Daniel Bausch, detective de virus mortales: “El coronavirus no se acabó y debemos buscar otras formas de convivir con él”

nueva normalidad - cdmx - mexico - 30062020 1
Ciudades vacías, en cuarentena, es la imagen del mundo en los ultimkos meses, Daniel Bausch dice que hay que buscar maneras más inteligentes para convivir durnate un largo tiempo con el Covid-19. (AP Photo/Eduardo Verdugo) (Eduardo Verdugo/)

Epidemiólogo y salubrista público, Daniel Bausch lleva varios lustros siguiéndole la pista en África, América Latina y Asia a amenazas mortales para la salud mundial como el Ébola, el Hantavirus y el Coronavirus SARS. Desde 2017, dirige el Equipo de Apoyo Rápido en Salud Pública, un esfuerzo del Reino Unido para prevenir y controlar este tipo de virus.

Una de las grandes sorpresas no gratas de esta pandemia es su capacidad de retorno. Cuando ya se creía que países de Asia y de Europa habían logrado controlar la curva del contagio, surgen en su territorio nuevos brotes de Coronavirus. Bausch explica que las pandemias se dan por olas y de forma no sincronizada: “Lastimosamente cada país tendrá que experimentar olas diferentes. No se puede pensar que el brote pasó y que la pandemia se acabó”, le dijo a Radio Francia Internacional.

Aprender a vivir con este virus

Luego de haber levantado progresivamente los períodos de cuarentena, algunos países como China y Corea del Sur o Portugal y Alemania, en los últimos días, han vuelto a confinar a los habitantes de ciertas regiones tras detectar los nuevos casos de infectados.

No podemos confinar para siempre, opina el experto al tiempo que advierte una verdad aún difícil de asimilar: “El virus está entre nosotros y tenemos que aprender a vivir con él hasta que estemos todos infectados o hasta que encontremos una vacuna. Y eso no será un proceso rápido”.

Volver al encierro asusta a un mundo que conoció en estos últimos meses la soledad, los riesgos de la introspección en el confinamiento y los costos, para muchos, que implica quedar cortado del mundo por varios meses. Para Bausch, el reto consiste en encontrar la manera de protegerse y controlar el contagio durante el largo periodo en que la humanidad estará confrontada a esta pandemia.

Daniel Bausch
El epidemiólogo británco Daniel Bausch llama a no relajarse y pensar que se ha derrorato al virus.

“Nunca el mundo había atravesado una situación de confinamiento como la que hemos vivido en este tiempo. Pero todavía tenemos la posibilidad de controlar el virus y cada país tiene que tomar esto muy en serio. Debemos buscar otras formas de confinamiento y otras maneras de distanciamiento social”.

Encontrar el confinamiento justo

Si algo ha puesto en evidencia esta pandemia es que la principal barrera social decretada en casi todo el planeta para evitar el contagio no es democrática. Grandes sectores de la población mundial no pueden cumplir la cuarentena, bien sea porque corren el riesgo de perder su empleo precario o porque no salir a diario a paliar su subsistencia los pone más cerca de la muerte que el mismo virus.

El virus está entre nosotros y tenemos que aprender a vivir con él hasta que estemos todos infectados o hasta que encontremos una vacuna. Y eso no será un proceso rápido

“En algunos países el confinamiento es una posibilidad pero para mucha gente, en América Latina por ejemplo, no lo es. Se trata de buscar un equilibrio entre evitar el riesgo de contraer la COVID-19 y los riesgos que implica guardar a la gente en la casa”.

El experto alerta, igualmente, sobre los otros riesgos que conlleva el confinamiento: “Existe también el impacto en la salud mental y en otras enfermedades. Hay mucha gente que puede morir de sida, diabetes o enfermedades similares porque durante la cuarentena no puede ir al médico o acceder a los medicamentos”.

Sin minimizar la gravedad de la situación, Bausch insiste en que cada persona tiene que controlar lo que puede controlar a nivel individual: “Casi todos pueden lavar las manos, casi todos pueden guardar una distancia prudencial, casi todos pueden fabricar un tapabocas de cualquier material. Los gobiernos tienen que dar información clara y cada persona tiene que tomar estas informaciones en serio”.

Lo que revelan las cifras

En siete meses de pandemia, más de 9 millones de personas se han infectado y unas 500 mil han muerto. Un porcentaje mucho menor respecto a otras pandemias históricas como la gripe española de 1918 que infectó a un cuarto de la población del planeta.

