Vivían juntos para evitar un accidente, murieron juntos por otro: Agus y Agos y un noviazgo con un “destino marcado”

Agustín Larceri, Agostina Marcoré y Lola, la perra caniche de ella
Agustín Larceri, Agostina Marcoré y Lola, la perra caniche de ella

Tenía 25 años, hacía tres meses que se había recibido de médico. Ella tenía 21, todavía le faltaban algunas materias. Habían llegado a Rosario desde distintas provincias para ir a la misma universidad y estudiando Medicina se habían puesto de novios. No tenían una relación pasajera pero eran jóvenes y, si habían tomado la decisión de vivir juntos, no había sido para arrancar una familia sino por una eventualidad: por una fuga de gas, habían clausurado el edificio en el que ella vivía.

Nadie sabía cuánto iban a tardar en volver a habilitarlo, por eso Agustín le ofreció a su novia que se mudara con él. En ese mismo departamento en el que Agostina encontró refugio fue que los encontraron sin vida, un mes después. Agostina estaba recostada en la cama, Agustín había caído en la ducha. Lola, la perrita caniche de ella, había muerto en el living.

Fue la sucesión de hechos inesperados, los cambios de planes de último momento —“cómo se encadenaron las cosas”— lo que ahora hace a la mamá de Agustín pensar así. “Eran una pareja preciosa, creo que su destino era partir juntos”.

El encuentro

Hacía siete años que Agustín Larceri se había mudado a Rosario. Quería ser neurocirujano y en Concordia, Entre Ríos, no había facultad donde estudiar. Agostina Marcoré había llegado desde Corrientes para hacer la carrera también en la Universidad Nacional de Rosario.

Agustín en la foto que le sacaron el día en que se recibió de médico
Agustín en la foto que le sacaron el día en que se recibió de médico

No se conocieron en el aula sino en el edificio en el que vivían varios estudiantes llegados de otras provincias. “Me acuerdo cuando Agustín me empezó a hablar de ella, con cualquier excusa. Un día me dijo: ‘Mamá, tengo una vecina abajo que me cocina exquisito’. Y yo pensé ‘mmm, me parece que acá está naciendo un noviazgo’”. Tenía razón Silvia Cozic, conocía bien a su hijo menor: un amor estaba amaneciendo.

Hacía un año y medio que estaban saliendo —él vivía en el piso de arriba, ella en el de abajo—, cuando Agustín se mudó solo a otro edificio. “Era el último año que le faltaba para recibirse, el último esfuerzo, venía perfecto. Era natural que ya no quisiera vivir con amigos. Nos pareció bien, lo ayudamos con el alquiler”, sigue Silvia. Agostina se quedó en su departamento de siempre, que compartía con otras compañeras de estudio.

Hasta ahí, nada extraño. Fue durante los meses anteriores a sus muertes que los hechos se desencadenaron “de una manera muy particular”, cuenta Silvia. A fin de febrero de 2016 —tres meses antes de sus muertes— Agustín rindió la última materia y se recibió de médico. Para celebrar, viajó con su novia a Concordia donde sus familiares y amigos lo esperaron con una fiesta y un pasacalle que decía “Felicitaciones Dr. Agustín”. Nadie podía saberlo pero en ese viaje se despidió de sus amigos y de Martín, su hermano.

Cuando él se recibió de médico, viajaron juntos a Concordia. Sus familiares y amigos armaron un festejo y le pusieron un pasacalle
Cuando él se recibió de médico, viajaron juntos a Concordia. Sus familiares y amigos armaron un festejo y le pusieron un pasacalle

Se quedaron unos días en familia y después viajaron juntos a Corrientes a visitar a la familia de ella. Después regresaron a Rosario y fue en la víspera de Semana Santa que “la mamá de Agostina, como regalo porque se estaba por recibir, le dio una sorpresa: le había comprado un departamento”, sigue Silvia. Agostina estaba “encantada de la vida, se puso a elegir muebles, a pensar cómo lo iba a decorar”.

Al poco tiempo se mudó a su primer hogar propio. La alegría duró poco: unas semanas después y para evitar que una fuga de gas provocara un accidente grave, clausuraron el edificio completo. A nadie le pareció mal que tomaran medidas drásticas: tres años antes, también en Rosario y por una fuga de gas, un edificio había explotado y se había derrumbado: 22 personas habían muerto, más de 60 habían resultado heridas.

