Después de viruela y malaria, indígenas de Brasil temen que coronavirus sea la próxima importación letal

Por Anthony Boadle

BRASILIA, 25 mar (Reuters) – Cuando los europeos llegaron por primera vez a la selva amazónica, su viruela diezmó las tribus locales. Luego, los recolectores de caucho, los mineros que buscaban oro y los colonos llevaron malaria, sarampión e influenza.

Ahora, muchos de los 850.000 indígenas de Brasil, temiendo la amenaza de la pandemia de coronavirus, están instando a los funcionarios a expulsar de sus tierras a los forasteros que podrían introducir la enfermedad.

"Exigimos la remoción inmediata de todos los intrusos, mineros, madereros, cazadores furtivos, narcotraficantes, acaparadores de tierras, misioneros y turistas que pueden ser vectores de transmisión", dijo Nara Baré, directora de la Coordinación de Organizaciones Indígenas de la Amazonía (COIAB).

En los tramos superiores del Río Negro, en la frontera con Colombia y Venezuela, las comunidades indígenas han cerrado las pistas de aterrizaje y han cortado el acceso a sus tierras en reservas para todos los no nativos que llegan en barco desde la ciudad brasileña de Manaos, en las profundidades del Amazonas.

Expertos en salud y grupos indígenas están pidiendo especialmente que unos 20.000 mineros de oro informales sean expulsados de Yanomami. La reserva es la más grande del país y se ubica en la frontera con Venezuela, donde las tribus han sido golpeadas por la malaria llevada por los intrusos.

La nueva amenaza viral se da al mismo tiempo que la promesa del presidente del país, Jair Bolsonaro, de explotar económicamente el Amazonas y revisar el estatus de tierras protegidas de las reservas donde viven más de 300 tribus.

Bolsonaro, un excapitán del ejército y de extrema derecha, ha dejado a la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) en manos de los intereses del sector agrícola y aboga por los misioneros cristianos ansiosos por evangelizar a las tribus.

En respuesta a los llamados de los líderes tribales, grupos de derechos humanos y fiscales federales, FUNAI suspendió el lunes todos los contactos con las tribus más aisladas de Brasil.

Hasta ahora, la Secretaría Especial de Salud Indígena (SESAI) ha reportado sólo cuatro casos sospechosos de coronavirus en comunidades indígenas. Solo uno de ellos está en la Amazonía.

Aun así, muchas tribus están ansiosas, recordando epidemias que asolaron a las poblaciones nativas. El sarampión mató a miles de indígenas brasileños en el siglo pasado; la influenza tuvo un alto costo cuando la dictadura militar decidió abrir la selva con caminos en la década de 1970.

ACCESO PRECARIO A LA SALUD, ESTILOS DE VIDA COMUNITARIOS

El acceso a los servicios médicos sigue siendo un desafío para las tribus remotas del Amazonas, que a menudo deben navegar días por el río para ver a un doctor.

La forma de vida en las aldeas comunales bajo grandes estructuras de paja también aumenta el riesgo de contagio si un solo miembro contrae el nuevo coronavirus.

"Aislar a las personas sería un gran desafío ya que viven en casas grandes habitadas por muchas personas", dijo Douglas Rodrigues, médico con 30 años de experiencia en la reserva de Xingu.

"Sus hábitos son diferentes. Comen con las manos y comparten muchos objetos: formas de transmisión que principalmente están propagando el virus en esta pandemia", dijo por teléfono. Añadió que no siempre cuentan con jabón para lavarse las manos.

En 2106, el H1N1 provocó el deceso de cientos de indígenas, principalmente de la tribu guaraní en el sur, más frío, de Brasil, donde aproximadamente la mitad de ellos se contagiaron.

Los expertos en salud temen que el coronavirus se propague más rápido entre personas cuyos sistemas inmunes a menudo ya están debilitados por la desnutrición, la hepatitis B, la tuberculosis y la diabetes.

Alrededor de un tercio de las muertes de indígenas en Brasil son causadas por enfermedades respiratorias existentes, que han sido un factor de complicación en la pandemia de coronavirus, dijo Rodrigues.

