Japón aplanó la curva del coronavirus sin cuarentenas ni testeos masivos

Así lucen los supermercados de Tokio
Así lucen los supermercados de Tokio (Issei Kato/)

El estado de emergencia de Japón está llegando a su fin con nuevos casos de coronavirus disminuyendo a sólo docenas. Llegó allí a pesar de ignorar en gran medida el libro de jugadas por defecto.

No se impusieron restricciones a los movimientos de los residentes, y los negocios desde restaurantes hasta peluquerías permanecieron abiertos. No se desplegaron aplicaciones de alta tecnología que rastrearan los movimientos de la gente. El país no tiene un centro de control de enfermedades. Y aún cuando se exhortó a las naciones a “testear, testear y testear”, Japón ha realizado pruebas de diagnóstico a sólo el 0,2% de su población, uno de los índices más bajos entre los países desarrollados.

Sin embargo, la curva se ha aplanado, con la cifra de muertes muy por debajo de 1.000, de las menores entre las naciones desarrolladas del Grupo de los Siete. En Tokio, su denso centro, los casos han bajado a un solo dígito la mayoría de los días. Mientras que la posibilidad de una segunda ola de infección más severa está siempre presente, Japón ha entrado y está listo para salir de su emergencia en sólo semanas, con el estatus ya levantado para la mayor parte del país y probablemente salga completamente tan pronto como el lunes.

Analizar cómo Japón desafió las probabilidades y contuvo el virus mientras ignoraba el libro de jugadas usado por otros países exitosos se ha convertido en una conversación nacional. Sólo hay una cosa en la que estamos de acuerdo: que no hubo ninguna bala de plata, ningún factor que marcara la diferencia.

“Con sólo mirar las cifras de mortalidad, se puede decir que Japón tuvo éxito”, dijo Mikihito Tanaka, profesor de la Universidad de Waseda especializado en comunicación científica, y miembro de un grupo de asesoramiento público de expertos en el virus. “Pero ni siquiera los expertos saben la razón”.

En una lista ampliamente compartida se reunieron 43 posibles razones citadas en los informes de los medios de comunicación, que iban desde una cultura de uso de máscaras y una tasa de obesidad famosamente baja hasta la decisión relativamente temprana de cerrar las escuelas. Entre las sugerencias más extravagantes se incluye una afirmación de que los hablantes de japonés emiten menos gotas potencialmente cargadas de virus al hablar en comparación con otros idiomas.

Rastreo de contactos

Los expertos consultados por Bloomberg News también sugirieron una miríada de factores que contribuyeron al resultado, y ninguno pudo señalar un paquete de políticas singular que pudiera ser replicado en otros países.

No obstante, estas medidas todavía ofrecen lecciones a largo plazo para los países en medio de la pandemia que pueden durar todavía años.

Era fundamental una respuesta temprana de la población a las crecientes infecciones. Si bien se ha criticado al gobierno central por su lentitud en la adopción de medidas de política, los expertos elogian el papel de los rastreadores de contactos del Japón, que pasaron a la acción después de que se descubrieran las primeras infecciones en enero. La rápida respuesta fue posible gracias a una de las ventajas incorporadas de Japón: sus centros de salud pública, que en 2018 emplearon a más de la mitad de las 50.000 enfermeras de salud pública con experiencia en el rastreo de infecciones. En tiempos normales, estas enfermeras estarían rastreando infecciones más comunes como la gripe y la tuberculosis.

El centro de cuidados intensivos del Hospital Universitario Médico St. Marianna en Kawasaki, al sur de Tokio,
El centro de cuidados intensivos del Hospital Universitario Médico St. Marianna en Kawasaki, al sur de Tokio, (ISSEI KATO/)

"Es muy análogo, no es un sistema basado en aplicaciones como el de Singapur", dijo Kazuto Suzuki, un profesor de política pública de la Universidad de Hokkaido que ha escrito sobre la respuesta de Japón. "Pero sin embargo, ha sido muy útil".

Mientras que países como los Estados Unidos y el Reino Unido están empezando a contratar y capacitar a rastreadores de contacto mientras intentan reabrir sus economías, Japón ha estado rastreando el movimiento de la enfermedad desde que se encontró el primer puñado de casos. Estos expertos locales se centraron en hacer frente a los llamados grupos, o grupos de infecciones de un solo lugar, como clubes u hospitales, para contener los casos antes de que se salieran de control.

"Mucha gente dice que no tenemos un Centro de Control de Enfermedades en Japón", dijo Yoko Tsukamoto, profesora de control de infecciones en la Universidad de Ciencias de la Salud de Hokkaido, citando una queja frecuente sobre el manejo de infecciones en Japón. "Pero el centro de salud pública es una especie de CDC local".

