La esperanza del salvadoreño que vive en un árbol en la Ciudad de Guatemala

Foto tomada el 30 de julio de 2020, de Daniel que muestra el "dormitorio" del árbol donde vive en Ciudad de Guatemala (Guatemala). EFE/Esteban Biba
Foto tomada el 30 de julio de 2020, de Daniel que muestra el "dormitorio" del árbol donde vive en Ciudad de Guatemala (Guatemala). EFE/Esteban Biba
(EFEI0499/)

Guatemala, 1 ago (EFE).- En la cima de un árbol del camellón central de la Calzada Roosevelt, una de las más concurridas de Ciudad de Guatemala, vive desde hace tres años Daniel Antonio Rosales, un salvadoreño de 59 años de edad que asegura ser un hombre feliz y que hace unas semanas vio arder su hogar en llamas.
El fuego consumió algunas ramas del árbol, la base de madera, su colchoneta, cobijas, ropa y el poco dinero que tenía ahorrado. La noche del lunes 6 de julio, en pleno toque de queda nocturno por el coronavirus, Daniel pensó que todo lo que construyó con la venta de latas para reciclar y de artículos diversos en semáforos se había extinguido por el fuego.
Un video captado por un usuario de Twitter dentro del estacionamiento de un restaurante de comida rápida, al costado del arriate, difundió esa noche el incendio. En la banqueta, sin más opciones que la resignación, Daniel no imaginaba la avalancha de ayuda que vendría a continuación.
Hubo un grupo de personas que se organizó para llevarle víveres y pagarle unas noches en un hostal cerca de allí. A la mañana siguiente, más personas aportaron una nueva casa de campaña, una nueva colchoneta, una estufa pequeña, cobijas, zapatos y ropa.
Además, alguien más prometió que donaría para su vivienda un terreno en Mixco, un municipio de la zona metropolitana de la ciudad y unos más crearon un página de 'crowdfunding' -micromecenazgo- para conseguir unos 7.500 dólares y comprarle así una casa prefabricada y equipada a Daniel, quien llegó a Guatemala huyendo de las maras salvadoreñas.
EL ÁRBOL
"Una vez tuve un sueño de que yo vivía en un árbol, por eso vine a dar a esta zona y Dios me lo mostró y así me dijo que iba a vivir aquí. Tengo como cuatro años de estar aquí (en Guatemala) y tres de estar en este árbol", describe Daniel a Efe en el camellón, debajo del árbol casa y en medio del estruendo de los vehículos en la peculiar avenida de nombre de presidente estadounidense.
A pesar de que en una ocasión fue atropellado y que las secuelas del accidente siguen vigentes cuando camina, escala el árbol sin dificultad. Se sostiene de una cuerda, trepa de una rama a otra y alcanza la cima para introducirse dentro de la carpa.
Ilusionado, muestra la comida y otros donativos que le han hecho y le hacen recobrar la fe, pues es un hombre creyente que encontró en la religión un conducto para salir de las "zumbas" (borracheras) que se ponía.
"Si conseguía 5 quetzales (65 centavos de dólar) me iba a zampar (tomar) dos alcoholes (puros), así empezaba el día y terminaba la noche. No me bañaba ni me arreglaba. La gente tenía desconfianza y ni me le podía acercar, me tenían miedo. Pero ahora la gente me ama y yo los amo también", cuenta emocionado.
Pero ahora se siente "alegre, contento, feliz y la felicidad que le pedí a Dios, me la dio. Vivo sin ofender ni molestar a nadie. Lo bueno que ya tengo amigos y toda la gente aquí me quiere".
LA NOCHE DEL INCENDIO
Un reportaje de un medio local detonó el interés de la población guatemalteca en el salvadoreño. Contaba la historia de vida de Daniel en el árbol y en la situación de calle que enfrentaba. De cómo sobrevivía y qué le significaba vivir en medio del caos, hasta que su hogar agarró fuego.
El salvadoreño estima que quien le quemó la casa era uno de sus amigos "vagos". Fue "un muchacho travieso por ahí que la envidia los mata. Después que uno los ayuda y les da de comer, cuando uno se aburre de darles y darles y darles y no recibir nada, decidí correrlo y él decidió venir a quemar la casa", detalla a Efe.
Ahora, con la ayuda volcada a su favor y las posibilidades en el horizonte, la felicidad llega a abrumarlo.
"No sé por qué me cuesta dormir. Padezco un poco de insomnio. Me pongo a pensar mucho las cosas y la felicidad me mata", dice para responder si le cuesta conciliar el sueño en medio de la bulla y la contaminación.
Para Daniel es, en cambio, una introspección con la que se siente feliz. "Vivir aquí no se compara como antes lo hacía. No le pongo cuidado a nada de eso (la cantidad de tráfico debajo de su casa). Me gusta la soledad", soslaya.
LA ESPERANZA
Originario de San Miguel , a unos 140 kilómetros de San Salvador, Daniel Antonio Rosales era chófer hasta que hace cinco años huyó del hostigamiento de las maras y migró a Estados Unidos. Se sumergió en un viaje sin documentos junto a dos personas y consiguió librar México y transitar el áspero territorio del país norteamericano hasta toparse con la última frontera, en Tijuana.
Allí cambiaron los planes y la vida le dio otro giro al salvadoreño. Uno de los carteles del narcotráfico se interpuso en el camino de los tres migrantes y se llevó la vida de dos. Sólo Daniel sobrevivió pero decidió entregarse a las autoridades para sobrevivir.
De vuelta en El Salvador, prefirió cambiar de aires y llegar a Guatemala. En sus primeros días en el nuevo país se encontró en el sueño con la casa del árbol y pronto, si se cumple la promesa del nuevo terreno en Mixco, la perspectiva le sonreirá.
"Quiero arreglar mis papeles e incluso buscar un 'carrito'. Quiero trabajar honradamente. Trabajar el terrenito e incluso, si un día hago mi casita, me gustaría ayudar a otras personas que también necesitan otra realidad", concluye.
Emiliano Castro Sáenz

Publicite con nosotros!

