22-M: Día clave para el canje de la deuda argentina, con riesgo de «default»

En la imagen un del ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, quien espera que en las próximas horas el Gobierno publique el decreto que prolonga el plazo de adhesión a la oferta de canje. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
En la imagen un del ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, quien espera que en las próximas horas el Gobierno publique el decreto que prolonga el plazo de adhesión a la oferta de canje. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
(EFEI0023/)

Buenos Aires, 21 may (EFE).- Argentina afrontará mañana viernes una fecha clave porque vence el plazo para adherir a su oferta de canje de deuda bajo ley extranjera por 66.239 millones de dólares, aunque con grandes posibilidades de extender el período de negociaciones, y a la vez podría entrar en una suspensión de pagos selectiva si no paga un vencimiento pendiente.
Este viernes caduca el período de gracia de 30 días al que se acogió el país suramericano al no pagar en abril un vencimiento de intereses por 500 millones de dólares de tres bonos incluidos en la oferta y todo indica que Buenos Aires ha decidido no regularizar esa situación.
Pero el Gobierno argentino apuesta a que el "default" técnico en el que entraría mañana tenga poco peso real y no implique una denuncia judicial si entretanto logra avanzar a paso firme en las negociaciones con los acreedores privados y llegar pronto a un acuerdo de reestructuración de su deuda.
NUEVA EXTENSIÓN DEL PLAZO PARA EL CANJE
El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, anticipó esta semana que "hay una gran chance de que el deadline (fecha límite) sea extendido" y se espera que en las próximas horas el Gobierno publique el decreto que prolonga el plazo de adhesión a la oferta de canje.
El plazo inicial para que los acreedores privados aceptaran la propuesta de canje de Argentina vencía el 8 de mayo, pero el Gobierno de Alberto Fernández, ante el bajo nivel de adhesión obtenido, decidió prorrogarlo hasta este viernes.
La propuesta presentada por Argentina prevé un período de gracia de tres años, es decir, empezar a pagar recién en 2023 cupones (intereses) con un tasa inicial del 0,5 %, que se incrementaría paulatinamente hasta un interés promedio del 2,33 % y una tasa máxima de 4,875 %.
La oferta implica además una quita del 5,4 % sobre el stock adeudado, que equivale a reducir el capital en 3.600 millones de dólares; y una rebaja de intereses del 62 %, que representa unos 37.900 millones de dólares menos.
La propuesta, avalada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), recibió días atrás un fuerte respaldo de más de 130 economistas de prestigio internacional, entre ellos Joseph Stiglitz, Edmund Phelps y la nueva economista jefe del Banco Mundial Carmen Reinhart.
Los expertos hicieron un llamado público a los acreedores a aceptar la oferta porque consideran que "la reestructuración de la deuda privada de Argentina resulta esencial" y sentará un precedente positivo para el sistema financiero internacional en su totalidad.
GOBIERNO Y ACREEDORES ACERCAN POSICIONES
Luego del rechazo inicial de diversos grupos de acreedores liderados por poderosos fondos de inversión como BlackRock, Fideliity, Ashmore, Monarch y Gramercy, el Ejecutivo argentino recibió la semana pasada tres contrapropuestas.
"Estamos en medio de una negociación, las dos partes están trabajando para alcanzar un acuerdo. Somos flexibles. Si hay ideas diferentes que sean consistentes y busquen recuperar la sostenibilidad, estamos dispuestos a escucharlas", aseguró Guzmán en declaraciones difundidas por el Ministerio de Economía.
Las contraofertas coinciden en un período de gracia menor y tasas de interés mayores a las ofrecidas por Argentina.
Y en las últimas horas se conoció una versión acerca de que la compañía de inversiones estadounidense BlackRock, uno de los principales propietarios de títulos soberanos argentinos, sugirió al denominado Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos -integrado por una decena de fondos- que acepten mayores pérdidas con el fin de alcanzar un acuerdo con la nación suramericana.
El presidente argentino, Alberto Fernández, reafirmó la "voluntad de pago" de la deuda pero busca, dentro del marco de los contratos existentes, un perfil de endeudamiento sostenible que "no atente contra un sendero de crecimiento sustentable" que mejore la capacidad de repago futura.
La pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 profundizó la recesión económica que sufre desde hace dos años Argentina, con un desplome del 11,5 % interanual de la actividad en marzo según los últimos datos oficiales y un pronóstico muy pesimista para todo 2020, con el consiguiente deterioro de los indicadores sociales que ya muestran que más de un tercio de la población se encuentra bajo la línea de pobreza.
ASOMA UNA NUEVA FECHA LÍMITE
El 30 de junio podría convertirse en la nueva fecha límite para el Gobierno argentino, ya que en esa fecha deberá pagar un vencimiento de 566 millones de dólares del bono Discount.
Esto le daría tiempo suficiente al Ejecutivo para avanzar en las negociaciones con los acreedores privados y cerrar un acuerdo.
El clima en los mercados cambió y en los últimos días regresó el optimismo, con resultados positivos en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la caída de la tasa de riesgo de Argentina y el descenso de la cotización del dólar en sus diferentes variantes, incluido el mercado informal, entre otros indicadores que modificaron su tendencia pese al complejo contexto económico y social que vive el país suramericano.
El resultado de este canje será además determinante para los próximos pasos que tiene pendiente el Ejecutivo argentino: la negociación del pago del multimillonario crédito que le otorgó en 2018 el FMI y la reestructuración de la deuda en dólares bajo ley argentina.
La deuda pública del país ascendía a finales de abril pasado a 323.192,6 millones de dólares, cerca de un 89,5 % del PIB, de acuerdo a datos oficiales.
El mayor acreedor es el propio Estado argentino ya que un 40 % de la deuda es con agencias del sector público, mientras que un 37,3 % es con acreedores privados, divididos en miles de inversores particulares e institucionales de Argentina y del exterior.
En tanto, el endeudamiento con organismos multilaterales y el de tipo bilateral, con diversos países, representa un 22,7 % del total, con fuerte protagonismo del FMI porque es el acreedor externo al que más le debe Argentina, por préstamos a devolver que ascendían a 43.604 millones de dólares a finales de abril.
Cecilia Caminos