La respuesta temprana también se vio impulsada por un acontecimiento poco probable. La batalla de Japón contra el virus captó por primera vez la atención internacional con su muy criticada respuesta al crucero Diamond Princess en febrero, que provocó cientos de infecciones. Sin embargo, se atribuye a la experiencia del barco el haber proporcionado a los expertos japoneses datos inestimables al principio de la crisis sobre cómo se propagó el virus, así como el haberlo catapultado a la conciencia pública.

Otros países todavía veían el virus como un problema ajeno, dijo Tanaka. Pero en Japón, el escrutinio internacional sobre las infecciones a bordo y el ritmo al que el virus corrió por todo el barco aumentó la conciencia y el reconocimiento de que lo mismo puede suceder en todo el país, dijo. "Para Japón, era como tener un coche en llamas justo fuera de tu casa."

Aunque se criticó la falta de liderazgo político, eso permitió que los médicos y los expertos en medicina pasaran a primer plano, lo cual se considera una práctica óptima para el manejo de las emergencias de salud pública. “Se podría decir que Japón ha tenido un enfoque dirigido por expertos, a diferencia de otros países”, dijo Tanaka.

También se atribuye a los expertos la creación de un mensaje fácil de entender para evitar lo que se conoce como las “Tres C”, es decir, espacios cerrados, espacios colmados de gente y entornos de contacto cercano, en lugar de mantenerse alejados de los demás por completo.

"El distanciamiento social puede funcionar, pero en realidad no ayuda a continuar con la vida social normal", dijo Suzuki de la Universidad de Hokkaido. "Las 'Tres C' son un enfoque mucho más pragmático y muy efectivo, mientras que tienen un efecto similar."

Diferente cepa

Los expertos en enfermedades infecciosas también señalaron otros factores determinantes, y Shigeru Omi, el jefe adjunto del grupo de expertos que asesora al gobierno japonés y antiguo jefe de la oficina de la OMS para el Pacífico Occidental, citó la conciencia de la salud del pueblo japonés como posiblemente el factor más importante.

También se ha planteado la posibilidad de que la cepa del virus que se está propagando en Japón pueda haber sido diferente, y menos peligrosa, a la que enfrentan otras naciones.

Los investigadores del Laboratorio Nacional de Los Álamos en los Estados Unidos estudiaron las variantes del coronavirus en una base de datos y encontraron una cepa del virus que se propagaba por Europa que tenía varias mutaciones que lo distinguían de la versión asiática, según un documento publicado a principios de mayo. Aunque el estudio no ha sido revisado por pares y ha suscitado algunas críticas, los hallazgos apuntan a la necesidad de estudiar más a fondo cómo cambia el virus.

Todavía quedan grandes preguntas sobre el verdadero alcance de la propagación del patógeno. En abril, un hospital de Tokio realizó pruebas en un puñado de pacientes no tuberculosos y descubrió que alrededor del 7% tenía el coronavirus, lo que demuestra el peligro de que falten portadores asintomáticos o leves que pueden convertirse en la fuente de un brote. Una prueba de anticuerpos en 500 personas en la capital sugirió que el verdadero brote podría ser casi 20 veces mayor que las cifras que se han mostrado. El rastreo de contactos analógicos se interrumpe cuando el número de infecciones es elevado, y los informes sobre personas que no pueden someterse a pruebas o incluso a tratamiento médico por síntomas similares a los de Covid salpicaron los medios sociales durante el punto álgido del brote.

Y el hecho es que la respuesta de Japón fue menos que perfecta. Mientras que la población total es mucho más pequeña, los vecinos asiáticos como Taiwán sólo tuvieron siete muertes confirmadas por el virus, mientras que Vietnam no tuvo ninguna.

"No se puede decir que la respuesta de Japón haya sido asombrosa", dijo Norio Sugaya, profesor visitante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Keio en Tokio y miembro de un panel de la Organización Mundial de la Salud que asesora sobre la influenza pandémica. "Si miras a los otros países asiáticos, todos ellos tenían una tasa de mortalidad que era aproximadamente 1/100 de los países occidentales."

EL guardia de seguridad del Banco de Japón, que siempre permaneció abierto
EL guardia de seguridad del Banco de Japón, que siempre permaneció abierto (KIM KYUNG-HOON/)

Comprando tiempo

Si bien es cierto que Japón ha evitado el peor de los resultados en materia de salud, el cierre holgado no ha protegido al país del impacto económico. Su economía, que ya está lidiando con el impacto de un aumento del impuesto a las ventas en octubre, oficialmente entró en recesión en los primeros tres meses del año. Los economistas han advertido que el segundo trimestre será el peor de los registrados, y el espectro de la deflación, que ha perseguido a la economía durante décadas, se cierne una vez más. El número de turistas se desplomó en un 99,9% en abril, después de que el país cerrara sus fronteras, frenando una industria en auge que había prometido ser un motor de crecimiento durante años. Como en otros países, las quiebras han aumentado considerablemente.

