Las claves de la oferta a los bonistas para cerrar un acuerdo por la deuda y evitar un juicio por default

alberto fernandez martin guzman
Alberto Fernández y Martín Guzmán cuando juró como ministro de Economía. (@Martin_M_Guzman)

Una conversación telefónica entre Alberto Fernández y Martín Guzmán sirvió ayer para ultimar los detalles de la oferta a los bonistas que hoy se publicará en el Boletín Oficial con la firma del Presidente, el ministro de Economía y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

La propuesta de reestructuración de 66.000 millones de dólares establece un equilibrio entre las aspiraciones de los fondos de inversión y la decisión política del gobierno de evitar un default. “Es lo que podemos ofrecer. Ni un peso más”, explicó Alberto Fernández en Olivos.

Alberto Fernández y Guzmán ofrecen una iniciativa de reestructuración que aún no tiene los porcentajes de adhesión necesarios entre los acreedores privados para bloquear la posibilidad de una demanda por incumplimiento en los tribunales de Manhattan.

En este sentido, el Presidente y su ministro mantuvieron ayer una conversación telefónica para ajustar la estrategia que permita cumplir con los porcentajes previstos en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC´s) que establecen los bonos emitidos durante las administraciones de Néstor Kirchner y Mauricio Macri.

Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un 75 por ciento de las adhesiones en los bonos Kirchner y un 66 por ciento de adhesiones en los bonos Macri, la reestructuración de la deuda fracasó y Argentina va sin escalas a un nuevo juicio por default.

“Una clave de la negociación es el tiempo”, explica el ministro de Economía a su staff. Y por eso ayer, junto al Presidente, se decidió que el lapso de negociación de la deuda se extenderá del 24 de julio hasta el 31 de agosto.

En Estados Unidos y Europa iniciaron las vacaciones de verano, un circunstancia inevitable que sumada a la crisis de la pandemia complica la negociación con los bonistas que aún dudan de adherir a la propuesta que hoy se publicará en el Boletín Oficial. Si todavía no están los votos para cumplir con las CAC´s, al gobierno no le quedó otra alternativa que extender por seis semanas la ventana de negociación.

Larry Fink, CEO de BlackRock, un poderoso fondo de inversión que es acreedor de la Argentina
Larry Fink, CEO de BlackRock, un poderoso fondo de inversión que es acreedor de la Argentina (Shannon Stapleton/)

En términos financieros, la propuesta oficial se acercó con holgura a las aspiraciones y pretensiones de los acreedores privados. Fue una decisión política que asumió Alberto Fernández para lograr consenso entre los fondos de inversión y avanzar un paso más hacia un programa económico que sea respaldado por los países centrales y los organismos multilaterales de crédito.

Esa meditada decisión presidencial chocó inesperadamente con BlackRock y su poderoso CEO Larry Fink, que tiene acceso ilimitado al Departamento del Tesoro, al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), a la Unión Europea (UE) y a la Casa Blanca. Si Alberto Fernández y Guzmán no logran un acuerdo con BlackRock y Fink, la posible reestructuración corre peligro.

El jefe de Estado y su ministro de Economía aún no terminan de entender por qué BlackRock combate la propuesta de Argentina sobre la deuda externa. Asumen que hay un problema de ego con un portfolio manager -que detesta a Guzmán-, pero a continuación añaden que abrieron otras líneas de comunicación con Fink -a través de Andrés Manuel López Obrador y Miguel Galuccio- y que sirvieron de muy poco para encarrilar las conversaciones.

Ante la reticencia de BlackRock, que influye en las acciones de los grupos de acreedores Ad Hoc y Exchange, Alberto Fernández y Guzmán diseñaron un táctica con final incierto: pretenden romper a esos bloques de bonistas, explicar que se puede encontrar un punto de consenso sin “vencedores ni vencidos” y cerrar un deal beneficioso para ambas partes.