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coparmex rechazó iniciativa de Morena para que trabajadores retiren dinero de su Afore, tras perder empleo por COVID-19

Gustavo Hoyos ha criticado al presidente respecto a su accionar frente a la pandemia del Covid-19. (Foto: Especial)La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó la iniciativa de Morena en la Cámara de Diputados la cual propone que los trabajadores que perdieron su empleos a causa del del COVID-19, puedan retirar hasta 13,307 pesos de su Afore.A través de un comunicado difundido en Twitter, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, aseguró que “la iniciativa de Morena preocupa porque, de nueva cuenta, el gobierno hace que sea el propio trabajador el que cargue con el mayor peso en la crisis que estamos experimentando”.Gustavo De Hoyos aseguró que lo que Morena pretende ofrecer como un “Ingreso Mínimo Emergente” se traduce en que el trabajador “se rasque con su propia Afore”.De Hoyos Walther detalló que es muy importante que el gobierno especifique cómo se van a resarcir esos recursos, ya que de no ser restituidos, significarán menos fondos para el futuro y vejez del trabajador.Para la Coparmex, no es necesario disponer de los ahorros de los trabajadores para su retiro, por lo que insistió en la alternativa del “Salario Solidario”, la cual está enfocada a preservar el empleo de los mexicanos, sobre todo, de aquellos que perciben un menor ingreso.Se trata de una colaboración tripartita entre empresas, el Gobierno y los trabajadores que permita a las compañías contar con la liquidez necesaria para pagar la nómina de su plantilla laboral, evitar despidos y mantener a la empresa en activo.En su comunicado, la Confederación Patronal de la República Mexicana consideró que “es imperativo que el gobierno también sea solidario y que implemente recursos para proteger al empleo. Es tiempo de romper la alcancía presupuestal y poner también de su parte”, destacó.“Se calcula que cada minuto que pasa se pierden ocho empleos ¿Cuántos minutos más dejará pasar el gobierno para actuar en beneficio de los trabajadores? De haberse implementado el #SalarioSolidario el 20 de abril cuando presentamos la propuesta al presidente Andrés Manuel López Obrador, esta medida pudo haber protegido a al menos medio millón de trabajadores”, resaltó la Coparmex.En la conclusión del documento, la patronal mexicana recordó que estamos en una situación de emergencia sanitaria y económica “quizá, la más grave que ha atravesado el país en su historia reciente”.“Ante este contexto, nos enfrentamos ante una grave disyuntiva: la prioridad debe ser proteger la salud de los mexicanos, pero la crisis económica está empujando a millones a salir del encierro para retomar las actividades a pesar de todos los riesgos”.Es por eso que la Coparmex consideró que el gobierno federal debe actuar ya. “Es hora de mostrarse realmente solidario, la respuesta no debe ser que ‘el trabajador se rasque con su propia AFORE, la respuesta debe ser que el gobierno ponga también de su parte y rompa su ‘alcancía presupuestal’ para ofrecerle a los mexicanos una opción que les permita mantener el empleo”.Es por eso que, concluyó, el Salario Solidario es una medida totalmente asequible para el gobierno federal y que beneficiaría a casi 20 millones de trabajadores y el ingreso de sus familias.MÁS DE ESTE TEMA:Los dos millones de empleos de López Obrador: temporales y con bajos salariosBanco de México pronosticó una caída de la economía de hasta el 8.8% por COVID-19Ante crisis por COVID-19 Coparmex propone salario solidario sostenido por empresas y gobierno