Incluso con el fin del estado de emergencia a la vista, las autoridades advierten que la vida no volverá a la normalidad. Cuando el número de casos disminuyó a principios de marzo, hubo optimismo público en cuanto a que lo peor ya había pasado, sólo para que los casos volvieran a aumentar y se activara la declaración de emergencia.

Si sigue una segunda ola más mortal, el factor de riesgo en Japón, que tiene la población más antigua del mundo, sigue siendo alto. El país ha aprobado rápidamente el remdesivir de Gilead Sciences Inc. y ahora está luchando para permitir el uso del antiviral Avigan de Fujifilm Holdings Corp. que aún no ha sido probado. Hay llamados para que el país use el tiempo que ha comprado para apuntalar sus pruebas y aprender de sus vecinos del SARS y el MERS.

Las autoridades han comenzado a hablar de una fase en la que la gente "vive con el virus", reconociendo que el enfoque de Japón no tiene posibilidad de eliminar el patógeno.

“Tenemos que asumir que la segunda ola podría ser mucho peor que la primera y prepararnos para ella”, dijo Yoshihito Niki, profesor de enfermedades infecciosas en la Escuela de Medicina de la Universidad de Showa. “Si la próxima explosión de casos es peor, el sistema médico se derrumbará.”

Con información de Bloomberg

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La máxima experta de Noruega: “Nuestra cuarentena fue relajada, todos podían salir a caminar y las tiendas estaban abiertas"

Un estudio reveló que el tratamiento con plasma tiene más eficacia contra Covid-19 que otros métodos

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coparmex rechazó iniciativa de Morena para que trabajadores retiren dinero de su Afore, tras perder empleo por COVID-19

Gustavo Hoyos ha criticado al presidente respecto a su accionar frente a la pandemia del Covid-19. (Foto: Especial)La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó la iniciativa de Morena en la Cámara de Diputados la cual propone que los trabajadores que perdieron su empleos a causa del del COVID-19, puedan retirar hasta 13,307 pesos de su Afore.A través de un comunicado difundido en Twitter, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, aseguró que “la iniciativa de Morena preocupa porque, de nueva cuenta, el gobierno hace que sea el propio trabajador el que cargue con el mayor peso en la crisis que estamos experimentando”.Gustavo De Hoyos aseguró que lo que Morena pretende ofrecer como un “Ingreso Mínimo Emergente” se traduce en que el trabajador “se rasque con su propia Afore”.De Hoyos Walther detalló que es muy importante que el gobierno especifique cómo se van a resarcir esos recursos, ya que de no ser restituidos, significarán menos fondos para el futuro y vejez del trabajador.Para la Coparmex, no es necesario disponer de los ahorros de los trabajadores para su retiro, por lo que insistió en la alternativa del “Salario Solidario”, la cual está enfocada a preservar el empleo de los mexicanos, sobre todo, de aquellos que perciben un menor ingreso.Se trata de una colaboración tripartita entre empresas, el Gobierno y los trabajadores que permita a las compañías contar con la liquidez necesaria para pagar la nómina de su plantilla laboral, evitar despidos y mantener a la empresa en activo.En su comunicado, la Confederación Patronal de la República Mexicana consideró que “es imperativo que el gobierno también sea solidario y que implemente recursos para proteger al empleo. Es tiempo de romper la alcancía presupuestal y poner también de su parte”, destacó.“Se calcula que cada minuto que pasa se pierden ocho empleos ¿Cuántos minutos más dejará pasar el gobierno para actuar en beneficio de los trabajadores? De haberse implementado el #SalarioSolidario el 20 de abril cuando presentamos la propuesta al presidente Andrés Manuel López Obrador, esta medida pudo haber protegido a al menos medio millón de trabajadores”, resaltó la Coparmex.En la conclusión del documento, la patronal mexicana recordó que estamos en una situación de emergencia sanitaria y económica “quizá, la más grave que ha atravesado el país en su historia reciente”.“Ante este contexto, nos enfrentamos ante una grave disyuntiva: la prioridad debe ser proteger la salud de los mexicanos, pero la crisis económica está empujando a millones a salir del encierro para retomar las actividades a pesar de todos los riesgos”.Es por eso que la Coparmex consideró que el gobierno federal debe actuar ya. “Es hora de mostrarse realmente solidario, la respuesta no debe ser que ‘el trabajador se rasque con su propia AFORE, la respuesta debe ser que el gobierno ponga también de su parte y rompa su ‘alcancía presupuestal’ para ofrecerle a los mexicanos una opción que les permita mantener el empleo”.Es por eso que, concluyó, el Salario Solidario es una medida totalmente asequible para el gobierno federal y que beneficiaría a casi 20 millones de trabajadores y el ingreso de sus familias.MÁS DE ESTE TEMA:Los dos millones de empleos de López Obrador: temporales y con bajos salariosBanco de México pronosticó una caída de la economía de hasta el 8.8% por COVID-19Ante crisis por COVID-19 Coparmex propone salario solidario sostenido por empresas y gobierno

