La AMIA instó al próximo gobierno a continuar en la lucha contra el terrorismo

Con un tono diplomático aunque preciso en su objetivo de fondo, el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, elogió la decisión de Mauricio Macri de incluir a la agrupación terrorista Hezbollah en la lista de grupos extremistas buscados en la Argentina y con la mirada hacia adelante, sin mencionar a Alberto Fernández, delineó un pedido soslayado para el presidente electo: “Ese es un camino que no se puede detener y que debe profundizarse cada día más”, dijo.

Escuchaban al titular de la AMIA más de 500 personas congregadas para la cena anual por los 125 años de la mutual judía. Entre ellos había tanto referentes del gobierno saliente como dirigentes que en menos de un mes ocuparán lugares clave en la nueva administración.

Por ello, no fue casual que Eichbaum destacara el “paso valiente” que dio la Argentina con la inclusión de Hezbollah en la nómina de organizaciones terroristas. Por ello, para enfatizar la necesidad de que el gobierno de Alberto Fernández continúe por esta senda, indicó que“la región y todas las naciones libres deben continuar fortaleciendo el trabajo para condenar al terrorismo, denunciar su accionar y eliminar sus fuentes de financiamiento”.

El mensaje hacia la administración que viene y el momento en el que se menciona no podía ser más crucial. Alberto Fernández encarará su presidencia junto con Cristina Kirchner, quien impulsó el controvertido memorandum con Irán por la causa AMIA.

No sólo esto. El mensaje de Eichbaum acerca de la necesidad de adherir a la lista de grupos terroristas que se agregaron a la nómina de Naciones Unidas llega justo un día antes de la cumbre del Grupo Puebla. Allí convergirán dirigentes del progresismo latinoamericano alineados precisamente con el régimen de Venezuela, Irán y Rusia.

Para enfatizar el pedido, hizo referencia al ataque terrorista sufrido por la asociación que preside: “La historia de AMIA tiene, como todos saben, una marca imposible de ocultar. El 18 de julio de 1994 el terrorismo fundamentalista nos eligió como blanco, destruyendo un emblema de solidaridad, de ayuda al prójimo. Una institución judía y argentina, asesinando 85 víctimas”, dijo Eichbaum ante un salón del Hotel Hilton colmado de funcionarios, legisladores, empresarios y dirigentes políticos.

El evento tuvo lugar en el Hotel Hilton
El evento tuvo lugar en el Hotel Hilton

Así, el titular de AMIA graficó el atentado ocurrido hace 25 años como “una herida abierta, una deuda pendiente de nuestra democracia por la que seguimos reclamando". "La impunidad nos avergüenza como sociedad”, expresó.

Eichbaum agradeció el apoyo del presidente Mauricio Macri en función de las numerosas acciones tendientes a llevar el reclamo de la AMIA más allá de las fronteras argentinas. A la hora de ejemplificar mencionó el caso de Naciones Unidas, el Grupo Lima o el Tribunal de La Haya.

Hacia adelante, remarcó que “con ese mismo espíritu desde AMIA le deseamos el mayor de los éxitos al gobierno que iniciará su gestión el próximo 10 de diciembre, y manifestamos nuestra voluntad de cooperar como siempre en pos de un futuro próspero para todos”. Sin dudas está fue toda una señal para que Alberto Fernández siga en la senda de Macri, al menos en este tema sensible para la comunidad judía. Y, a la vez, para que no se vuelque al alineamiento con Irán como ocurrió con el gobierno de Cristina Kirchner.

El tema no es menor si se tiene en cuenta la alta expectativa que hay en la comunidad judía por lo que hará el nuevo gobierno en materia de lucha contra el terrorismo. Un dato clave: la DAIA es querellante de la causa judicial del pacto con Irán que tiene por figura central a la próxima vicepresidenta. Y no son pocos los dirigentes de la comunidad judía que temen un retroceso en este campo.

Los invitados y la acción de AMIA

Entre los invitados que llenaron los salones del lugar estaban los kirchneristas Eduardo Valdés, Jorge Argüello, Juan Manzur, Guillermo Olivieri, Marcela Losardo y Ginés González García. Todos seguramente ocuparán un espacio en el gobierno entrante.