Bausch considera prematuro hacer una evaluación, y mucho menos en términos generales, de lo que ha sido la gestión de la pandemia que estamos viviendo. Gran parte de la incertidumbre radica en que el comportamiento de este último Coronavirus es un territorio inexplorado y se va evaluando de acuerdo a los resultados de las medidas que se toman.

“No podemos decir que el programa para los próximos seis meses o un año es el siguiente. Solo podemos decir lo que se va a hacer en cada país, en un determinado momento. Pero eso mismo en dos semanas puede cambiar”.

La playa de Margate, en el Reino Unido, la semana pasada. Bausch pide evitar las aglomraciones públicas.
La playa de Margate, en el Reino Unido, la semana pasada. Bausch pide evitar las aglomraciones públicas. (Andrew Couldridge/)

Aunque cada país ha hecho a su manera el conteo de infectados y muertos y aun cuando esas estadísticas hay que tomarlas con pinzas, las cifras nos revelan grandes contradicciones. Muy pocos muertos en Portugal al lado de la vecina España que alcanza casi 28,000 y Francia que se acerca a los 30,000. En América Latina, Uruguay logró en pocas semanas controlar el nivel de contagio y doblegar la epidemia al lado de Brasil que desborda todo el límite el número de contagios y de muertes al igual que Estados Unidos.

“Por supuesto, hay errores que muchos países han cometido. En primer lugar, en el área de la salud pública y la capacidad de hacer los exámenes para detectar los contagios. Si un país no hace los tests, no presenta muchos casos porque no están contados”.

Esa es una de las explicaciones de las diferencias que hay en cifras entre un país y otro, explica el especialista en enfermedades infecciosas emergentes. Pero la causa de la disparidad de las estadísticas es más compleja, advierte.

“Cuando vemos de cerca las características de los países exitosos frente a este brote y que presentan menos casos de contagio, encontramos un liderazgo que ha tomado en serio el problema y una salud pública sólida que cuenta con la capacidad de hacer los exámenes en el laboratorio, así como epidemiólogos y personal para buscar los casos sospechosos y ubicar a los contactos”.

Además de la decisión política y la robustez del sistema público sanitario, existen otros factores, continua Bausch: “Una cosa es un país como nueva Zelandia, que no tiene muchas fronteras y que ha hecho muy bien el trabajo, y otra cosa un país que colinda con cinco o seis países”.

No es tiempo para conciertos ni compras masivas

El pasado 19 de julio, 24 horas después de que se registrara el mayor numero de contagios y de muertes en el país, el Gobierno de Colombia decretó el “Día sin Iva”. Resultado: una barahúnda de compradores en los grandes comercios que pasaron por alto las medidas de seguridad biosanitarias.

En algunos países el confinamiento es una posibilidad pero para mucha gente, en América Latina por ejemplo, no lo es

Dos días mas tarde, Francia aprobó la realización de conciertos callejeros en el marco de la tradicional “Fiesta de la Música” que se celebra en el Solsticio de verano. Resultado: masas agolpadas sin respetar la distancia ni el uso de tapabocas.

Expertos y analistas advierten que en próximas semanas se verá el efecto de estas medidas en un aumento de los casos de contagio. En la opinión de nuestro entrevistado, no es el momento para conciertos de música o compras masivas en grandes superficies. “Son situaciones que debemos evitar. Yo entiendo que todo el mundo quiere una vida anterior para poder tener nuestra vida normal, pero debemos evitar situaciones que generan el contagio. Es responsabilidad de los gobiernos evitar estos riesgos y también de la sociedad y los individuos”.

Publicado originalmente por RFI

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Científicos identificaron en China otro virus respiratorio “con potencial para convertirse en pandemia”

Publicite con nosotros!