“Agostina podría haber vuelto a donde vivía, ahí seguían sus compañeras, pero prefirió irse a vivir con él. Por eso yo creo que estaban destinados a partir juntos, como si ese destino hubiera estado marcado”, reflexiona la mamá de él.

En mayo —un mes antes de las muertes— Sergio Larceri, el padre de Agustín, tuvo que viajar por una capacitación a Rosario y “y yo me enganché, así podía visitar a mi hijo”, recuerda Silvia. “Fue hermoso, salimos a pasear por Rosario al sol. Nos encantaba salir juntos, nos íbamos a tomar café, de compras. Era mi compañero ideal”, dice Silvia y, por primera vez, el llanto la hace atragantar y la obliga a parar. Durante ese viaje “sacado de la galera”, inesperado, vio a su hijo con vida por última vez.

Agustín, atrás, de ambo. Agostina adelante y de frente, disfrazada, durante los festejos por la graduación.
Agustín, atrás, de ambo. Agostina adelante y de frente, disfrazada, durante los festejos por la graduación.

Todavía no sabe por qué pero en ese viaje Silvia les dijo “chicos, ventilen”. Tal vez porque era invierno y fue ahí que vio que Agostina era tan friolenta como su hijo. “O no sé, porque dos veces se los dije. A veces creo que mi alma estaba anunciando algo”.

Ese día

Fue un sábado, el 11 de junio de 2016, “un día de invierno hermoso”. Silvia, en Concordia, se fue a la peluquería, Sergio, que es gerente comercial en una empresa de la misma ciudad, se fue a trabajar. Agustín llamaba seguido pero ese día a nadie le extrañó que no hubiera llamado. El llamado recién llegó a la noche y, con el llamado y los 350 kilómetros de distancia, la desesperación.

“Había sido un día muy tranquilo. De repente, todo se convirtió en caos. Ahí sí que nos explotó el mundo”. Como ninguno de sus amigos lograba dar con ellos y como les resultó extraño que Agustín no hubiera ido a trabajar al servicio de Emergencias, fueron al departamento y forzaron la puerta. De adentro, salió un calor insoportable, los vidrios estaban empañados, chorreaban. Agostina había muerto recostada, Agustín en la ducha, la perra en el living.

Los peritajes posteriores mostraron que no hubo pérdidas, ni en estufas ni en el calefón. Se habían quedado sin oxígeno y habían muerto por inhalación de monóxido de carbono. Nadie, hasta ese día, había notado que no había rejillas de ventilación en el departamento.

“Por eso también creo que se fue dando todo para que partieran juntos. ¿Ella deja su departamento porque esa fuga de gas podía provocar un accidente y termina encontrando la muerte al lugar al que había ido a refugiarse con él?”. Para ella, que es católica, fue importante saber cómo había sido: “No fue algo violento, se fueron como en un sueño —dice, y pide disculpas por el regreso del llanto—. Respira profundo y sigue: "Ahora pienso ‘qué almas divinas tenían para poder irse así’”.

El después de la muerte de un hijo

Sergio y Silvia creyeron, al comienzo, que habían caído en un pozo del que jamás iban a poder salir. “Es una cosa tremenda. Ningún padre piensa de verdad que le puede pasar algo así. Lo ves en las noticias y te parece que eso le pasa a los otros. Y lo primero que te preguntas es ‘¿qué hice?, ¿qué hice en mi vida para que me suceda esto?’”, sigue Silvia.

La necesidad de sentirse mejor los condujo por un camino desconocido y los obligó a combatir prejuicios. Fue un veterinario, que también era “sanador espiritual” quien les dijo que tenían que “buscarle un sentido a la partida de su hijo”. Con el tiempo, Silvia empezó a leer sobre “vidas pasadas” y Sergio probó con la lectura de registros akáshicos. “No sabíamos en absoluto qué era pero lo hicimos, no teníamos nada que perder, habíamos llegado al tope de las situaciones límite”.

Fueron a charlas con sacerdotes pero también con psiquiatras, a grupos como Renacer (Padres que enfrentan la muerte de hijos), a un centro de terapias holísticas hasta que fueron acercándose a la creencia que hoy los mantiene a flote: “Que hay un plan de vida para cada uno de nosotros, una lección que tenemos que aprender y que tenemos nuestro tiempo. Agustín fue hasta sus 25 años, nosotros tenemos algo que seguir aprendiendo”.