Desde esta perspectiva, el jefe de Estado y su ministro de Economía pueden demostrar que acercaron posiciones para lograr un acuerdo de reestructuración. La oferta que se publicará hoy tiene tres cláusulas que favorecen a los aliados de BlackRock y Fink:

1. Reconoce los derechos de los fondos con bonos canjeados en 2005 y 2010.

2. Pagará los intereses devengados hasta el 31 de agosto de 2020, a los bonistas que adhieran a la última oferta que se registrará mañana en la SEC. En la primera oferta oficial, este beneficio económico no estaba previsto.

3. Abonará los cupones desde el 1 de septiembre de 2021, cuando en la oferta original se había establecido el 15 de noviembre de 2023.

Kristalina Georgieva y Martín Guzmán durante su encuentro en Roma
Kristalina Georgieva y Martín Guzmán durante su encuentro en Roma (Remo Casilli/)

La predisposición del gobierno a cerrar un deal con los acreedores privados también implicó cruzar los límites de las recomendaciones del FMI sobre la sostenibilidad de la deuda externa de la Argentina. Kristalina Georgieva, tras dos contactos telefónicos con Alberto Fernández y Guzmán, ordenó la redacción de un informe al staff del FMI que recomendara que el acuerdo con los fondos no debía establecer un Valor Presente Neto (VPN) de los bonos por encima de 49.90 dólares.

El ministro de Economía explicó al jefe de Estado -hace dos semanas- que se debía aumentar el VPN sobre los bonos, si se pretendía llegar a un acuerdo con los acreedores privados para evitar un juicio por default. Alberto Fernández estuvo de acuerdo con la recomendación de Guzmán y, a partir de ese momento, en el Palacio de Hacienda se trabajó en un nuevo Valor Presente Neto (VPN) que permita sumar adhesiones a la propuesta oficial.

Guzmán comentó sobre la decisión de elevar el VPN a las autoridades del FMI, y sin reclamos a la vista, ordenó a su staff que se pusieran a modelizar una nueva ecuación para acercar posiciones con los fondos de inversión. De ese trabajo técnico, ejecutado en los últimos 15 días, se llegó a las siguientes cláusulas que se publicaran hoy en el Boletín Oficial:

1. El Valor Presente Neto (VPN) estará cerca del 53.4 dólares por cada lámina de cien dólares. Y en el caso de los bonos Exchange, superará los 57 dólares por cada lámina de 100 dólares.

2. Se establece el concepto de Minimun Participation: si no se llega al 60 por ciento de las CAC´s no se firma el canje y todo se vuelve a negociar.

3. La quita de capital, que era promedio del 5 por ciento, ahora será de cero para los bonos Exchange y del 3 por ciento para el resto de los títulos soberanos.

La oferta oficial de la Argentina se registrará mañana en la SEC, y habrá un plazo de negociación que se extenderá hasta el 31 de agosto. Alberto Fernández y Guzmán tienen expectativa de cerrar un acuerdo con los acreedores privados. Reconocen que será complicado con los bonos M -se necesita el 66 por ciento de las CAC´s) y muy complicado con los bonos K (establecen el 75 por ciento de las CAC´s).

“Ahora vamos a la cancha. Se acabaron las especulaciones”, opinó el Presidente en Olivos. Y completó: hicimos todo para acordar y evitar el default”.

Publicite con nosotros!

Chequea también

Acciones de televisoras mexicanas se disparan tras acuerdo para transmitir clases escolares

Imagen de archivo del logotipo de la emisora Televisa en un camión en Ciudad Juárez, México, 16 de noviembre de 2017. REUTERS / José Luis González (JOSE LUIS GONZALEZ/)CIUDAD DE MÉXICO, 4 ago (Reuters) - Las acciones de las principales firmas de medios mexicanas subían con fuerza el martes luego del anuncio de un acuerdo en la víspera con el Gobierno para transmitir las clases del próximo ciclo escolar debido a la pandemia del coronavirus.En su segunda jornada de ganancias, los títulos de Grupo Televisa, el mayor productor mundial de contenidos audiovisuales en español, trepaban un 11.42% a 28.5 pesos mexicanos, mientras que los de su rival TV Azteca saltaban un 10.59% a 0.376 pesos.Autoridades mexicanas anunciaron el lunes que el nuevo ciclo escolar, que comenzará a fines de agosto, será a través de la televisión, debido a que la propagación del virus no cede en el país latinoamericano.Los papeles de Televisa acumulan un avance de casi un 15% en las últimas dos sesiones, en tanto que los de TV Azteca suman más de un 18%.(Reporte de Noé Torres; Editado por Diego Oré)