Soluciones y oportunidades en el mercado laboral post Covid-19

Un empleado de limpieza trabaja en tareas de desinfección en la Estación de Constitución (Maximiliano Luna)Con un planeta que parece pausado, nuestro mundo sigue girando gracias a la tecnología. La pandemia ha revolucionado el modo en que nos relacionamos, la forma de trabajar, comprar, hacer ejercicio y hasta educar. Para ello, muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajo. Algunas de ellas para subsistir, otras para reinventarse y unas pocas para seguir liderando el mercado porque ya venían trabajando en temas de transformación digital.Hoy vivimos en un mundo en constante cambio y con tecnología que evoluciona a gran velocidad. La relación con esta no puede ser opcional y eso se ha evidenciado en la contingencia que vivimos actualmente en el mundo entero. Por consiguiente, el perfil de los profesionales tampoco; ellos deben adaptarse para aprovechar las oportunidades que se presenten en este nuevo escenario mucho más digital y convergente. El Covid-19 sólo reforzó lo que ya se sabía: la tecnología y la cuarta revolución industrial ya están aquí y han redefinido el mundo del trabajo. Muchos sectores y organizaciones se vieron obligados a aplicar con urgencia sus procesos de digitalización para hacer frente al nuevo panorama y repensar el futuro del trabajoPor su parte, el sector de la educación es el que más rápido se está transformado a través de la virtualidad y tiene muchos desafíos por delante que determinarán que esta modalidad funcione para todos. Pero no es el único ámbito en ver los resultados de la transformación tecnológica, la salud podría verse favorecida con la aplicación del Big Data y IoT para detección, prevención, chequeo y tratamiento, así como de la atención médica remota para la comunicación entre profesionales y pacientes. Si se trata de evitar el contacto físico con los enfermos, los hospitales podrían beneficiarse de la robótica para la desinfección de zonas quirúrgicas, por ejemplo. De la misma manera, la impresión 3D podría ayudar a producir insumos a un menor costo.Por otro lado, la movilidad y la logística también se vieron afectadas por el coronavirus. Probablemente, esto signifique orientar la transformación digital hacia la automatización de muchos sistemas mediante drones y vehículos de guiado automático.Otro rubro es el energético, con demandas de los hogares entre un 25 a 35% que se reflejan en las facturas. Se requerirá la instalación de soluciones en aislamiento térmico, electrodomésticos de bajo consumo y soluciones inteligentes de ahorro de energía con programas de identificación de consumo, entre otros. La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otrasTambién podemos hacer referencia a la tecnología al servicio de la higiene. Algunas de las medidas y recomendaciones sanitarias que se han impuesto seguirán durante un tiempo. Esto favorecerá la estandarización de diferentes tipos de tecnologías o componentes que eviten el contacto con superficies (puertas automáticas, ascensores activados por voz, interruptores con manos libres) y que permitan la autolimpieza regular.La tecnología complementará la gestión humana y la toma de decisiones frente a problemáticas como virus, plagas, control del movimiento de las personas, mantenimiento de los espacios públicos, asistencia a grupos de riesgo, detección de zonas con mucha densidad, entre otras. De la misma manera, un sistema de datos biométricos podría colaborar en la prevención de brotes y contagios al restringir el ingreso a edificios públicos o conocer la geolocalización de los medios de transporte. Por su parte, la realidad virtual y la realidad aumentada podrían incorporarse a la venta de viajes, e incluso, en el mundo de los eventos, como conciertos.Es esperable que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personasLa implementación de la inteligencia artificial y de los modelos analíticos permiten conocer cuáles son las necesidades de los clientes. Es esperable, entonces, que se intensifiquen las tendencias en el sector e-commerce, donde los dispositivos electrónicos toman decisiones de compra en nombre de las personas. Por ejemplo, una máquina de café puede volver a comprar el producto favorito del propietario al agotarse. Las compañías también podrían valerse de los datos para implementar la opción de un envío anticipado.Hoy resulta fundamental entender cómo se vinculan los tres lados del triángulo: sociedad, economía y tecnología. La gran influencia de la informática dio comienzo a la llamada “sociedad del conocimiento”, lo que originó nuevos puestos de trabajos y trabajadores antes no previsibles. El proceso de transformación digital post-coronavirus sólo demarcará la importancia que tienen las tecnologías para ayudarnos a sobrevivir en un mundo cada vez más digital.El autor es director Consultoría y Diseño de InterNexa Argentina