También se los vio a los actuales funcionarios Hernán Lombardi, Sergio Bergman, Claudio Avruj y Gustavo Ferrari. Y a los legisladores Waldo Wolff y Cornelia Schmidt-Liermann, entre otros. También estuvo el titular de la DAIA, Jorge Knoblovits.

Gustavo Lombardi junto a la embajadora de Israel, Galit Ronen
Gustavo Lombardi junto a la embajadora de Israel, Galit Ronen

También había empresarios como Mario Montoto, Adrián Werthein, Jaime Campos, presidente de la Asociación Empresaria Argentina, Jorge Aufiero, presidente de la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa y de Médicus, Gustavo Nigohosian, miembro del directorio de Aeropuertos Argentina 2000 y Hugo Sigman, fundador del Grupo Insud. Sigman es un empresario vinculado a Alberto Fernández que iba a recibir un premio de la AMIA, pero debió retirarse antes por un tema personal. Del cuerpo diplomático extranjero estaban los embajadores de Israel y Gran Bretaña, Galit Ronen y Mark Kent, respectivamente.

Al hacer un repaso de lo que fueron estos 125 años de la AMIA en la Argentina, Eichbaum recordó que la fundación de la mutual tuvo lugar en 1894 cuando un grupo de inmigrantes pioneros decidió unirse para dar respuesta a las necesidades que tenía la incipiente población judía que se instalaba en Buenos Aires. Hoy, destacó, mantiene aquellos valores fundacionales y extiende su brazo solidario a toda la sociedad, a lo largo y a lo ancho del país.

“Mis abuelos paternos llegaron desde Polonia y desde el imperio Austro Húngaro. Mi abuelo paterno vino de una ciudad cercana a Varsovia y mi abuela ya nació en Argentina, en la colonia judía de Bernasconi, La Pampa, y luego se mudó a Rivera, al oeste de la Provincia de Buenos Aires. Sus padres habían llegado desde Odessa. Estoy seguro de que las historias de cada uno de ustedes también tienen una conjunción de procedencias diversas. Somos una comunidad profundamente agradecida a esta tierra que recibió con inmensa generosidad a nuestros antepasados, que huían de diferentes rincones de Europa, expulsados por las persecuciones religiosas, las guerras y el hambre”, dijo emocionado el titular de AMIA.

“Actualmente, más de 5.000 personas en situación de pobreza reciben atención social e integral de la AMIA. Más de 23.000 alumnos de la Red Escolar Judía son destinatarios de las acciones que desarrollamos en el campo educativo y cientos de docentes forman parte de los institutos de formación de AMIA”, enumeró.

A la vez, Eichbaum recordó que AMIA cuenta con el Servicio de Empleo privado más importante del país, que ya suma un millón de personas en su base de datos y brinda capacitaciones gratuitas para 15.000 personas por año. También promueve el acceso a la cultura: más de 90.000 personas disfrutan por año de las propuestas artísticas que se organizan.

“Entendemos el concepto de ‘Reparar el mundo’ como un mandato, un llamado a hacernos responsables los unos por los otros. Una visión de justicia social, ética y moral, que guía todas las acciones”, cerró el discurso el titular de la AMIA ante una ovación general. Y brindó en hebreo: “Lejaim!”, que quiere decir “Por la vida”.

Seguí leyendo:

Las razones políticas y de seguridad que asumió Macri para calificar a Hezbollah como organización terrorista

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coronavirus.- Netanyahu plantea un nuevo modelo de toma de decisiones ante la «situación de emergencia» del coronavirus