Soluciones y oportunidades en el mercado laboral post Covid-19

Un empleado de limpieza trabaja en tareas de desinfección en la Estación de Constitución (Maximiliano Luna)Con un planeta que parece pausado, nuestro mundo sigue girando gracias a la tecnología. La pandemia ha revolucionado el modo en que nos relacionamos, la forma de trabajar, comprar, hacer ejercicio y hasta educar. Para ello, muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajo. Algunas de ellas para subsistir, otras para reinventarse y unas pocas para seguir liderando el mercado porque ya venían trabajando en temas de transformación digital.Hoy vivimos en un mundo en constante cambio y con tecnología que evoluciona a gran velocidad. La relación con esta no puede ser opcional y eso se ha evidenciado en la contingencia que vivimos actualmente en el mundo entero. Por consiguiente, el perfil de los profesionales tampoco; ellos deben adaptarse para aprovechar las oportunidades que se presenten en este nuevo escenario mucho más digital y convergente. El Covid-19 sólo reforzó lo que ya se sabía: la tecnología y la cuarta revolución industrial ya están aquí y han redefinido el mundo del trabajo. Muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajoPor su parte, el sector de la educación es el que más rápido se está transformado a través de la virtualidad y tiene muchos desafíos por delante que determinarán que esta modalidad funcione para todos. Pero no es el único ámbito en ver los resultados de la transformación tecnológica, la salud podría verse favorecida con la aplicación del Big Data y IoT para detección, prevención, chequeo y tratamiento, así como de la atención médica remota para la comunicación entre profesionales y pacientes. Si se trata de evitar el contacto físico con los enfermos, los hospitales podrían beneficiarse de la robótica para la desinfección de zonas quirúrgicas, por ejemplo. De la misma manera, la impresión 3D podría ayudar a producir insumos a un menor costo.Por otro lado, la movilidad y la logística también se vieron afectadas por el coronavirus. Probablemente, esto signifique orientar la transformación digital hacia la automatización de muchos sistemas mediante drones y vehículos de guiado automático.Otro rubro es el energético, con demandas de los hogares entre un 25 a 35% que se reflejan en las facturas. Se requerirá la instalación de soluciones en aislamiento térmico, electrodomésticos de bajo consumo y soluciones inteligentes de ahorro de energía con programas de identificación de consumo, entre otros. La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otrasTambién podemos hacer referencia a la tecnología al servicio de la higiene. Algunas de las medidas y recomendaciones sanitarias que se han impuesto seguirán durante un tiempo. Esto favorecerá la estandarización de diferentes tipos de tecnologías o componentes que eviten el contacto con superficies (puertas automáticas, ascensores activados por voz, interruptores con manos libres) y que permitan la autolimpieza regular.La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otras. De la misma manera, un sistema de datos biométricos podría colaborar en la prevención de brotes y contagios al restringir el ingreso a edificios públicos o conocer la geolocalización de los medios de transporte. Por su parte, la realidad virtual y la realidad aumentada podrían incorporarse a la venta de viajes, e incluso, en el mundo de los eventos, como conciertos.Es esperable que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personasLa implementación de la inteligencia artificial y de los modelos analíticos permiten conocer cuáles son las necesidades de los clientes. Es esperable, entonces, que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personas. Por ejemplo, una máquina de café puede volver a comprar el producto favorito del propietario al agotarse. Las compañías también podrían valerse de los datos para implementar la opción de un envío anticipado.Hoy resulta fundamental entender cómo se vinculan los tres lados del triángulo: sociedad, economía y tecnología. La gran influencia de la informática dio comienzo a la llamada “sociedad del conocimiento”, lo que originó nuevos puestos de trabajos y trabajadores antes no previsibles. El proceso de transformación digital post-coronavirus sólo demarcará la importancia que tienen las tecnologías para ayudarnos a sobrevivir en un mundo cada vez más digital.El autor es director Consultoría y Diseño de InterNexa Argentina