Si bien el acceso a los servicios médicos es más fácil en el rico sur de Brasil, los miembros de la tribu están más expuestos al virus allí porque están más integrados en la sociedad brasileña, trabajan en el sector de la construcción o como sirvientas para ganarse la vida porque ya no pueden plantar alimentos ni cazar tan cerca de las zonas urbanas.

Un peligro potencial es la transmisión del virus por parte de los indígenas que regresan a refugiarse en sus aldeas en la Amazonía sin saber si están infectados o no, según Andrey Moreira, médico y experto en salud pública de Fiocruz, el principal laboratorio de investigación biomédica de Brasil.

(Reporte de Anthony Boadle. Editado en español por Janisse Huambachano)

Publicite con nosotros!

Chequea también

Mapa del coronavirus en México: ya son 717casos, CDMX y Edomex sumaron 27 casos cada uno, mientras Jalisco 13, en 24 hrs.

Las autoridades sanitarias de México informaron este viernes que ya son 717 casos confirmados de coronavirus en territorio nacional, donde se acumulan 12 decesos hasta ahora por el padecimiento. Es el crecimiento más grande desde que el COVID-19 llegó al país a finales de febrero.La Ciudad de México y el Estado de México sumaron 27 casos cada uno en 24 horas, mientras que Jalisco 13 en este periodo.Y es que, en 24 horas, la cifra creció en 132 casos confirmados y se registraron cuatro muertes más con respecto al jueves. Además, ya se acumulan 2,475 sospechosos y 3,542 negativos.El 57% de los casos confirmados son hombres y el 43% son mujeres. De ellos, son el 11% los que han sido hospitalizados y el 89% ambulatorios. Entre los que se encuentran en un hospital, el 63% está clasificado como estable, el 30% grave y el 7% ha requerido hospitalización.Entre las personas que perdieron la vida por este padecimiento, 83% son hombres y 17% son mujeres. Más del 56% de las víctimas padecían obesidad. La mitad de los fallecidos, además padecía hipertensión y diabetes.“Para evitar llegar a un pico alto necesitamos quedarnos en casa y cuidar a los mayores”, reiteró Víctor Hugo Borja, director de prestaciones médicas del Instituto del Seguro Social (IMSS). “Si se achatará la curva (de contagios) dependerá de la gravedad de los casos que se vayan presentando y la carga que tengan los servicios de salud”, añadió.Si quiere estar al tanto de lo más importante sobre coronavirus regístrese aquí y le enviaremos las noticias al instante.“En España e Italia son poblaciones más viejas que en México, es una ventaja que seamos una población más joven. La desventaja es que el número de habitantes por hogar es mayor aquí, tenemos familias extendidas, lo más importante por eso es continuar con el distanciamiento social”, detalló el funcionario.Las autoridades sanitarias también confirmaron que la prueba del coronavirus se aplicará a todos los casos graves y a las defunciones que se consideren sospechosas. “Sólo se aplicarán las pruebas al 10% de los casos ambulatorios", indicaron. “Si aumentan los casos graves, aumentarán el número de pruebas, es innecesario tomar más muestras que las que indicamos”, señalaron.Además, indicaron que cinco personas infectadas con el coronavirus en el IMSS: la mayoría de ellas asociados con diferentes viajes al exterior y “un integrante del personal de salud que se infectó cuidando a un paciente confirmado en su práctica privada”.Cuestionados sobre si la Jornada Nacional de Sana Distancia se ampliará más allá del 19 de abril, debido a que está previsto que la fase 3 inicie durante esos días y que el pico se pueda presentar un par de semanas después, las autoridades sanitarias dijeron que “se evaluará dependiendo el comportamiento de la epidemia”.“Va a coincidir con la fase 3, entonces debemos evaluar completamente cómo se encuentra la epidemia en el país”, señalaron.Asimismo, agregaron que no se espera que la pandemia de coronavirus impacte al mismo tiempo en todo el territorio mexicano. “Primero ocurrirá en las grandes urbes y áreas metropolitanas y después en otras zonas”, adelantaron, poniendo de ejemplo la contingencia por influenza en 2009.“En ese momento tuvimos un pico grande en Ciudad de México, pero no al mismo tiempo que Yucatán, es vino después, y el resto del país al final de año. No se espera que todo el país se ‘prenda’, como en Europa no se prendió al mismo tiempo en todos los países”, describieron.Y es que México entró el martes en la fase 2 de la epidemia, con la que endureció las medidas de mitigación, prevención y Sana Distancia con las que ya había comenzado hace un par de semanas, en vísperas de este cambio.Estas son algunas de las recomendaciones de la Secretaría de Salud (Foto: Twitter/ @SSalud_mx)Además, el gobierno federal suspendió desde este jueves sus actividades, con excepción de los rubros esenciales, como seguridad, salud, energía y servicios de limpieza.Además, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, indicó que desde la entrada de la fase 2 solicitaron a todas las empresas y organizaciones que suspendieran también todo el trabajo que impliquen la movilización de personas desde sus hogares hasta los sitios de trabajo para quienes puedan trabajar de forma remota.“Si no es así, organicen rondas de trabajo, guardias o alternen horarios para que menos gente se movilice cada día y el número de personas en las oficinas sea menor”, dijo. Con el cierre del gobierno federal, prácticamente toda la actividad de los tres poderes el estado estará suspendida, aunque no así sus actividades esenciales. Esto debido a que el Congreso, tanto la Cámara de Diputados como el Senado, y en el Poder Judicial la Suprema Corte, el Consejo de la Judicatura Federal y el Tribunal Electoral, suspendieron sus sesiones hasta nuevo aviso por el coronavirus.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Coronavirus en México: cinco trabajadores del IMSS fueron contagiados de COVID-19Qué efectos tendrán en mi empleo las medidas anunciadas por el gobiernoCoronavirus en México: la pesadilla apenas empieza para el CJNG y La Unión Tepito“Hay que aguantar, hay que mantener el retiro”; AMLO llamó a doblegar esfuerzos contra el coronavirus