Junto a otros padres a los que les había pasado lo mismo armaron un grupo llamado “La vida continúa” —no es religioso, cada uno puede creer en lo que quiera y pueda—. “La idea es poder mostrarle a otros padres que hay una salida —agrega Sergio—. Lo más importante es abrirse y pedir ayuda, especialmente los hombres, que nos cuesta tanto. Yo lo veo: muchos papás cierran el cajón, tiran la llave, se encierran y desaparece tu hijo. Pedir ayuda es importante porque si no la cabeza va creando el sufrimiento, el sufrimiento te va comiendo por dentro y terminás con depresión o con otras enfermedades”.

Los padres y Martín, el hermano mayor de Agustín, en la graduación, pocos meses antes de su muerte.
Los padres y Martín, el hermano mayor de Agustín, en la graduación, pocos meses antes de su muerte.

Dice Sergio que encontró el sentido, que hoy cree que Agustín fue su gran maestro: “Yo aprendí mucho después de su partida, evolucioné. Creo que siempre viví para los demás pero nunca me fijé si yo estaba bien. Mi cabeza siempre estaba rezongando por lo que me había pasado o pensando en la semana siguiente, en el año siguiente. Hoy vivo hoy y trato que todas las cosas salgan desde el corazón hacia la mente y no desde la mente hacia el corazón”. Juntos y pidiéndole treguas al dolor, están escribiendo un libro para ayudar a otros padres que perdieron un hijo y buscando una editorial que los apoye.

“Lo que a mí me ayudó fue aprender a vencer el paradigma de la muerte. Entender que la muerte es física pero esa alma no muere. Yo lo sentí con claridad el día del entierro. Pensé: ‘Acá dejé un envase, Agustín está en otro lugar’, se despide Silvia. Para algunos, el pensamiento será un simple consuelo, para ella no lo es.

“Claro que no, hay que estar atentos a las señales. Mi primer Día de la Madre sin él, me desperté, salí al jardín y vi que todas las orquídeas habían florecidas a la vez. El día del cumpleaños de mi marido, floreció un cactus que llevaba ocho años sin ninguna flor. Alguien nos comentó ‘mirá si habrá tenidos días para florecer ese cactus’. A mí no me asombra la verdad, así era nuestro hijo, alegre, lleno de vida, siempre que aparecía se hacía notar”.

SEGUÍ LEYENDO

Se enamoró de un hombre que tenía cáncer e igual decidió formar una familia: “Se estaba muriendo pero fueron los mejores años de mi vida”

Sufrió dos tragedias seguidas: el momento más dramático de su vida le trajo un amor inesperado

Publicite con nosotros!

Chequea también

Tras confirmarse el primer caso de coronavirus en Brasil, los especialistas advirtieron que “falta consenso internacional” para manejar la epidemia

