Faena Festival, en Miami: Gabriel Chaile y el horno de las ideas en el arte

Gabriel Chaile y su horno, en el Faena Festival
Gabriel Chaile y su horno, en el Faena Festival

Miami Beach, enviada especial. Hacia donde uno dirija la mirada, la escena se repite en los jardines del gran hotel. Los invitados van y vienen con ambas manos ocupadas, en una llevan una copa de champagne ; en la otra, un pan. Sí, un pan. Con diferentes formas y preparados con diversas harinas, los panes llegan en bandejas que circulan sin parar y acaban de salir de un gran horno de adobe que es, en realidad, una obra de arte contemporánea. Ocurre que el horno que cocina los panes de esta fiesta que se lleva adelante a orillas del mar es una de las seis obras realizadas en estructuras de aluminio, adobe, ladrillos refractarios y bronce por el artista argentino Gabriel Chaile (Argentina, 1985) para la segunda edición del Faena Festival. Se trata de una muestra que se desarrolla en esta semana del arte en Miami y que abrió anoche con The Last Supper (La última cena), el megaevento curado por Zoe Lukov que cruza espiritualidad con tradiciones culinarias y que convocó al mundo del arte y la política -el propio alcalde de Miami Beach Dan Gelber pasó por allí- en el complejo de la avenida Collins que lleva el apellido del conocido diseñador argentino. Todo culminó con grandes fuegos dominados sobre la arena por el celebrado Francis Mallman, quien condujo un gran asado de carnes y pescados para cientos de personas.

Francis Mallman hizo asado de carne y pescado para cientos de invitados en el marco del Faena Festival
Francis Mallman hizo asado de carne y pescado para cientos de invitados en el marco del Faena Festival (Matteo Prandoni/BFA.com/)

Mientras en la playa, a unos metros de la orilla un bote inflable con pantallas led reproduce series y películas que forman parte de la programación y la gente se acerca a visitar los Budas monumentales diseñados por el artista chino Zhang Huanca (uno de aluminio, el otro creado con cenizas de fieles de templos budistas), Chaile -quien desciende de una familia de raíces aborígenes de la ciudad de Tucumán- busca en los jardines del hotel explicarles a los visitantes de qué manera su trabajo refleja la estética de las culturas indígenas que habitaron y en algunos casos aún habitan la tierra de sus ancestros. Su proyecto para The Last Supper -las seis esculturas totémicas precolombinas- es su comisión más grande hasta hoy.

Uno de los Budas de Zhang Huan
Uno de los Budas de Zhang Huan
(Matteo Prandoni/BFA.com/)

En una noche fresca y algo ventosa y mientras el humo de las parrillas gigantes de la playa prometía sabores extraordinarios con sello Mallman, Chaile conversó brevemente con Infobae.

Chaile, con otra de sus obras
Chaile, con otra de sus obras

-Ya estás acostumbrado a mostrar tu obra fuera de la Argentina, pero me gustaría saber qué significa eso para vos y si creés que significa algo importante para el arte argentino en general mostrarlo fuera del país.

-Pienso que es interesante los caminos que se van abriendo y los van abriendo generaciones de artistas. Siempre pienso en términos genealógicos la historia del arte contemporáneo, entonces una de las cosas que más me gusta ver es qué hizo la generación anterior a mí y cómo va abriendo camino, ¿no?, es como si tuviera un machete y va generando nuevos surcos, y entonces en ese sentido he mirado a un montón de artistas argentinos, primer de Tucumán, después de Buenos Aires y de todo el país y he mirado su recorrido. Su recorrido afuera y también esta cuestión de la excepción, como que cada tantos años hay un artista que de repente tiene una visibilidad internacional grande y eso está buenísimo que haya pasado pero de repente sería bueno que no fuera así. Argentina tiene un potencial tan grande pero de repente tiene unas políticas culturales que un poco no acompañan y entonces se nota siempre muy heroico el caso particular de un artista como en un momento fue Kuitca, después Macci, Erlich mismo, Adrián Villar Rojas y Adriana Minoliti. Es buenísimo que eso pase, ellos van marcando un camino y eso de alguna manera nosotros lo vamos mirando.

