Reuniones entre amigos y parientes, prohibidas en Inglaterra por la pandemia

Los nueve millones de londinenses tendrán prohibido reunirse con familiares y amigos en espacios cerrados a partir del sábado, la mayor restricción a la vida privada impuesta actualmente en Europa para luchar contra la segunda ola de coronavirus.

Londres y otras siete pequeñas zonas de Inglaterra pasarán en la medianoche del viernes al nivel de alerta "alto", anunció el jueves el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

Este nivel, que implica la prohibición de encontrarse en lugares cerrados con familiares y amigos con quienes no se conviva, incluirá ya así a la mitad de los 56 millones de habitantes de Inglaterra.

"No entré en política para imponer restricciones a la vida de la gente", afirmó Hancock ante los diputados, pero "debemos tomar decisiones firmes y equilibradas para mantener este virus bajo control y debemos tomarlas ahora".

País más castigado de Europa por el coronavirus, el Reino Unido tiene ya más de 43.000 muertes confirmadas por covid-19 y el número de contagios ha aumentado rápidamente en los últimos días hasta casi 20.000 diarios.

– "Podría haberse evitado" –

En las calles de Londres, la noticia fue recibida con reacciones mitigadas.

"Dada la situación, creo que es normal", las restricciones "son muy importantes y se están extendiendo" como "la única solución", dijo a la AFP James Asante.

Pero otro londinense, Malcolm Howell, aseguró "seguir las reglas para ser un buen ciudadano y evitar una multa". "Pero en mi opinión para empezar no habría que imponerlas", agregó.

El número de infecciones en Londres "se está duplicando cada diez días", subrayó Hancock, lamentando tener que tomar "algunas de las medidas más difíciles adoptadas por un gobierno en tiempos de paz".

Sin embargo, Jonathan Ashworth, responsable para cuestiones de salud en el opositor Partido Laborista, le reprochó que "mucho de esto podría haberse evitado" si el gobierno conservador hubiese aprovechado el verano para desplegar un sistema de testeo y rastreo eficaz.

Y se preguntó "cuánta más gente tiene que morir" para que el ejecutivo de Boris Johnson aplique un confinamiento nacional de dos semanas con que "romper el circuito" de contagios como aconsejaron sus expertos científicos a finales de septiembre.

Johnson asegura que este sería un "desastre", que tendría catastróficas consecuencias económicas tras la histórica recesión provocada por el primer confinamiento.

Y aunque dijo "no descartar nada, por supuesto, en la lucha contra el virus", optó en su lugar por anunciar esta semana un nuevo sistema de alerta en tres niveles -medio, alto y muy alto- que fija el tipo de restricciones a aplicar localmente.

Sin embargo, este mecanismo solo concierne a Inglaterra, dado que las otras naciones que componen el Reino Unido -Escocia, Gales e Irlanda del Norte- fijan sus propias políticas contra el coronavirus.

– "Nunca firmaríamos" –

De momento, en Inglaterra únicamente la ciudad de Liverpool y sus alrededores, con 600 casos de covid-19 por 100.000 habitantes, se encuentra en nivel "muy alto", que suma el cierre de pubs y bares a las restricciones del nivel precedente.

Contrariamente a lo que se esperaba, Hancock no puso en este nivel máximo a otras regiones del norte, especialmente Mánchester donde los contagios son también muy elevados.

Su alcalde, el laborista Andy Burnham, acusó en rueda de prensa al ejecutivo de "estar dispuesto a sacrificar empleos y negocios aquí para intentar salvarlos en otros lugares" como Londres.

"Nunca firmaríamos para algo así", lanzó, oponiéndose a reforzar las restricciones sin mayor ayuda financiera.

La federación de pubs BBPA expresó su preocupación por estas medidas, que "diezmarán" a un sector ya muy golpeado. El mismo jueves, la cadena de pubs Marston's anunció la supresión de 2.150 empleos.

Por su parte, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, también de la oposición laborista, respaldó el paso de la capital a un régimen superior.

"Pronto alcanzaremos un promedio de 100 casos por cada 100.000 londinenses con un número significativo de distritos que ya han superado ese umbral", justificó el jueves ante el consejo municipal.

acc/mar

Publicite con nosotros!