Clubes Santos y Atlas en México diferirán salario a futbolistas por coronavirus

CIUDAD DE MÉXICO, 27 mar (Reuters) - Grupo Orlegi, dueño de los clubes de fútbol Santos Laguna y Atlas en México, diferirá temporalmente los salarios de su personal, incluidos los jugadores, como parte de un plan de contingencia ante el impacto económico que ha causado la pandemia de coronavirus, que ha provocado más de 24,000 muertes en todo el mundo.Grupo Orlegi se unió a los clubes españoles Barcelona y Atlético de Madrid que decidieron reducir los salarios a sus jugadores."Este plan de contingencia, entre otras acciones, considera diferir temporalmente una porción de compensaciones para ser entregados nuevamente una vez que se restablezca la normalidad en la Liga MX. Este acuerdo está diseñado para solventar la coyuntura y mantener en el mediano y largo plazo la solidez del colectivo Orlegi", informó el viernes el grupo en un comunicado."Queremos hacer énfasis en reconocer y agradecer la responsabilidad, solidaridad, empatía y compromiso que todos nuestros jugadores y cuerpos técnicos han demostrado ante la situación", agregó.El plan también aplicará para el equipo de la liga de ascenso, Tampico Madero, que también pertenece a Grupo Orlegi.En México, la crisis del coronavirus ha dejado 585 contagiados y ocho muertos."Mi respeto, orgullo y admiración por la voluntad, responsabilidad y consciencia con la que nuestros jugadores y cuerpos técnicos han actuado ante esta crisis sanitaria. Gracias por la confianza", publicó en sus redes sociales el presidente de Grupo Orlegi, Alejandro Irarragorri.El torneo Clausura del fútbol mexicano fue suspendido el 15 de marzo tras finalizar la décima jornada, que se disputó sin público.Los "Guerreros" de Santos ocupan el tercer lugar general con 17 puntos, mientras que los "Rojinegros" del Atlas se ubican en el penúltimo sitio con nueve unidades.(Reporte de Carlos Calvo Pacheco)