Operaciones bursátiles en Gilead por fármaco contra COVID-19 podrían llamar atención de reguladores

Imagen de archivo del logo de Gilead visto en Oceanside, California, EEUU, Abril 29, 2020. REUTERS/Mike Blake
Imagen de archivo del logo de Gilead visto en Oceanside, California, EEUU, Abril 29, 2020. REUTERS/Mike Blake (Mike Blake/)

Por Saqib Iqbal Ahmed y Katanga Johnson

NUEVA YORK/WASHINGTON, 1 jun (Reuters) – Una serie de negocios bursátiles sumamente oportunos en opciones de la farmacéutica Gilead antes de que se conocieran los primeros resultados de los estudios de su fármaco experimental contra el COVID-19 podrían generar escrutinio entre los reguladores, dijeron expertos.

El 17 de abril, las acciones de Gilead Sciences Inc saltaron un 10% tras un reporte de medios que detallaba señales alentadoras en los ensayos del medicamento experimental remdesivir para tratar los síntomas más graves del coronavirus.

Pero esas ganancias se quedan chicas con el incremento de sus papeles en opciones alcistas que se negociaron con volúmenes inusualmente elevados apenas horas antes de que el reporte fuera revelado, y que se duplicaron en valor de un día para otro.

El remdesivir recibió poco después -el 1 de mayo- la aprobación de la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) para su uso de emergencia en pacientes de COVID-19.

Gilead no ha sido contactado por ningún regulador en relación a estas operaciones, dijo el portavoz Chris Ridley, negándose a ahondar en el tema.

Por la mañana del 16 de abril, cuando las acciones de Gilead cotizaban cerca de 75 dólares, se adquirieron cuatro grandes bloques de opciones del papel en cerca de 1,5 millones de dólares cada uno. Esos volúmenes inusualmente elevados apuntaban a que las acciones de la farmacéutica estadounidense subirían hacia el rango de 80-87,50 dólares para mediados de agosto.

"Son negocios bastante grandes", dijo Henry Schwartz, presidente de la firma de análisis de opciones Trade Alert, y añadió de que el hecho de que se efectuaran casi al mismo tiempo era bastante inusual. "Es algo que se nota", declaró.

En una de las operaciones, se compraron 3.143 opciones que apostaban a que la acción de Gilead subiría por encima de 85 dólares al 21 de agosto, por un total de 1,6 millones de dólares.

Hasta el 17 de abril, el valor de estos contratos había saltado a 3,02 millones de dólares, de acuerdo a un análisis de Reuters sobre operaciones de mercado. Los otros tres bloques de opciones comprados también tuvieron fuertes ganancias.

Las acciones de Gilead cerraron el viernes en 77,83 dólares.

"Esto luce problemático", dijo Howard Fischer, socio de la firma legal Moses & Singer y exconsejero senior de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC).

"Cuando hay un alza específica de la acción de una firma o un aumento fuerte en la actividad bursátil -justo antes de que se anuncie un hallazgo- puede haber señales de advertencia para los reguladores".

La SEC revisa estas cotizaciones poco habituales antes de anuncios relevantes de las empresas y en el pasado ha utilizado estos datos para iniciar investigaciones sobre movimientos de mercados sospechosos, de acuerdo a documentos regulatorios. La agencia declinó comentar sobre el tema.

(Reporte de Saqib Iqbal Ahmed y Katanga Johnson; Editado en Español por Marión Giraldo)

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coronavirus.- Netanyahu plantea un nuevo modelo de toma de decisiones ante la «situación de emergencia» del coronavirus

