En su discurso, Máximo Kirchner elogió a Massa: “Con Sergio, el Frente de Todos toma dimensión institucional”

(Infobae)

“Señor presidente, propongo formalmente al diputado nacional electo Sergio Tomás Massa como presidente de esta honorable Cámara de Diputados de la Nación”. Con esas palabras, y tras un comienzo en el que se permitió una “licencia personal”, Máximo Kirchner cerró su primer discurso como presidente del bloque del Frente de Todos.

Luego de que Máximo Kirchner tomara la palabra, y tal como lo marca el protocolo, el resto de los presidentes de bloque de Diputados (Mario Negri por Juntos por el Cambio; Graciela Camaño por Interbloque Federal; José Ramón por Unidad Federal para el Desarrollo; Alma Sapag por Movimiento Popular Neuquino; Ricardo Welbach por el Frente de la Concordia de Misiones), salvo el Frente de Izquierda, aceptaron la propuesta del líder de La Cámpora y quedó formalizada la titularidad de la Cámara baja del ex intendente de Tigre.

Antes del comienzo de su discurso, Máximo Kirchner pidió tomarse “una licencia personal” y a continuación le mandó “un saludo a mi hijo que está en Río Gallegos, no pudo estar (en la jura) porque terminaba el jardín, así que un beso para Néstor Iván… son cuestiones que aprendí de muy pequeño”, cerró en referencia a su vida como hijo de un matrimonio que incursionó en la política desde antes de su nacimiento.

“La persona que vamos a proponerle al resto de la Cámara la conozco desde hace 15 años, desde la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia. Estuvo al frente de la Anses, fue intendente de Tigre, jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner. Compartí muchos momentos políticos y otros más íntimos, que muchas veces se daban por aquellos años”, detalló Kirchner en el arranque.

Máximo Kirchner y Sergio Massa en Diputados (Frente de Todos)
Máximo Kirchner y Sergio Massa en Diputados (Frente de Todos)

En esa línea, aseguró que “a veces, las disputas políticas nos hicieron recorrer diferentes caminos, que de una manera u otra derivaron en la llegada de un plan económico que trajo a la Argentina nada de lo que había sido prometido en campaña, y sí mucha tristeza, desesperanza y desilusión”.

“En esta cámara nos volvimos a encontrar, volvimos a conversar, incluso en muchas sesiones tuvimos posiciones diferentes, pero nunca perdimos la capacidad de diálogo. Siempre tuvimos en claro que era una herramienta necesaria a medida que cada política económica propagaba las consecuencias sobre la gran mayoría de la sociedad”, detalló el presidente del bloque del Frente de Todos.

En tanto, Máximo Kirchner destacó que el futuro oficialismo tiene “una bancada con representantes de todas las provincias, que contiene a las organizaciones sociales, a los representantes de los trabajadores, a compañeros de las pymes y el cooperativismo, compañeras de la lucha que están llevando adelante las mujeres. Esta diversidad que tenemos como bloque, que proviene de una arquitectura electoral trabajada, discutida, debatida, ardua, hoy empieza a tomar, con la llegada a la presidencia de Sergio Massa, dimensión institucional”.

“Nada de esto fue construido ni para que él fuera presidente de la Cámara ni yo presidente del bloque. Venimos a cumplir la palabra empeñada en la campaña porque venimos de un no cumplimiento de las promesas de campaña”, afirmó Máximo Kirchner.

En ese sentido, destacó: “Los lugares muchas veces no importan, la política argentina es muy dinámica, cada vez que lo veo a Axel Kicillof pienso en el escrache que le hicieron en un Buquebús, cinco años después es el Gobernador de la provincia de Buenos Aires con el 52% de los votos”.

“Aprendamos a decirnos las cosas en la cara con mayor respeto. Eso, con la figura de Sergio en la presidencia, va a ser una garantía”, concluyó.

El resto de los discursos

Graciela Camaño (Gustavo Gavotti)
Graciela Camaño (Gustavo Gavotti)

A la hora de tomar la palabra, Graciela Camaño, titular del flamante Interbloque Federal y “madrina política” de Massa (fue su mano derecha en el Frente Renovador durante seis años), también elogió al nuevo presidente de Diputados: “La expectativa es seguir en la convivencia democrática que durante cuatro años pudimos compartir con Emilio Monzó, y a eso agregarle la vocación de trabajo que tiene Sergio. Capacidad de trabajo y gestión".

“Si juntamos las dos cosas vamos a tener un poder legislativo en serio, sino el pueblo va a seguir pensando que la puerta de Rivadavia es la puerta de todas las protestas y que acá adentro solo hay vagos”, agregó.

En esa línea, dijo que “hay que mejorar esos viejos tiempos del respeto entre nosotros, el trabajo en las comisiones, el trabajo de los asesores y que podamos producir legislación”.