Alan Faena, Francis Mallman
Alan Faena, Francis Mallman (Matteo Prandoni/BFA.com/)

-Mencionás una genealogía de artistas y por otra parte está también la genealogía de tu obra, que es arte contemporáneo basado en una larguísima tradición de artesanía en el continente.

-Cuando encuentro casi por casualidad mi acercamiento y mi familiaridad con las piezas arqueológicas del noroeste argentino, de donde yo vengo, realmente siento esto que digo, una familiaridad muy grande y me vuelvo a conectar con relatos sobre mi abuela, que era una artesana indígena, a quien yo no conocí. Eso, mezclado con toda la información académica de la formación grecorromana, da como resultado esto.

-¿Te genera alguna contradicción exponer en un lugar como Miami o como Art Basel una obra como la tuya, de larguísima tradición artesanal latinoamericana? ¿Hay un choque ahí?

-En realidad, no, porque entiendo que soy un ciudadano tucumano con un montón de información que tiene que ver con la vida rural de Tucumán pero yo nací en Capital y al mismo tiempo vivo en el capitalismo y enamorado de Adidas (se señala entre risas la remera que lleva puesta). Entonces, esa combinación extraña entre el relato, la tradición, el vivir en la periferia de San Miguel de Tucumán que es capital pero es medio campo, o lo era, hace este cruce, ¿no? Entonces, no me genera contradicciones.

-¿Sos un artista argentino, tucumano, latinoamericano? ¿Qué es lo que sentís?

-Ay, yo siempre me confundo con eso. Hace un rato me decían: ¿de dónde sos? De Tucumán, decía yo. Me gusta decir tucumano, sí; no sé por qué, pero me siento argentino, obviamente. Lo de latinoamericano nunca lo pensé así.

-¿Los extranjeros te preguntan por cuestiones históricas cuando ven tu obra?

-Sí. Y me preguntan por ejemplo si soy peruano, por el peso de la imagen y entonces yo les cuento sobre las culturas a las que hago referencia en mi obra, que son culturas chiquitas que existieron y que aún hay muchas comunidades que son parte de esas culturas indígenas del noroeste argentino.

Obra de Gabriel Chaile, artista de galería Barro
Obra de Gabriel Chaile, artista de galería Barro (Galería Barro/)

-Recién hablabas de la falta de políticas culturales sostenidas, de la patriada que significa cada vez que un artista se abre camino. ¿Tenés expectativas puestas en el tiempo político que se abre ahora, en unos días?

-Claro, sí, sí. Escucharlo a Alberto hablar sobre un plan federal de Cultura y además su vínculo con el hippismo y con un montón de otras cosas que exceden al peronismo -al que yo también adhiero- y con la música, además, me parece un aire fresco, nuevo y estoy completamente ahí. Quiero estar ahí. (sonríe)

-¿Y cuando hablás de la tradición, en qué tradición te gustaría que te insertaran?

-A mí me gusta mucho… el otro día hablaba con un amigo y le decía que hay algo que los artistas dejan suspendido, proyectos suspendidos. Me gusta pensar mi obra en relación con el horno de Grippo (N. de la R. Chaile habla de Víctor Grippo, quien en 1972 participó en Buenos Aires en la muestra “Arte e Ideología, CAYC” al aire libre, en la plaza Roberto Arlt, donde presentó la obra Construcción de un horno popular para hacer pan). Pienso que queda un potencial ahí y también pienso mucho en Quinquela, porque cuando llegué a la Boca me sentí muy cercano al barrio y me enteré de toda la obra política de Quinquela, el hospital, la escuela.

Víctor Grippo, en plena construcción de su horno de barro.
Víctor Grippo, en plena construcción de su horno de barro.

-La política te resulta algo importante no sólo en términos de lo que pueda pasar con las obras sino con el arte mismo. ¿Creés en la función social del arte, entonces?