28/06/2020 28 June 2020, Israel, Tel Aviv: A woman takes part in an event to mark the annual Gay parade which was cancelled this year amid the spread of the coronavirus pandemic. Photo: Ilia Yefimovich/dpa POLITICA INTERNACIONAL Ilia Yefimovich/dpa (Ilia Yefimovich/dpa/)MADRID, 5 (EUROPA PRESS)El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha avisado este domingo que podría ser necesario un nuevo sistema de toma de decisiones al margen del habitual modelo parlamentario como medida de fuerza mayor, ante el aumento del número de infecciones en el país, que ha registrado en las últimas horas 803 nuevos casos tras rebasar el viernes el umbral de los 1.000 contagios diarios.El Gobierno ya ha vuelto a imponer algunas medidas de restricción previamente suspendidas, pero Netanyahu ha descrito las últimas 48 horas como una "situación de emergencia"."No podemos abordar la legislación de la Knesset (el Parlamento), como si todo fuera normal", ha señalado. "Queremos avanzar tanto en los medios para tomar decisiones como en la toma de decisiones en sí, para efectuarla a una escala y magnitud diferentes" para combatir el virus, ha señalado, sin dar más detalles."Estamos en medio de un nuevo ataque del coronavirus, un ataque muy fuerte que está aumentando y extendiéndose tanto en todo el mundo como aquí también", ha declarado el primer ministro en una reunión semanal de su Consejo de Ministros, celebrada este domingo.El gabinete se reunirá de nuevo este lunes el lunes para considerar la posibilidad de volver a imponer las restricciones nacionales contra el virus en el país, donde 29.366 han dado positivo y 330 han fallecido.Los expertos israelíes todavía no han entrado a valorar en profundidad estos aumentos de los contagios, que podrían atribuirse a un aumento del número de pruebas o, en el peor de los casos, a la excesiva aceleración de la reapertura del país.Por todo ello, el Gobierno israelí ha decidido volver a limitar a 50 el máximo de asistentes a reuniones públicas. En establecimientos pequeños, el límite se reduce a 20 personas.El primer ministro israelí ha considerado que la recuperación de estas restricciones es imprescindible para mantener la economía en marcha al tiempo que el país sigue luchando contra el coronavirus."El virus no se ha ido, todavía está aquí y coleando", avisó Netanyahu este viernes. "Por eso, he hecho hincapié en que la apertura de la economía depende de las pautas de salud", remachó.

Las claves de la oferta a los bonistas para cerrar un acuerdo por la deuda y evitar un juicio por default