Seguí leyendo:

Con el respaldo de Roberto Lavagna y Juan Schiaretti, se creó un interbloque “antigrieta” en la Cámara de Diputados

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coronavirus.- Netanyahu plantea un nuevo modelo de toma de decisiones ante la «situación de emergencia» del coronavirus

28/06/2020 28 June 2020, Israel, Tel Aviv: A woman takes part in an event to mark the annual Gay parade which was cancelled this year amid the spread of the coronavirus pandemic. Photo: Ilia Yefimovich/dpa POLITICA INTERNACIONAL Ilia Yefimovich/dpa (Ilia Yefimovich/dpa/)MADRID, 5 (EUROPA PRESS)El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha avisado este domingo que podría ser necesario un nuevo sistema de toma de decisiones al margen del habitual modelo parlamentario como medida de fuerza mayor, ante el aumento del número de infecciones en el país, que ha registrado en las últimas horas 803 nuevos casos tras rebasar el viernes el umbral de los 1.000 contagios diarios.El Gobierno ya ha vuelto a imponer algunas medidas de restricción previamente suspendidas, pero Netanyahu ha descrito las últimas 48 horas como una "situación de emergencia"."No podemos abordar la legislación de la Knesset (el Parlamento), como si todo fuera normal", ha señalado. "Queremos avanzar tanto en los medios para tomar decisiones como en la toma de decisiones en sí, para efectuarla a una escala y magnitud diferentes" para combatir el virus, ha señalado, sin dar más detalles."Estamos en medio de un nuevo ataque del coronavirus, un ataque muy fuerte que está aumentando y extendiéndose tanto en todo el mundo como aquí también", ha declarado el primer ministro en una reunión semanal de su Consejo de Ministros, celebrada este domingo.El gabinete se reunirá de nuevo este lunes el lunes para considerar la posibilidad de volver a imponer las restricciones nacionales contra el virus en el país, donde 29.366 han dado positivo y 330 han fallecido.Los expertos israelíes todavía no han entrado a valorar en profundidad estos aumentos de los contagios, que podrían atribuirse a un aumento del número de pruebas o, en el peor de los casos, a la excesiva aceleración de la reapertura del país.Por todo ello, el Gobierno israelí ha decidido volver a limitar a 50 el máximo de asistentes a reuniones públicas. En establecimientos pequeños, el límite se reduce a 20 personas.El primer ministro israelí ha considerado que la recuperación de estas restricciones es imprescindible para mantener la economía en marcha al tiempo que el país sigue luchando contra el coronavirus."El virus no se ha ido, todavía está aquí y coleando", avisó Netanyahu este viernes. "Por eso, he hecho hincapié en que la apertura de la economía depende de las pautas de salud", remachó.

Las claves de la oferta a los bonistas para cerrar un acuerdo por la deuda y evitar un juicio por default