28/06/2020 28 June 2020, Israel, Tel Aviv: A woman takes part in an event to mark the annual Gay parade which was cancelled this year amid the spread of the coronavirus pandemic. Photo: Ilia Yefimovich/dpa POLITICA INTERNACIONAL Ilia Yefimovich/dpa (Ilia Yefimovich/dpa/)MADRID, 5 (EUROPA PRESS)El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha avisado este domingo que podría ser necesario un nuevo sistema de toma de decisiones al margen del habitual modelo parlamentario como medida de fuerza mayor, ante el aumento del número de infecciones en el país, que ha registrado en las últimas horas 803 nuevos casos tras rebasar el viernes el umbral de los 1.000 contagios diarios.El Gobierno ya ha vuelto a imponer algunas medidas de restricción previamente suspendidas, pero Netanyahu ha descrito las últimas 48 horas como una "situación de emergencia"."No podemos abordar la legislación de la Knesset (el Parlamento), como si todo fuera normal", ha señalado. "Queremos avanzar tanto en los medios para tomar decisiones como en la toma de decisiones en sí, para efectuarla a una escala y magnitud diferentes" para combatir el virus, ha señalado, sin dar más detalles."Estamos en medio de un nuevo ataque del coronavirus, un ataque muy fuerte que está aumentando y extendiéndose tanto en todo el mundo como aquí también", ha declarado el primer ministro en una reunión semanal de su Consejo de Ministros, celebrada este domingo.El gabinete se reunirá de nuevo este lunes el lunes para considerar la posibilidad de volver a imponer las restricciones nacionales contra el virus en el país, donde 29.366 han dado positivo y 330 han fallecido.Los expertos israelíes todavía no han entrado a valorar en profundidad estos aumentos de los contagios, que podrían atribuirse a un aumento del número de pruebas o, en el peor de los casos, a la excesiva aceleración de la reapertura del país.Por todo ello, el Gobierno israelí ha decidido volver a limitar a 50 el máximo de asistentes a reuniones públicas. En establecimientos pequeños, el límite se reduce a 20 personas.El primer ministro israelí ha considerado que la recuperación de estas restricciones es imprescindible para mantener la economía en marcha al tiempo que el país sigue luchando contra el coronavirus."El virus no se ha ido, todavía está aquí y coleando", avisó Netanyahu este viernes. "Por eso, he hecho hincapié en que la apertura de la economía depende de las pautas de salud", remachó.

Las claves de la oferta a los bonistas para cerrar un acuerdo por la deuda y evitar un juicio por default