-Sí, para mí sí. Yo confío, tengo fe en eso. Entiendo que hay otras producciones artísticas que son completamente diferentes y apuntan a flancos distintos, pero yo voy por esto que te digo. Tiene que ver con la creatividad, que es algo que excede al arte: es pensar en cómo hacer las cosas de un modo diferente a como estamos acostumbrados.

Fotos: Muchnik

SEGUIR LEYENDO:

Esculturas de artistas argentinos a gran escala y a cielo abierto en Miami, nueva colaboración entre Art Basel Cities y Buenos Aires

Más galerías, más artistas y nuevas secciones para la esperada edición 2019 de Art Basel Miami Beach

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coparmex rechazó iniciativa de Morena para que trabajadores retiren dinero de su Afore, tras perder empleo por COVID-19

Gustavo Hoyos ha criticado al presidente respecto a su accionar frente a la pandemia del Covid-19. (Foto: Especial)La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó la iniciativa de Morena en la Cámara de Diputados la cual propone que los trabajadores que perdieron su empleos a causa del del COVID-19, puedan retirar hasta 13,307 pesos de su Afore.A través de un comunicado difundido en Twitter, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, aseguró que “la iniciativa de Morena preocupa porque, de nueva cuenta, el gobierno hace que sea el propio trabajador el que cargue con el mayor peso en la crisis que estamos experimentando”.Gustavo De Hoyos aseguró que lo que Morena pretende ofrecer como un “Ingreso Mínimo Emergente” se traduce en que el trabajador “se rasque con su propia Afore”.De Hoyos Walther detalló que es muy importante que el gobierno especifique cómo se van a resarcir esos recursos, ya que de no ser restituidos, significarán menos fondos para el futuro y vejez del trabajador.Para la Coparmex, no es necesario disponer de los ahorros de los trabajadores para su retiro, por lo que insistió en la alternativa del “Salario Solidario”, la cual está enfocada a preservar el empleo de los mexicanos, sobre todo, de aquellos que perciben un menor ingreso.Se trata de una colaboración tripartita entre empresas, el Gobierno y los trabajadores que permita a las compañías contar con la liquidez necesaria para pagar la nómina de su plantilla laboral, evitar despidos y mantener a la empresa en activo.En su comunicado, la Confederación Patronal de la República Mexicana consideró que “es imperativo que el gobierno también sea solidario y que implemente recursos para proteger al empleo. Es tiempo de romper la alcancía presupuestal y poner también de su parte”, destacó.“Se calcula que cada minuto que pasa se pierden ocho empleos ¿Cuántos minutos más dejará pasar el gobierno para actuar en beneficio de los trabajadores? De haberse implementado el #SalarioSolidario el 20 de abril cuando presentamos la propuesta al presidente Andrés Manuel López Obrador, esta medida pudo haber protegido a al menos medio millón de trabajadores”, resaltó la Coparmex.En la conclusión del documento, la patronal mexicana recordó que estamos en una situación de emergencia sanitaria y económica “quizá, la más grave que ha atravesado el país en su historia reciente”.“Ante este contexto, nos enfrentamos ante una grave disyuntiva: la prioridad debe ser proteger la salud de los mexicanos, pero la crisis económica está empujando a millones a salir del encierro para retomar las actividades a pesar de todos los riesgos”.Es por eso que la Coparmex consideró que el gobierno federal debe actuar ya. “Es hora de mostrarse realmente solidario, la respuesta no debe ser que ‘el trabajador se rasque con su propia AFORE, la respuesta debe ser que el gobierno ponga también de su parte y rompa su ‘alcancía presupuestal’ para ofrecerle a los mexicanos una opción que les permita mantener el empleo”.Es por eso que, concluyó, el Salario Solidario es una medida totalmente asequible para el gobierno federal y que beneficiaría a casi 20 millones de trabajadores y el ingreso de sus familias.MÁS DE ESTE TEMA:Los dos millones de empleos de López Obrador: temporales y con bajos salariosBanco de México pronosticó una caída de la economía de hasta el 8.8% por COVID-19Ante crisis por COVID-19 Coparmex propone salario solidario sostenido por empresas y gobierno