Chequea también

Coronavirus.- Netanyahu plantea un nuevo modelo de toma de decisiones ante la «situación de emergencia» del coronavirus

28/06/2020 28 June 2020, Israel, Tel Aviv: A woman takes part in an event to mark the annual Gay parade which was cancelled this year amid the spread of the coronavirus pandemic. Photo: Ilia Yefimovich/dpa POLITICA INTERNACIONAL Ilia Yefimovich/dpa (Ilia Yefimovich/dpa/)MADRID, 5 (EUROPA PRESS)El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha avisado este domingo que podría ser necesario un nuevo sistema de toma de decisiones al margen del habitual modelo parlamentario como medida de fuerza mayor, ante el aumento del número de infecciones en el país, que ha registrado en las últimas horas 803 nuevos casos tras rebasar el viernes el umbral de los 1.000 contagios diarios.El Gobierno ya ha vuelto a imponer algunas medidas de restricción previamente suspendidas, pero Netanyahu ha descrito las últimas 48 horas como una "situación de emergencia"."No podemos abordar la legislación de la Knesset (el Parlamento), como si todo fuera normal", ha señalado. "Queremos avanzar tanto en los medios para tomar decisiones como en la toma de decisiones en sí, para efectuarla a una escala y magnitud diferentes" para combatir el virus, ha señalado, sin dar más detalles."Estamos en medio de un nuevo ataque del coronavirus, un ataque muy fuerte que está aumentando y extendiéndose tanto en todo el mundo como aquí también", ha declarado el primer ministro en una reunión semanal de su Consejo de Ministros, celebrada este domingo.El gabinete se reunirá de nuevo este lunes el lunes para considerar la posibilidad de volver a imponer las restricciones nacionales contra el virus en el país, donde 29.366 han dado positivo y 330 han fallecido.Los expertos israelíes todavía no han entrado a valorar en profundidad estos aumentos de los contagios, que podrían atribuirse a un aumento del número de pruebas o, en el peor de los casos, a la excesiva aceleración de la reapertura del país.Por todo ello, el Gobierno israelí ha decidido volver a limitar a 50 el máximo de asistentes a reuniones públicas. En establecimientos pequeños, el límite se reduce a 20 personas.El primer ministro israelí ha considerado que la recuperación de estas restricciones es imprescindible para mantener la economía en marcha al tiempo que el país sigue luchando contra el coronavirus."El virus no se ha ido, todavía está aquí y coleando", avisó Netanyahu este viernes. "Por eso, he hecho hincapié en que la apertura de la economía depende de las pautas de salud", remachó.

Las claves de la oferta a los bonistas para cerrar un acuerdo por la deuda y evitar un juicio por default