Chequea también

El Madrid apaga la presión con victoria 3-1 sobre Barcelona

BARCELONA (AP) — Cuando el Real Madrid estaba bajo más presión, apareció el capitán Sergio Ramos para darle ruta a la victoria en el primer clásico de la temporada ante el Barcelona.Ramos convirtió el sábado un penal con el que el campeón de la Liga de España puso fin a una racha de dos derrotas para celebrar la victoria 3-1 como visitante en el Camp Nou.El capitán merengue convirtió su 25to penal consecutivo a los 63, después de que el árbitro Juan Martínez Munuera recurrió al videoarbitraje (VAR) para valorar un jalón del francés Clement Lenglet como falta.El uruguayo Federico Valverde puso al frente a los merengues al mandar a las redes un disparo cruzado arriba, después de recibir una gran asistencia del francés Karim Benzema a los cinco minutos. El croata Luka Modric selló la victoria a los 90, después de un contragolpe en el que se encontró el marco abierto para sentenciar con un derechazo.La joven estrella juvenil Ansu Fati, de 17 años, igualó momentáneamente a los 8 por los anfitriones, después de verse en desventaja con un remate cruzado a pase al corazón del área de Jordi Alba.Con la victoria, el Madrid toma un respiro después de ligar derrotas en casa, ante el Cádiz (1-0) y en su presentación en la Liga de Campeones ante el Shakhtar Donetsk (3-2), para ser líder con 13 puntos y un duelo pendiente.“Esta camiseta y este escudo merece que luchemos cada partido, y hoy lo hicimos más porque sabíamos que veníamos de dos partidos difíciles, malos. Hoy le hemos metido muchas ganas y hemos corrido mucho”, dijo el arquero belga Thibaut Courtois.El Barça ligó jornadas de liga sin victoria para estancarse en la 10ma posición con siete puntos y un par de duelos pendientes.El Madrid llegó al Camp Nou, que no tuvo aficionados por la pandemia del coronavirus, en un momento de mucha presión tras los descalabros.Ramos volvió a la alineación después de perderse el duelo a media semana ante el Shakhtar por una molestia en la rodilla, que lo obligó a ser cambiado en el juego ante el Cádiz. Con su capitán de vuelta, el cuadro blanco ofreció una cara distinta.El Madrid tomó rápido la ventaja gracias a Valverde, quien definió magistralmente el pase filtrado de Benzema en su primera llegada de peligro.Los azulgranas tuvieron una rápida reacción cuando el astro argentino Lionel Messi lanzó un pase a la carrera de Alba, quien puso la diagonal al centro del área, donde Fati remató para convertir el tanto 400 en la historia de los clásicos en todas las competencias.Minutos después, el estelar Courtois evitó el tanto de Messi a los 23, con un gran lance luego de que el astro azulgrana se había quitado a Ramos y tiró a puerta.El argentino, máximo goleador en la historia de los clásicos con 26 tantos, ligó su sexto duelo ante el Madrid sin celebrar una diana después de marcar por última ocasión el 6 de mayo de 2018.En el complemento, Ramos acaparó el protagonismo al sumarse al ataque y recibir un jalón de Lenglet que el VAR pidió valorar al silbante, quien señaló la falta que convirtió con un disparo rasante abajo para tomar el control del encuentro.Modric, quien entró de relevo a los 69, dio tranquilidad a la victoria cuando recibió una extensión del brasileño Rodrygo Goes y ante el marco abierto tras la salida del arquero Neto, definió con un remate de derecha.El Madrid siguió sin ligar tres derrotas bajo el mando en las dos etapas del estratega francés Zinedine Zidane, quien nunca ha perdido en el Camp Nou como entrenador.

Real Madrid hunde al Barcelona en el Clásico con la ayuda de un penal de Ramos

Soccer Football - La Liga Santander - FC Barcelona v Real Madrid - Camp Nou, Barcelona, Spain - October 24, 2020 Barcelona's Ansu Fati celebrates scoring their first goal with Jordi Alba REUTERS/Albert Gea - UP1EGAO13ERKC (Albert Gea/)BARCELONA, 24 oct (Reuters) - El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, volvió a demostrar el sábado que es el hombre ideal para las grandes ocasiones, al transformar un discutido penal para ayudar a su equipo a vencer 3-1 a su eterno rival, el Barcelona, en un Camp Nou vacío.Ramos, en su cuadragésima quinta aparición en un Clásico, anotó el penal tras caer en el área cuando su camiseta fue tirada por el jugador del Barça Clement Lenglet durante un córner, según la revisión del VAR.El defensor mostró su habitual calma para marcar desde el punto penal en el minuto 63 y restablecer la ventaja después de que Federico Valverde abrió el marcador para el Madrid en el minuto 5 y el delantero de 17 años del Barca, Ansu Fati, empató menos de tres minutos después.El Barça se quedó sin fuerzas en la segunda parte y el Madrid desperdició dos grandes ocasiones de sentenciar el partido tras el penalti de Ramos, antes de que el suplente Luka Modric sellara finalmente la victoria con un gol en los descuentos.La victoria dejó al Madrid, campeón de La Liga, en la cima de la clasificación con 13 puntos en seis partidos, mientras que el Barça, que solo ha ganado un punto en sus tres últimos encuentros por el torneo local, está en el décimo lugar con siete puntos en cinco actuaciones."Me alegro por los jugadores, vi tras el gol de Modric a todos como una piña y me alegro porque son ellos los que pelean en el campo. Tenemos que estar contentos por lo de hoy", dijo tras el partido Zinedine Zidane, DT del Madrid.La victoria es un gran impulso para el equipo de Zinedine Zidane, que llegó al encuentro en una difícil situación tras las derrotas consecutivas en casa ante el ascendido Cádiz y con Shakhtar Donetsk por Champions."Cuando más difíciles están las cosas es cuando más unidos tenemos que estar. No hemos venido a ver qué pasaba", sostuvo por su parte Ramos.El técnico del Barça, Ronald Koeman, dejó en el banco al delantero Antoine Griezmann por segundo partido consecutivo, pero tardó en acudir a su banquillo y no hizo ningún cambio hasta que hizo entrar al francés y a Francisco Trincao a nueve minutos del final.(Reporte de Richard Martin; Editado en español por Javier López de Lérida)