semana y aun no hay respuesta para quienes lo perdieron todo. Una semana y todavía no hay certeza de cuántos son los desaparecidos y los daños en la parte superior de la Sierra de Perijá. Una semana de maltrato y duelo. Con cada kilómetro de recorrido voy también recordando las otras tragedias que sumieron en el dolor a otros territorios venezolanos, parece una película repetida, el mismo guión de indiferencia que sufrieron los Wayú durante las inundaciones del 2010 o la misma escena de sufrimiento de los pueblos indígenas de Amazonas en 2018.

Resistencia, sí, hoy los pueblos indígenas de Venezuela viven resistiendo como hace más de quinientos años, pero ahora lo hacen a la amenaza de un sistema que les prometió el cielo y, sin embargo, los trata como una amenaza. “El pueblo Yukpa lo puede todo”, dijo una mujer que trata de recuperarse a la pérdida de su casa, de su siembra y de sus hermanos. Los pueblos originarios hoy no son otra cosa que indígenas en resistencia.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coparmex rechazó iniciativa de Morena para que trabajadores retiren dinero de su Afore, tras perder empleo por COVID-19

Gustavo Hoyos ha criticado al presidente respecto a su accionar frente a la pandemia del Covid-19. (Foto: Especial)La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó la iniciativa de Morena en la Cámara de Diputados la cual propone que los trabajadores que perdieron su empleos a causa del del COVID-19, puedan retirar hasta 13,307 pesos de su Afore.A través de un comunicado difundido en Twitter, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, aseguró que “la iniciativa de Morena preocupa porque, de nueva cuenta, el gobierno hace que sea el propio trabajador el que cargue con el mayor peso en la crisis que estamos experimentando”.Gustavo De Hoyos aseguró que lo que Morena pretende ofrecer como un “Ingreso Mínimo Emergente” se traduce en que el trabajador “se rasque con su propia Afore”.De Hoyos Walther detalló que es muy importante que el gobierno especifique cómo se van a resarcir esos recursos, ya que de no ser restituidos, significarán menos fondos para el futuro y vejez del trabajador.Para la Coparmex, no es necesario disponer de los ahorros de los trabajadores para su retiro, por lo que insistió en la alternativa del “Salario Solidario”, la cual está enfocada a preservar el empleo de los mexicanos, sobre todo, de aquellos que perciben un menor ingreso.Se trata de una colaboración tripartita entre empresas, el Gobierno y los trabajadores que permita a las compañías contar con la liquidez necesaria para pagar la nómina de su plantilla laboral, evitar despidos y mantener a la empresa en activo.En su comunicado, la Confederación Patronal de la República Mexicana consideró que “es imperativo que el gobierno también sea solidario y que implemente recursos para proteger al empleo. Es tiempo de romper la alcancía presupuestal y poner también de su parte”, destacó.“Se calcula que cada minuto que pasa se pierden ocho empleos ¿Cuántos minutos más dejará pasar el gobierno para actuar en beneficio de los trabajadores? De haberse implementado el #SalarioSolidario el 20 de abril cuando presentamos la propuesta al presidente Andrés Manuel López Obrador, esta medida pudo haber protegido a al menos medio millón de trabajadores”, resaltó la Coparmex.En la conclusión del documento, la patronal mexicana recordó que estamos en una situación de emergencia sanitaria y económica “quizá, la más grave que ha atravesado el país en su historia reciente”.“Ante este contexto, nos enfrentamos ante una grave disyuntiva: la prioridad debe ser proteger la salud de los mexicanos, pero la crisis económica está empujando a millones a salir del encierro para retomar las actividades a pesar de todos los riesgos”.Es por eso que la Coparmex consideró que el gobierno federal debe actuar ya. “Es hora de mostrarse realmente solidario, la respuesta no debe ser que ‘el trabajador se rasque con su propia AFORE, la respuesta debe ser que el gobierno ponga también de su parte y rompa su ‘alcancía presupuestal’ para ofrecerle a los mexicanos una opción que les permita mantener el empleo”.Es por eso que, concluyó, el Salario Solidario es una medida totalmente asequible para el gobierno federal y que beneficiaría a casi 20 millones de trabajadores y el ingreso de sus familias.MÁS DE ESTE TEMA:Los dos millones de empleos de López Obrador: temporales y con bajos salariosBanco de México pronosticó una caída de la economía de hasta el 8.8% por COVID-19Ante crisis por COVID-19 Coparmex propone salario solidario sostenido por empresas y gobierno