Chequea también

Acciones de televisoras mexicanas se disparan tras acuerdo para transmitir clases escolares

Imagen de archivo del logotipo de la emisora Televisa en un camión en Ciudad Juárez, México, 16 de noviembre de 2017. REUTERS / José Luis González (JOSE LUIS GONZALEZ/)CIUDAD DE MÉXICO, 4 ago (Reuters) - Las acciones de las principales firmas de medios mexicanas subían con fuerza el martes luego del anuncio de un acuerdo en la víspera con el Gobierno para transmitir las clases del próximo ciclo escolar debido a la pandemia del coronavirus.En su segunda jornada de ganancias, los títulos de Grupo Televisa, el mayor productor mundial de contenidos audiovisuales en español, trepaban un 11.42% a 28.5 pesos mexicanos, mientras que los de su rival TV Azteca saltaban un 10.59% a 0.376 pesos.Autoridades mexicanas anunciaron el lunes que el nuevo ciclo escolar, que comenzará a fines de agosto, será a través de la televisión, debido a que la propagación del virus no cede en el país latinoamericano.Los papeles de Televisa acumulan un avance de casi un 15% en las últimas dos sesiones, en tanto que los de TV Azteca suman más de un 18%.(Reporte de Noé Torres; Editado por Diego Oré)

Los bonos suben hasta 7% y las acciones argentinas que cotizan en Wall Street se disparan hasta 8% luego del acuerdo

Los activos argentinos consolidan la recuperación tras el canje. (EFE) (JUSTIN LANE/)A pesar de que el sentimiento de mercado se inclinaba a la apuesta por un acuerdo, la confirmación de que los tres principales grupos de acreedores y el Gobierno argentino terminó por impulsar aún más a los activos argentinos.Los bonos soberanos regidos por tribunales extranjeros, los que forman parte de la operación acordada oficializada esta madrugada, saltan hasta 7%, como en el caso del Bono Global 2027 en dólares, con ley de Nueva York (A2E7D).Mientras tanto, las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street también sienten el impulso con subas de hasta 8% en Wall Street, con YPF, Telecom y Edenor a la cabeza. Los títulos de los bancos ganan cerca de 6% en dólares. “Es probable que el mercado continúe con la misma tónica de la tarde de ayer, tanto con acciones como bonos subiendo fuertemente, en el pre market ya hay acciones operando más de 10% arriba”, dijo Martin Przybylski, de Consultatio Assett Management.Después de una noticia positiva para el mercado como la existencia de un acuerdo, los títulos de deuda no necesariamente tenían por qué mostrar escaladas, dado que muchos de ellos están inmovilizados en el proceso de canje -no se compran ni se venden- y que puede haber tomas de ganancias (inversores que apostaron por el acuerdo venden para transformar en dinero sus resultados). Pero todavía había incertidumbre respecto a la llegada a buen puerto de las charlas por la deuda y el mercado arranca con avances sólidos.Luego del acuerdo los bonos argentinos operan con subas de hasta un 7% en el exterior. Sin dudas es una gran noticia no solo para la Nación sino también para las finanzas de provincias y empresas que estaba teniendo problemas para cumplir sus obligaciones“Sin dudas es una gran noticia no solo para la nación sino también para las finanzas de provincias y empresas que estaba teniendo problemas para cumplir sus obligaciones”, dijo Mariano Marcó del Pont, de Silvercloud Advisors.Pero más allá del movimiento de los bonos directamente involucrados en el canje, la mirada de los inversores estaba puesta en las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street y la expectativa estaba puesta en los movimientos de los bonos locales, que están en su propio proceso de reestructuración.“Obviamente que nosotros lo vemos muy positivo para los activos argentinos, entendemos que los más beneficiados son los bancos porque tienen una estructura de negocios que se apalanca muy bien a las bajas de riesgo país, porque vuelve a fluir el crédito, porque se recupera parte de la confianza y porque son los negocios más resilientes y han incorporado un aprendizaje muy importante en la crisis de 2001 que han surfeado muy bien todo esto”, comentó Diego Falcone, de Cohen.El riesgo país argentino, en tanto, se mantiene próximo a los 2.100 puntos, la cifra más baja desde el pasado 4 de marzo.“Conforme al acuerdo, Argentina ajustará algunas de las fechas de pago contempladas para los nuevos bonos establecidas en su Invitación del 6 de julio, sin aumentar el monto total de los pagos de capital o los pagos de interés que el país se compromete a realizar y mejorando al mismo tiempo el valor de la propuesta para la comunidad acreedora”, señalaron los analistas de Research for Traders. Seguí leyendo:¿Ni vencedores ni vencidos?: lecciones de un acuerdo que traerá alivio, aunque solo sea el primer paso para volver a crecerQué impacto tendrá el acuerdo en las cotizaciones del dólar y en la inflaciónCronología de una dura negociación entre el Gobierno y los acreedores para resolver una deuda de USD 64.800 millones