Alberto Fernández y Martín Guzmán cuando juró como ministro de Economía. (@Martin_M_Guzman)Una conversación telefónica entre Alberto Fernández y Martín Guzmán sirvió ayer para ultimar los detalles de la oferta a los bonistas que hoy se publicará en el Boletín Oficial con la firma del Presidente, el ministro de Economía y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.La propuesta de reestructuración de 66.000 millones de dólares establece un equilibrio entre las aspiraciones de los fondos de inversión y la decisión política del gobierno de evitar un default. “Es lo que podemos ofrecer. Ni un peso más”, explicó Alberto Fernández en Olivos.Alberto Fernández y Guzmán ofrecen una iniciativa de reestructuración que aún no tiene los porcentajes de adhesión necesarios entre los acreedores privados para bloquear la posibilidad de una demanda por incumplimiento en los tribunales de Manhattan.En este sentido, el Presidente y su ministro mantuvieron ayer una conversación telefónica para ajustar la estrategia que permita cumplir con los porcentajes previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) que establecen los bonos emitidos durante las administraciones de Néstor Kirchner y Mauricio Macri.Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un 75 por ciento de las adhesiones en los bonos Kirchner y un 66 por ciento de adhesiones en los bonos Macri, la reestructuración de la deuda fracasó y Argentina va sin escalas a un nuevo juicio por default. “Una clave de la negociación es el tiempo”, explica el ministro de Economía a su staff. Y por eso ayer, junto al Presidente, se decidió que el lapso de negociación de la deuda se extenderá del 24 de julio hasta el 31 de agosto. En Estados Unidos y Europa iniciaron las vacaciones de verano, un circunstancia inevitable que sumada a la crisis de la pandemia complica la negociación con los bonistas que aún dudan de adherir a la propuesta que hoy se publicará en el Boletín Oficial. Si todavía no están los votos para cumplir con las CAC´s, al gobierno no le quedó otra alternativa que extender por seis semanas la ventana de negociación. Larry Fink, CEO de BlackRock, un poderoso fondo de inversión que es acreedor de la Argentina (Shannon Stapleton/)En términos financieros, la propuesta oficial se acercó con holgura a las aspiraciones y pretensiones de los acreedores privados. Fue una decisión política que asumió Alberto Fernández para lograr consenso entre los fondos de inversión y avanzar un paso más hacia un programa económico que sea respaldado por los países centrales y los organismos multilaterales de crédito.Esa meditada decisión presidencial chocó inesperadamente con BlackRock y su poderoso CEO Larry Fink, que tiene acceso ilimitado al Departamento del Tesoro, al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), a la Unión Europea (UE) y a la Casa Blanca. Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un acuerdo con BlackRock y Fink, la posible reestructuración corre peligro.El jefe de Estado y su ministro de Economía aún no terminan de entender por qué BlackRock combate la propuesta de Argentina sobre la deuda externa. Asumen que hay un problema de ego con un portfolio manager -que detesta a Guzmán-, pero a continuación añaden que abrieron otras líneas de comunicación con Fink -a través de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Galuccio- y que sirvieron de muy poco para encarrilar las conversaciones.Ante la reticencia de BlackRock, que influye en las acciones de los grupos de acreedores Ad Hoc y Exchange, Alberto Fernández y Guzmán diseñaron un táctica con final incierto: pretenden romper a esos bloques de bonistas, explicar que se puede encontrar un punto de consenso sin “vencedores ni vencidos” y cerrar un deal beneficioso para ambas partes.Desde esta perspectiva, el jefe de Estado y su ministro de Economía pueden demostrar que acercaron posiciones para lograr un acuerdo de reestructuración. La oferta que se publicará hoy tiene tres cláusulas que favorecen a los aliados de BlackRock y Fink:1. Reconoce los derechos de los fondos con bonos canjeados en 2005 y 2010. 2. Pagará los intereses devengados hasta el 31 de agosto de 2020, a los bonistas que adhieran a la última oferta que se registrará mañana en la SEC. En la primera oferta oficial, este beneficio económico no estaba previsto. 3. Abonará los cupones desde el 1 de septiembre de 2021, cuando en la oferta original se había establecido el 15 de noviembre de 2023. Kristalina Georgieva y Martín Guzmán durante su encuentro en Roma (Remo Casilli/)La predisposición del gobierno a cerrar un deal con los acreedores privados también implicó cruzar los límites de las recomendaciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda externa de la Argentina. Kristalina Georgieva, tras dos contactos telefónicos con Alberto Fernández y Guzmán, ordenó la redacción de un informe al staff del FMI que recomendara que el acuerdo con los fondos no debía establecer un Valor Presente Neto (VPN) de los bonos por encima de 49.90 dólares.El ministro de Economía explicó al jefe de Estado -hace dos semanas- que se debía aumentar el VPN sobre los bonos, si se pretendía llegar a un acuerdo con los acreedores privados para evitar un juicio por default. Alberto Fernández estuvo de acuerdo con la recomendación de Guzmán y, a partir de ese momento, en el Palacio de Hacienda se trabajó en un nuevo Valor Presente Neto (VPN) que permita sumar adhesiones a la propuesta oficial.Guzmán comentó sobre la decisión de elevar el VPN a las autoridades del FMI, y sin reclamos a la vista, ordenó a su staff que se pusieran a modelizar una nueva ecuación para acercar posiciones con los fondos de inversión. De ese trabajo técnico, ejecutado en los últimos 15 días, se llegó a las siguientes cláusulas que se publicaran hoy en el Boletín Oficial:1. El Valor Presente Neto (VPN) estará cerca del 53.4 dólares por cada lámina de cien dólares. Y en el caso de los bonos Exchange, superará los 57 dólares por cada lámina de 100 dólares.2. Se establece el concepto de Minimun Participation: si no se llega al 60 por ciento de las CAC´s no se firma el canje y todo se vuelve a negociar.3. La quita de capital, que era promedio del 5 por ciento, ahora será de cero para los bonos Exchange y del 3 por ciento para el resto de los títulos soberanos. La oferta oficial de la Argentina se registrará mañana en la SEC, y habrá un plazo de negociación que se extenderá hasta el 31 de agosto. Alberto Fernández y Guzmán tienen expectativa de cerrar un acuerdo con los acreedores privados. Reconocen que será complicado con los bonos M -se necesita el 66 por ciento de las CAC´s) y muy complicado con los bonos K (establecen el 75 por ciento de las CAC´s).“Ahora vamos a la cancha. Se acabaron las especulaciones”, opinó el Presidente en Olivos. Y completó: hicimos todo para acordar y evitar el default”.