Alberto Fernández y Martín Guzmán cuando juró como ministro de Economía. (@Martin_M_Guzman)Una conversación telefónica entre Alberto Fernández y Martín Guzmán sirvió ayer para ultimar los detalles de la oferta a los bonistas que hoy se publicará en el Boletín Oficial con la firma del Presidente, el ministro de Economía y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.La propuesta de reestructuración de 66.000 millones de dólares establece un equilibrio entre las aspiraciones de los fondos de inversión y la decisión política del gobierno de evitar un default. “Es lo que podemos ofrecer. Ni un peso más”, explicó Alberto Fernández en Olivos.Alberto Fernández y Guzmán ofrecen una iniciativa de reestructuración que aún no tiene los porcentajes de adhesión necesarios entre los acreedores privados para bloquear la posibilidad de una demanda por incumplimiento en los tribunales de Manhattan.En este sentido, el Presidente y su ministro mantuvieron ayer una conversación telefónica para ajustar la estrategia que permita cumplir con los porcentajes previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) que establecen los bonos emitidos durante las administraciones de Néstor Kirchner y Mauricio Macri.Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un 75 por ciento de las adhesiones en los bonos Kirchner y un 66 por ciento de adhesiones en los bonos Macri, la reestructuración de la deuda fracasó y Argentina va sin escalas a un nuevo juicio por default. “Una clave de la negociación es el tiempo”, explica el ministro de Economía a su staff. Y por eso ayer, junto al Presidente, se decidió que el lapso de negociación de la deuda se extenderá del 24 de julio hasta el 31 de agosto. En Estados Unidos y Europa iniciaron las vacaciones de verano, un circunstancia inevitable que sumada a la crisis de la pandemia complica la negociación con los bonistas que aún dudan de adherir a la propuesta que hoy se publicará en el Boletín Oficial. Si todavía no están los votos para cumplir con las CAC´s, al gobierno no le quedó otra alternativa que extender por seis semanas la ventana de negociación. Larry Fink, CEO de BlackRock, un poderoso fondo de inversión que es acreedor de la Argentina (Shannon Stapleton/)En términos financieros, la propuesta oficial se acercó con holgura a las aspiraciones y pretensiones de los acreedores privados. Fue una decisión política que asumió Alberto Fernández para lograr consenso entre los fondos de inversión y avanzar un paso más hacia un programa económico que sea respaldado por los países centrales y los organismos multilaterales de crédito.Esa meditada decisión presidencial chocó inesperadamente con BlackRock y su poderoso CEO Larry Fink, que tiene acceso ilimitado al Departamento del Tesoro, al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), a la Unión Europea (UE) y a la Casa Blanca. Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un acuerdo con BlackRock y Fink, la posible reestructuración corre peligro.El jefe de Estado y su ministro de Economía aún no terminan de entender por qué BlackRock combate la propuesta de Argentina sobre la deuda externa. Asumen que hay un problema de ego con un portfolio manager -que detesta a Guzmán-, pero a continuación añaden que abrieron otras líneas de comunicación con Fink -a través de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Galuccio- y que sirvieron de muy poco para encarrilar las conversaciones.Ante la reticencia de BlackRock, que influye en las acciones de los grupos de acreedores Ad Hoc y Exchange, Alberto Fernández y Guzmán diseñaron un táctica con final incierto: pretenden romper a esos bloques de bonistas, explicar que se puede encontrar un punto de consenso sin “vencedores ni vencidos” y cerrar un deal beneficioso para ambas partes.Desde esta perspectiva, el jefe de Estado y su ministro de Economía pueden demostrar que acercaron posiciones para lograr un acuerdo de reestructuración. La oferta que se publicará hoy tiene tres cláusulas que favorecen a los aliados de BlackRock y Fink:1. Reconoce los derechos de los fondos con bonos canjeados en 2005 y 2010. 2. Pagará los intereses devengados hasta el 31 de agosto de 2020, a los bonistas que adhieran a la última oferta que se registrará mañana en la SEC. En la primera oferta oficial, este beneficio económico no estaba previsto. 3. Abonará los cupones desde el 1 de septiembre de 2021, cuando en la oferta original se había establecido el 15 de noviembre de 2023. Kristalina Georgieva y Martín Guzmán durante su encuentro en Roma (Remo Casilli/)La predisposición del gobierno a cerrar un deal con los acreedores privados también implicó cruzar los límites de las recomendaciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda externa de la Argentina. Kristalina Georgieva, tras dos contactos telefónicos con Alberto Fernández y Guzmán, ordenó la redacción de un informe al staff del FMI que recomendara que el acuerdo con los fondos no debía establecer un Valor Presente Neto (VPN) de los bonos por encima de 49.90 dólares.El ministro de Economía explicó al jefe de Estado -hace dos semanas- que se debía aumentar el VPN sobre los bonos, si se pretendía llegar a un acuerdo con los acreedores privados para evitar un juicio por default. Alberto Fernández estuvo de acuerdo con la recomendación de Guzmán y, a partir de ese momento, en el Palacio de Hacienda se trabajó en un nuevo Valor Presente Neto (VPN) que permita sumar adhesiones a la propuesta oficial.Guzmán comentó sobre la decisión de elevar el VPN a las autoridades del FMI, y sin reclamos a la vista, ordenó a su staff que se pusieran a modelizar una nueva ecuación para acercar posiciones con los fondos de inversión. De ese trabajo técnico, ejecutado en los últimos 15 días, se llegó a las siguientes cláusulas que se publicaran hoy en el Boletín Oficial:1. El Valor Presente Neto (VPN) estará cerca del 53.4 dólares por cada lámina de cien dólares. Y en el caso de los bonos Exchange, superará los 57 dólares por cada lámina de 100 dólares.2. Se establece el concepto de Minimun Participation: si no se llega al 60 por ciento de las CAC´s no se firma el canje y todo se vuelve a negociar.3. La quita de capital, que era promedio del 5 por ciento, ahora será de cero para los bonos Exchange y del 3 por ciento para el resto de los títulos soberanos. La oferta oficial de la Argentina se registrará mañana en la SEC, y habrá un plazo de negociación que se extenderá hasta el 31 de agosto. Alberto Fernández y Guzmán tienen expectativa de cerrar un acuerdo con los acreedores privados. Reconocen que será complicado con los bonos M -se necesita el 66 por ciento de las CAC´s) y muy complicado con los bonos K (establecen el 75 por ciento de las CAC´s).“Ahora vamos a la cancha. Se acabaron las especulaciones”, opinó el Presidente en Olivos. Y completó: hicimos todo para acordar y evitar el default”.