Los bonos suben hasta 7% y las acciones argentinas que cotizan en Wall Street se disparan hasta 8% luego del acuerdo

Los activos argentinos consolidan la recuperación tras el canje. (EFE) (JUSTIN LANE/)A pesar de que el sentimiento de mercado se inclinaba a la apuesta por un acuerdo, la confirmación de que los tres principales grupos de acreedores y el Gobierno argentino terminó por impulsar aún más a los activos argentinos.Los bonos soberanos regidos por tribunales extranjeros, los que forman parte de la operación acordada oficializada esta madrugada, saltan hasta 7%, como en el caso del Bono Global 2027 en dólares, con ley de Nueva York (A2E7D).Mientras tanto, las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street también sienten el impulso con subas de hasta 8% en Wall Street, con YPF, Telecom y Edenor a la cabeza. Los títulos de los bancos ganan cerca de 6% en dólares. “Es probable que el mercado continúe con la misma tónica de la tarde de ayer, tanto con acciones como bonos subiendo fuertemente, en el pre market ya hay acciones operando más de 10% arriba”, dijo Martin Przybylski, de Consultatio Assett Management.Después de una noticia positiva para el mercado como la existencia de un acuerdo, los títulos de deuda no necesariamente tenían por qué mostrar escaladas, dado que muchos de ellos están inmovilizados en el proceso de canje -no se compran ni se venden- y que puede haber tomas de ganancias (inversores que apostaron por el acuerdo venden para transformar en dinero sus resultados). Pero todavía había incertidumbre respecto a la llegada a buen puerto de las charlas por la deuda y el mercado arranca con avances sólidos.Luego del acuerdo los bonos argentinos operan con subas de hasta un 7% en el exterior. Sin dudas es una gran noticia no solo para la Nación sino también para las finanzas de provincias y empresas que estaba teniendo problemas para cumplir sus obligaciones“Sin dudas es una gran noticia no solo para la nación sino también para las finanzas de provincias y empresas que estaba teniendo problemas para cumplir sus obligaciones”, dijo Mariano Marcó del Pont, de Silvercloud Advisors.Pero más allá del movimiento de los bonos directamente involucrados en el canje, la mirada de los inversores estaba puesta en las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street y la expectativa estaba puesta en los movimientos de los bonos locales, que están en su propio proceso de reestructuración.“Obviamente que nosotros lo vemos muy positivo para los activos argentinos, entendemos que los más beneficiados son los bancos porque tienen una estructura de negocios que se apalanca muy bien a las bajas de riesgo país, porque vuelve a fluir el crédito, porque se recupera parte de la confianza y porque son los negocios más resilientes y han incorporado un aprendizaje muy importante en la crisis de 2001 que han surfeado muy bien todo esto”, comentó Diego Falcone, de Cohen.El riesgo país argentino, en tanto, se mantiene próximo a los 2.100 puntos, la cifra más baja desde el pasado 4 de marzo.“Conforme al acuerdo, Argentina ajustará algunas de las fechas de pago contempladas para los nuevos bonos establecidas en su Invitación del 6 de julio, sin aumentar el monto total de los pagos de capital o los pagos de interés que el país se compromete a realizar y mejorando al mismo tiempo el valor de la propuesta para la comunidad acreedora”, señalaron los analistas de Research for Traders. Seguí leyendo:¿Ni vencedores ni vencidos?: lecciones de un acuerdo que traerá alivio, aunque solo sea el primer paso para volver a crecerQué impacto tendrá el acuerdo en las cotizaciones del dólar y en la inflaciónCronología de una dura negociación entre el Gobierno y los acreedores para resolver una deuda de USD 64.800 millones