Alberto Fernández y Martín Guzmán cuando juró como ministro de Economía. (@Martin_M_Guzman)Una conversación telefónica entre Alberto Fernández y Martín Guzmán sirvió ayer para ultimar los detalles de la oferta a los bonistas que hoy se publicará en el Boletín Oficial con la firma del Presidente, el ministro de Economía y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.La propuesta de reestructuración de 66.000 millones de dólares establece un equilibrio entre las aspiraciones de los fondos de inversión y la decisión política del gobierno de evitar un default. “Es lo que podemos ofrecer. Ni un peso más”, explicó Alberto Fernández en Olivos.Alberto Fernández y Guzmán ofrecen una iniciativa de reestructuración que aún no tiene los porcentajes de adhesión necesarios entre los acreedores privados para bloquear la posibilidad de una demanda por incumplimiento en los tribunales de Manhattan.En este sentido, el Presidente y su ministro mantuvieron ayer una conversación telefónica para ajustar la estrategia que permita cumplir con los porcentajes previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) que establecen los bonos emitidos durante las administraciones de Néstor Kirchner y Mauricio Macri.Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un 75 por ciento de las adhesiones en los bonos Kirchner y un 66 por ciento de adhesiones en los bonos Macri, la reestructuración de la deuda fracasó y Argentina va sin escalas a un nuevo juicio por default. “Una clave de la negociación es el tiempo”, explica el ministro de Economía a su staff. Y por eso ayer, junto al Presidente, se decidió que el lapso de negociación de la deuda se extenderá del 24 de julio hasta el 31 de agosto. En Estados Unidos y Europa iniciaron las vacaciones de verano, un circunstancia inevitable que sumada a la crisis de la pandemia complica la negociación con los bonistas que aún dudan de adherir a la propuesta que hoy se publicará en el Boletín Oficial. Si todavía no están los votos para cumplir con las CAC´s, al gobierno no le quedó otra alternativa que extender por seis semanas la ventana de negociación. Larry Fink, CEO de BlackRock, un poderoso fondo de inversión que es acreedor de la Argentina (Shannon Stapleton/)En términos financieros, la propuesta oficial se acercó con holgura a las aspiraciones y pretensiones de los acreedores privados. Fue una decisión política que asumió Alberto Fernández para lograr consenso entre los fondos de inversión y avanzar un paso más hacia un programa económico que sea respaldado por los países centrales y los organismos multilaterales de crédito.Esa meditada decisión presidencial chocó inesperadamente con BlackRock y su poderoso CEO Larry Fink, que tiene acceso ilimitado al Departamento del Tesoro, al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), a la Unión Europea (UE) y a la Casa Blanca. Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un acuerdo con BlackRock y Fink, la posible reestructuración corre peligro.El jefe de Estado y su ministro de Economía aún no terminan de entender por qué BlackRock combate la propuesta de Argentina sobre la deuda externa. Asumen que hay un problema de ego con un portfolio manager -que detesta a Guzmán-, pero a continuación añaden que abrieron otras líneas de comunicación con Fink -a través de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Galuccio- y que sirvieron de muy poco para encarrilar las conversaciones.Ante la reticencia de BlackRock, que influye en las acciones de los grupos de acreedores Ad Hoc y Exchange, Alberto Fernández y Guzmán diseñaron un táctica con final incierto: pretenden romper a esos bloques de bonistas, explicar que se puede encontrar un punto de consenso sin “vencedores ni vencidos” y cerrar un deal beneficioso para ambas partes.Desde esta perspectiva, el jefe de Estado y su ministro de Economía pueden demostrar que acercaron posiciones para lograr un acuerdo de reestructuración. La oferta que se publicará hoy tiene tres cláusulas que favorecen a los aliados de BlackRock y Fink:1. Reconoce los derechos de los fondos con bonos canjeados en 2005 y 2010. 2. Pagará los intereses devengados hasta el 31 de agosto de 2020, a los bonistas que adhieran a la última oferta que se registrará mañana en la SEC. En la primera oferta oficial, este beneficio económico no estaba previsto. 3. Abonará los cupones desde el 1 de septiembre de 2021, cuando en la oferta original se había establecido el 15 de noviembre de 2023. Kristalina Georgieva y Martín Guzmán durante su encuentro en Roma (Remo Casilli/)La predisposición del gobierno a cerrar un deal con los acreedores privados también implicó cruzar los límites de las recomendaciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda externa de la Argentina. Kristalina Georgieva, tras dos contactos telefónicos con Alberto Fernández y Guzmán, ordenó la redacción de un informe al staff del FMI que recomendara que el acuerdo con los fondos no debía establecer un Valor Presente Neto (VPN) de los bonos por encima de 49.90 dólares.El ministro de Economía explicó al jefe de Estado -hace dos semanas- que se debía aumentar el VPN sobre los bonos, si se pretendía llegar a un acuerdo con los acreedores privados para evitar un juicio por default. Alberto Fernández estuvo de acuerdo con la recomendación de Guzmán y, a partir de ese momento, en el Palacio de Hacienda se trabajó en un nuevo Valor Presente Neto (VPN) que permita sumar adhesiones a la propuesta oficial.Guzmán comentó sobre la decisión de elevar el VPN a las autoridades del FMI, y sin reclamos a la vista, ordenó a su staff que se pusieran a modelizar una nueva ecuación para acercar posiciones con los fondos de inversión. De ese trabajo técnico, ejecutado en los últimos 15 días, se llegó a las siguientes cláusulas que se publicaran hoy en el Boletín Oficial:1. El Valor Presente Neto (VPN) estará cerca del 53.4 dólares por cada lámina de cien dólares. Y en el caso de los bonos Exchange, superará los 57 dólares por cada lámina de 100 dólares.2. Se establece el concepto de Minimun Participation: si no se llega al 60 por ciento de las CAC´s no se firma el canje y todo se vuelve a negociar.3. La quita de capital, que era promedio del 5 por ciento, ahora será de cero para los bonos Exchange y del 3 por ciento para el resto de los títulos soberanos. La oferta oficial de la Argentina se registrará mañana en la SEC, y habrá un plazo de negociación que se extenderá hasta el 31 de agosto. Alberto Fernández y Guzmán tienen expectativa de cerrar un acuerdo con los acreedores privados. Reconocen que será complicado con los bonos M -se necesita el 66 por ciento de las CAC´s) y muy complicado con los bonos K (establecen el 75 por ciento de las CAC´s).“Ahora vamos a la cancha. Se acabaron las especulaciones”, opinó el Presidente en Olivos. Y completó: hicimos todo para acordar y evitar el default”.