Ciudadanos brasileños de Wuhan, golpeado por el coronavirus de China, llegan a la base de la Fuerza Aérea de Anapolis, Estado de Goias, Brasil, el 9 de febrero de 2020. (REUTERS / Adriano Machado) (ADRIANO MACHADO/)¿Brasil está preparado para enfrentar el coronavirus? Es la pregunta que se formulan a estas horas los especialistas luego de confirmarse el primer caso en San Pablo. Un hombre de 61 años que aterrizó el 21 de febrero, procedente de Lombardía, en Italia, dio “positivo” en los test de la virosis. Es un momento difícil, sostuvo la infectóloga Nancy Bellei, de la Universidad Federal de San Pablo (Unifesp). Y agregó en una entrevista publicada por el diario Estado de Sao Paulo: “En la medida que la Organización Mundial de la Salud no declare la pandemia, se genera una inestabilidad”.¿Por qué? Porque cada país en forma individual toma medidas “para establecer barreras o definir cómo se debe proceder con los vuelos. Incluso, en aquellos lugares que ya están con el virus, en algunos casos los lugares públicos son cerrados y en otros no”. Bellei sintetizó la situación de esta manera: “Falta consenso internacional”.Para los especialistas, una epidemia de coronavirus “puede generar un caos”. Inclusive en ciudades pequeñas, donde las autoridades son obligadas a cerrar escuelas, fábricas y comercios. “Imaginen una ciudad de 3.000 habitantes que solo tienen tres camas en la unidad de terapia intensiva: ¿qué va a pasar con el resto de los enfermos?”.Lo cierto es que la transmisión del virus, que había comenzado en Italia, alcanzó ya dimensiones europeas. De Lombardía y del Véneto pasó a Suiza, al cantón de Ticino; y también se propagó por el Tirol: fueron confirmados casos en Innsbruck. Otro tanto ocurrió en Croacia, donde acaban de detectar el primer caso, de un joven procedente de Italia. También se registraron siente casos en España.Una mujer con una mascarilla camina frente a una clínica, donde un caso del nuevo coronavirus fue confirmado, en Barcelona, España. 25 de febrero de 2020. REUTERS/Nacho Doce (NACHO DOCE/)Los médicos indicaron que hay casos de transmisión del virus que, en principio, puede ser asintomática. Con 16 vuelos semanales procedentes de Italia, cómo saber si ya no aterrizaron en San Pablo o en Río de Janeiro personas infectadas cuyos casos no fueron detectados. Por otro lado, si bien es cierto que la mortalidad es menor en relación con otras dolencias, la diferencia en este caso es que no existe un tratamiento y la población no está inmunizada.Otro experto, el médico y profesor Mauricio Nogueira, indicó que llegó el momento de “prepararse para detectar rápidamente los casos, hacer el diagnóstico precoz y establecer las medidas de contención necesarias”. Con todo, no arriesgó pronósticos sobre cómo podría ser una epidemia en Brasil. Lo que se presume es que, si se produjera un caso grave o un fallecimiento por cuenta del virus, eso revelaría la presencia del virus al menos con tres semanas de antecedencia.El primer contagiado: un hombre de 61 añosEl paciente que contrajo coronavirus, según fuentes oficiales, es un brasileño de 61 años que estuvo entre los pasados 9 y 21 de febrero en Lombardía, en el norte de Italia, país en el que hasta hoy se han registrado once muertes y cerca de 320 infectados por el virus.Los primeros análisis a esa persona, de acuerdo a los cuales habría contraído el coronavirus, fueron realizados en el hospital Albert Einstein, situado en la zona sur de la ciudad de Sao Paulo, donde se encuentra ingresado.Esta persona está internada en el hospital Israelita Albert Einstein y los resultados de un segundo test en el Instituto Adolfo Lutz de la capital paulista, encargado de realizar el chequeo, también dieron positivo, según adelantaron medios brasileños. El Ministerio de Salud anunciará el resultado este miércoles.Según fuentes del hospital Albert Einstein, uno de los institutos médicos más prestigiosos del país, el paciente ha presentado algunos síntomas característicos del coronavirus, como fiebre, tos, dolores en la garganta y picazón en la piel, pero se encuentra bien y por el momento no corre riesgos.Hasta hoy, las autoridades sanitarias brasileñas han investigado 154 casos sospechosos, pero 51 fueron descartados y otros 102 fueron clasificados como “excluidos” por no encajar en la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el coronavirus.El caso bajo investigación es de una brasileña de 21 años, que reside en China y se encuentra actualmente en Río de Janeiro.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Detectaron en Brasil el primer caso de coronavirus de LatinoaméricaCoronavirus, la nueva enfermedad que atemoriza al mundoEEUU pide a su población que se prepare para una inevitable propagación del coronavirus en el país

Grant consigue 29 puntos; Nuggets derrotan a Pistons

DENVER (AP) — Jerami Grant consiguió 29 puntos y Nikola Jokic logró su mejor estadística de la campaña con cuatro robos, para que unos saludables Nuggets de Denver derrotaran el martes 115-98 a los Pistons de Detroit.Con una foja de 40-18, los Nuggets han igualado el mejor comienzo de campaña tas 58 partidos en la historia de la franquicia. Tuvieron la misma marca hace una temporada, cuando terminaron apoderándose del segundo puesto en la Conferencia del Oeste.Jokic añadió 16 puntos en un partido en que Denver llegó a tener una delantera de incluso 15 unidades en el tercer periodo. Ésta se redujo a un solo dígito, antes de que Denver se despegara en el cuarto periodo.Así, los Nuggets permanecieron en el segundo sitio del Oeste.Con un plantel completo al fin, el entrenador Michael Malone trata de encontrar minutos suficientes para todos.Jokic y Jamal Murray no tuvieron de qué preocuparse. Ambos aportaron minutos de calidad.De hecho, Grant seguramente recibirá más tiempo en la cancha, luego de atinar 12 de 16 disparos de campo. Rebasó la mejor marca de puntos en su carrera, que era de 28 unidades y llegó el 10 de abril de 2019, cuando jugaba con Oklahoma City.