Alberto Fernández y Martín Guzmán cuando juró como ministro de Economía. (@Martin_M_Guzman)Una conversación telefónica entre Alberto Fernández y Martín Guzmán sirvió ayer para ultimar los detalles de la oferta a los bonistas que hoy se publicará en el Boletín Oficial con la firma del Presidente, el ministro de Economía y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.La propuesta de reestructuración de 66.000 millones de dólares establece un equilibrio entre las aspiraciones de los fondos de inversión y la decisión política del gobierno de evitar un default. “Es lo que podemos ofrecer. Ni un peso más”, explicó Alberto Fernández en Olivos.Alberto Fernández y Guzmán ofrecen una iniciativa de reestructuración que aún no tiene los porcentajes de adhesión necesarios entre los acreedores privados para bloquear la posibilidad de una demanda por incumplimiento en los tribunales de Manhattan.En este sentido, el Presidente y su ministro mantuvieron ayer una conversación telefónica para ajustar la estrategia que permita cumplir con los porcentajes previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) que establecen los bonos emitidos durante las administraciones de Néstor Kirchner y Mauricio Macri.Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un 75 por ciento de las adhesiones en los bonos Kirchner y un 66 por ciento de adhesiones en los bonos Macri, la reestructuración de la deuda fracasó y Argentina va sin escalas a un nuevo juicio por default. “Una clave de la negociación es el tiempo”, explica el ministro de Economía a su staff. Y por eso ayer, junto al Presidente, se decidió que el lapso de negociación de la deuda se extenderá del 24 de julio hasta el 31 de agosto. En Estados Unidos y Europa iniciaron las vacaciones de verano, un circunstancia inevitable que sumada a la crisis de la pandemia complica la negociación con los bonistas que aún dudan de adherir a la propuesta que hoy se publicará en el Boletín Oficial. Si todavía no están los votos para cumplir con las CAC´s, al gobierno no le quedó otra alternativa que extender por seis semanas la ventana de negociación. Larry Fink, CEO de BlackRock, un poderoso fondo de inversión que es acreedor de la Argentina (Shannon Stapleton/)En términos financieros, la propuesta oficial se acercó con holgura a las aspiraciones y pretensiones de los acreedores privados. Fue una decisión política que asumió Alberto Fernández para lograr consenso entre los fondos de inversión y avanzar un paso más hacia un programa económico que sea respaldado por los países centrales y los organismos multilaterales de crédito.Esa meditada decisión presidencial chocó inesperadamente con BlackRock y su poderoso CEO Larry Fink, que tiene acceso ilimitado al Departamento del Tesoro, al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), a la Unión Europea (UE) y a la Casa Blanca. Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un acuerdo con BlackRock y Fink, la posible reestructuración corre peligro.El jefe de Estado y su ministro de Economía aún no terminan de entender por qué BlackRock combate la propuesta de Argentina sobre la deuda externa. Asumen que hay un problema de ego con un portfolio manager -que detesta a Guzmán-, pero a continuación añaden que abrieron otras líneas de comunicación con Fink -a través de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Galuccio- y que sirvieron de muy poco para encarrilar las conversaciones.Ante la reticencia de BlackRock, que influye en las acciones de los grupos de acreedores Ad Hoc y Exchange, Alberto Fernández y Guzmán diseñaron un táctica con final incierto: pretenden romper a esos bloques de bonistas, explicar que se puede encontrar un punto de consenso sin “vencedores ni vencidos” y cerrar un deal beneficioso para ambas partes.Desde esta perspectiva, el jefe de Estado y su ministro de Economía pueden demostrar que acercaron posiciones para lograr un acuerdo de reestructuración. La oferta que se publicará hoy tiene tres cláusulas que favorecen a los aliados de BlackRock y Fink:1. Reconoce los derechos de los fondos con bonos canjeados en 2005 y 2010. 2. Pagará los intereses devengados hasta el 31 de agosto de 2020, a los bonistas que adhieran a la última oferta que se registrará mañana en la SEC. En la primera oferta oficial, este beneficio económico no estaba previsto. 3. Abonará los cupones desde el 1 de septiembre de 2021, cuando en la oferta original se había establecido el 15 de noviembre de 2023. Kristalina Georgieva y Martín Guzmán durante su encuentro en Roma (Remo Casilli/)La predisposición del gobierno a cerrar un deal con los acreedores privados también implicó cruzar los límites de las recomendaciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda externa de la Argentina. Kristalina Georgieva, tras dos contactos telefónicos con Alberto Fernández y Guzmán, ordenó la redacción de un informe al staff del FMI que recomendara que el acuerdo con los fondos no debía establecer un Valor Presente Neto (VPN) de los bonos por encima de 49.90 dólares.El ministro de Economía explicó al jefe de Estado -hace dos semanas- que se debía aumentar el VPN sobre los bonos, si se pretendía llegar a un acuerdo con los acreedores privados para evitar un juicio por default. Alberto Fernández estuvo de acuerdo con la recomendación de Guzmán y, a partir de ese momento, en el Palacio de Hacienda se trabajó en un nuevo Valor Presente Neto (VPN) que permita sumar adhesiones a la propuesta oficial.Guzmán comentó sobre la decisión de elevar el VPN a las autoridades del FMI, y sin reclamos a la vista, ordenó a su staff que se pusieran a modelizar una nueva ecuación para acercar posiciones con los fondos de inversión. De ese trabajo técnico, ejecutado en los últimos 15 días, se llegó a las siguientes cláusulas que se publicaran hoy en el Boletín Oficial:1. El Valor Presente Neto (VPN) estará cerca del 53.4 dólares por cada lámina de cien dólares. Y en el caso de los bonos Exchange, superará los 57 dólares por cada lámina de 100 dólares.2. Se establece el concepto de Minimun Participation: si no se llega al 60 por ciento de las CAC´s no se firma el canje y todo se vuelve a negociar.3. La quita de capital, que era promedio del 5 por ciento, ahora será de cero para los bonos Exchange y del 3 por ciento para el resto de los títulos soberanos. La oferta oficial de la Argentina se registrará mañana en la SEC, y habrá un plazo de negociación que se extenderá hasta el 31 de agosto. Alberto Fernández y Guzmán tienen expectativa de cerrar un acuerdo con los acreedores privados. Reconocen que será complicado con los bonos M -se necesita el 66 por ciento de las CAC´s) y muy complicado con los bonos K (establecen el 75 por ciento de las CAC´s).“Ahora vamos a la cancha. Se acabaron las especulaciones”, opinó el Presidente en Olivos. Y completó: hicimos todo para acordar y evitar el default”.