Soluciones y oportunidades en el mercado laboral post Covid-19

Un empleado de limpieza trabaja en tareas de desinfección en la Estación de Constitución (Maximiliano Luna)Con un planeta que parece pausado, nuestro mundo sigue girando gracias a la tecnología. La pandemia ha revolucionado el modo en que nos relacionamos, la forma de trabajar, comprar, hacer ejercicio y hasta educar. Para ello, muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajo. Algunas de ellas para subsistir, otras para reinventarse y unas pocas para seguir liderando el mercado porque ya venían trabajando en temas de transformación digital.Hoy vivimos en un mundo en constante cambio y con tecnología que evoluciona a gran velocidad. La relación con esta no puede ser opcional y eso se ha evidenciado en la contingencia que vivimos actualmente en el mundo entero. Por consiguiente, el perfil de los profesionales tampoco; ellos deben adaptarse para aprovechar las oportunidades que se presenten en este nuevo escenario mucho más digital y convergente. El Covid-19 sólo reforzó lo que ya se sabía: la tecnología y la cuarta revolución industrial ya están aquí y han redefinido el mundo del trabajo. Muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajoPor su parte, el sector de la educación es el que más rápido se está transformado a través de la virtualidad y tiene muchos desafíos por delante que determinarán que esta modalidad funcione para todos. Pero no es el único ámbito en ver los resultados de la transformación tecnológica, la salud podría verse favorecida con la aplicación del Big Data y IoT para detección, prevención, chequeo y tratamiento, así como de la atención médica remota para la comunicación entre profesionales y pacientes. Si se trata de evitar el contacto físico con los enfermos, los hospitales podrían beneficiarse de la robótica para la desinfección de zonas quirúrgicas, por ejemplo. De la misma manera, la impresión 3D podría ayudar a producir insumos a un menor costo.Por otro lado, la movilidad y la logística también se vieron afectadas por el coronavirus. Probablemente, esto signifique orientar la transformación digital hacia la automatización de muchos sistemas mediante drones y vehículos de guiado automático.Otro rubro es el energético, con demandas de los hogares entre un 25 a 35% que se reflejan en las facturas. Se requerirá la instalación de soluciones en aislamiento térmico, electrodomésticos de bajo consumo y soluciones inteligentes de ahorro de energía con programas de identificación de consumo, entre otros. La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otrasTambién podemos hacer referencia a la tecnología al servicio de la higiene. Algunas de las medidas y recomendaciones sanitarias que se han impuesto seguirán durante un tiempo. Esto favorecerá la estandarización de diferentes tipos de tecnologías o componentes que eviten el contacto con superficies (puertas automáticas, ascensores activados por voz, interruptores con manos libres) y que permitan la autolimpieza regular.La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otras. De la misma manera, un sistema de datos biométricos podría colaborar en la prevención de brotes y contagios al restringir el ingreso a edificios públicos o conocer la geolocalización de los medios de transporte. Por su parte, la realidad virtual y la realidad aumentada podrían incorporarse a la venta de viajes, e incluso, en el mundo de los eventos, como conciertos.Es esperable que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personasLa implementación de la inteligencia artificial y de los modelos analíticos permiten conocer cuáles son las necesidades de los clientes. Es esperable, entonces, que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personas. Por ejemplo, una máquina de café puede volver a comprar el producto favorito del propietario al agotarse. Las compañías también podrían valerse de los datos para implementar la opción de un envío anticipado.Hoy resulta fundamental entender cómo se vinculan los tres lados del triángulo: sociedad, economía y tecnología. La gran influencia de la informática dio comienzo a la llamada “sociedad del conocimiento”, lo que originó nuevos puestos de trabajos y trabajadores antes no previsibles. El proceso de transformación digital post-coronavirus sólo demarcará la importancia que tienen las tecnologías para ayudarnos a sobrevivir en un mundo cada vez más digital.El autor es director Consultoría y Diseño de InterNexa Argentina