Soluciones y oportunidades en el mercado laboral post Covid-19

Un empleado de limpieza trabaja en tareas de desinfección en la Estación de Constitución (Maximiliano Luna)Con un planeta que parece pausado, nuestro mundo sigue girando gracias a la tecnología. La pandemia ha revolucionado el modo en que nos relacionamos, la forma de trabajar, comprar, hacer ejercicio y hasta educar. Para ello, muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajo. Algunas de ellas para subsistir, otras para reinventarse y unas pocas para seguir liderando el mercado porque ya venían trabajando en temas de transformación digital.Hoy vivimos en un mundo en constante cambio y con tecnología que evoluciona a gran velocidad. La relación con esta no puede ser opcional y eso se ha evidenciado en la contingencia que vivimos actualmente en el mundo entero. Por consiguiente, el perfil de los profesionales tampoco; ellos deben adaptarse para aprovechar las oportunidades que se presenten en este nuevo escenario mucho más digital y convergente. El Covid-19 sólo reforzó lo que ya se sabía: la tecnología y la cuarta revolución industrial ya están aquí y han redefinido el mundo del trabajo. Muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajoPor su parte, el sector de la educación es el que más rápido se está transformado a través de la virtualidad y tiene muchos desafíos por delante que determinarán que esta modalidad funcione para todos. Pero no es el único ámbito en ver los resultados de la transformación tecnológica, la salud podría verse favorecida con la aplicación del Big Data y IoT para detección, prevención, chequeo y tratamiento, así como de la atención médica remota para la comunicación entre profesionales y pacientes. Si se trata de evitar el contacto físico con los enfermos, los hospitales podrían beneficiarse de la robótica para la desinfección de zonas quirúrgicas, por ejemplo. De la misma manera, la impresión 3D podría ayudar a producir insumos a un menor costo.Por otro lado, la movilidad y la logística también se vieron afectadas por el coronavirus. Probablemente, esto signifique orientar la transformación digital hacia la automatización de muchos sistemas mediante drones y vehículos de guiado automático.Otro rubro es el energético, con demandas de los hogares entre un 25 a 35% que se reflejan en las facturas. Se requerirá la instalación de soluciones en aislamiento térmico, electrodomésticos de bajo consumo y soluciones inteligentes de ahorro de energía con programas de identificación de consumo, entre otros. La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otrasTambién podemos hacer referencia a la tecnología al servicio de la higiene. Algunas de las medidas y recomendaciones sanitarias que se han impuesto seguirán durante un tiempo. Esto favorecerá la estandarización de diferentes tipos de tecnologías o componentes que eviten el contacto con superficies (puertas automáticas, ascensores activados por voz, interruptores con manos libres) y que permitan la autolimpieza regular.La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otras. De la misma manera, un sistema de datos biométricos podría colaborar en la prevención de brotes y contagios al restringir el ingreso a edificios públicos o conocer la geolocalización de los medios de transporte. Por su parte, la realidad virtual y la realidad aumentada podrían incorporarse a la venta de viajes, e incluso, en el mundo de los eventos, como conciertos.Es esperable que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personasLa implementación de la inteligencia artificial y de los modelos analíticos permiten conocer cuáles son las necesidades de los clientes. Es esperable, entonces, que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personas. Por ejemplo, una máquina de café puede volver a comprar el producto favorito del propietario al agotarse. Las compañías también podrían valerse de los datos para implementar la opción de un envío anticipado.Hoy resulta fundamental entender cómo se vinculan los tres lados del triángulo: sociedad, economía y tecnología. La gran influencia de la informática dio comienzo a la llamada “sociedad del conocimiento”, lo que originó nuevos puestos de trabajos y trabajadores antes no previsibles. El proceso de transformación digital post-coronavirus sólo demarcará la importancia que tienen las tecnologías para ayudarnos a sobrevivir en un mundo cada vez más digital.El autor es director Consultoría y Diseño de InterNexa Argentina